Muestra Cine y Mujeres

  • Uncategorized

????

Seis días de cine con cinco películas de ficción, un documental y diez cortometrajes. Una Muestra, que este año cumplió 31 años y que pese al paso del tiempo, sus objetivos centrales siguen teniendo sentido y vigencia. Por un lado, visibilizar el trabajo y las obras realizadas por las mujeres creadoras acercándolo al gran público, y por otro, apostar por películas en las que se rompa con el reducido protagonismo femenino, la limitada agencia de las mujeres en las tramas, así como con una construcción estereotipada de los personajes femeninos.

 Nos sentimos satisfechas y emocionadas por la acogida y la participación del público a cada de una las propuestas cinematográficas de esta 31 Muestra.

 PERSONAS ASISTENTES A LA 31 MUESTRA

Los datos finales de asistencia lo avalan: 2.361 personas, 300 personas más que el año anterior lo que supone un incremento del 14,5%, lo cual constituye todo un éxito.

 MENCIÓN ESPECIAL DEL PÚBLICO

 A lo largo de la Muestra el público participa con su voto para decidir la Mención Especial del Público. Este año han sido 1.225 las personas que han participado[1], lo que supone un 52% del total de la asistencia.  La Mención Especial del público de 2017 ha recaído en el documental Chavela de las directoras estadounidenses Catherine Gund y Daresha Kyi con una puntuación de 3,8.

IMG_1130

 Cada vez más se aprecia el aumento de la calidad y del interés del público por las producciones documentales. De hecho, el documental Chavela consiguió el mayor aforo de los seis días de la Muestra, y el pleno en la sesión de tarde. Además suscitó intensas y variadas emociones, esto junto con la calidad de un trabajo construido impecablemente, ha hecho que este año un documental se lleve la Mención Especial del Público.

Para promocionar el trabajo de las creadoras más jóvenes y con mayores dificultades de acceso a los circuitos comerciales se creó el espacio: Cortos en femenino. Se ha visionado el trabajo de las nuevas cineastas a través de los 10 cortometrajes seleccionados por TRAMA (Coordinadora de Muestras y Festivales de cine, vídeo y multimedia realizados por mujeres). Este año, la calidad artística de estas producciones, ha ido de la mano de propuestas variadas y sugerentes tanto desde el punto de vista de los géneros (experimental, animación, ciencia ficción, comedia, drama…), como de sus temáticas (la pobreza de una actriz madura, el acoso escolar, la importancia del agua, la violencia de género, los enigmas del universo, el poder terapéutico del arte, el derrumbe de los esquemas de género ante una enfermedad degenerativa, etc. y prueba de ello es la alta valoración que el público ha realizado al conjunto de los cortos (3,5 puntos). En concreto, el cortometraje que ha merecido la  Mención Especial del público ha sido Quand J’etais petitde Elena Molina con 3,6 puntos.

Este año, nos hemos identificado con las protagonistas, nos hemos inmerso en las historias narradas, hemos llorado, reído, sentido dolor, rabia, admiración…, hemos transitado por distintas emociones y esto nos parece que consigue el buen cine: tocar nuestros mapas afectivos y las películas de estos días lo han logrado.

Se ha logrado diversidad en las temáticas: la vivencia del duelo por parte de una niña y el proceso de adopción y adaptación a una nueva familia (Verano 1993), la búsqueda de identidad y expresión en la adolescencia (Aurora), las parentalidades no heterosexuales y la vulneración de derechos de una madre lesbiana (Rara), la reconstrucción de la memoria (La idea de un lago) y dos biografías que recuperan la historia de mujeres apasionadas, coherentes con su genio y modelos de vida que desafiaron a los mandatos de género en épocas y formas distintas (“Marie Curie” o “Chavela”).

Diversidad de contextos que han ido de la mano de la diversidad lingüística. Películas procedentes de Estado español (Catalunya), Alemania, Polonia, Francia, Argentina, Chile y Estados Unidos y todas ellas en versión original.

Diversidad también en las edades: las grandes protagonistas este año han sido las niñas y adolescentes con importantes papeles y magistrales interpretaciones (Verano 1993, La idea de un lago, Rara, Aurora), y entre las mujeres de más edad, el documental Chavela que se construye a partir de la entrevista que Catherine Gound hizo a la cantante a los 71 años y que muestra una etapa dorada para ella y el despliegue de más de dos décadas de vida artística hasta su muerte.

También ha habido diversidad en la orientación sexual como hemos podido ver en Chavela y Rara; en las formas de parentalidad como lo hace Verano 1993 o como hemos visto en Rara.

Junto con toda esta complejidad y pluralidad, hemos encontrado varios hilos conductores en los relatos cinematográficos de este año: la muerte, el duelo, las distintas maneras de afrontar la pérdida, y la importancia de las relaciones familiares y las figuras básicas de apego. Indiscutiblemente temas cruciales de la vida que las realizadoras han querido representar.

Especial relevancia ha tenido la presencia de la directora Carla Simon  el viernes 9 de junio con su opera prima “Verano 1993” y de Daresha Kyi, codirectora del documental “Chavela” el lunes 12 de junio. Dos de las películas con mayor participación y mejor valoración del público. Sus creadoras han compartido con el público la generación de sus procesos creativos y la finalidad de sus obras.  El resto de los días nos han acompañado invitadas especialistas en el espacio abierto de los coloquios enriqueciendo las temáticas a las que nos acercaba cada una de las películas.

En fin que creemos que durante estos días hemos conseguido promocionar un cine que sirva de modelo positivo para las mujeres, modelos de vidas vividas con autenticidad y verdad.

Y para finalizar, agradecer al público su presencia y la acogida realizada a las propuestas de esta 31 Muestra. Nos insufla energía y renueva nuestra motivación para seguir seleccionando y compartiendo las mejores perlas de las mujeres realizadoras.

¡¡¡Esperamos seguir encontrándonos en esta cita con el cine de mujeres!!!

 

 

 

 

 

 



[1] Respecto a las puntuaciones cabe señalar que en una valoración de 1 a 4, la nota más baja es la que menos ha gustado, y la más alta, la que más.

 

 

  • Cine
  • Noticia

IMG_11301-540x360

Hola, queridos amigos y amigas:
Hemos realizado el recuento de votos de todas las películas de la 31 Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona. ¡Gracias por participar valorando las películas! El 52% de las 2.361 personas asistentes a lo largo de la Muestra, emitieron su voto.
El documental “Chavela” dirigido por Catherine Gund y Daresha Kyi se ha llevado la Mención Especial del Público con una valoración cercana a la excelencia. Y entre los cortos, el de mejor puntuación ha sido “Quand J’etais petit” dirigido por Elena Molina.

¡¡Os esperamos en la siguiente cita con el cine!!

Kaixo lagun maiteak:
Iruñeko Zinea eta Emakumeen 31. Erakusketa Internazionaleko pelikula guztien botoen zenbaketa egin berri dugu. Mila esker zuen parte hartzeagatik! Erakusketan zehar 2.361 parte hartzaileek, osotara %52-ak, eman dute botoa.
Chavela” dokumentalak, Catherine Gund eta Daresha Kyi zuzendua, aipamen berezia jaso du bikaintasunetik gertu dagoen balorazioarekin. Film laburren artean hobe kalifikatuena Elena Molinak zuzendutako “Quand J’etais petit” izan da.

Hurrengo zine erakustaldian berriro elkar ikustea espero dugu!!

Mas información/Informazio gehiago 

  • Cine

20160103_160013_Richtone_2

 

La conversación con Adela Muñoz es muy gratificante, por su optimismo al analizar las cosas, por el mucho conocimiento que tiene de la realidad de las mujeres científicas, presentes y pasadas. Y sobre todo por la habilidad con que comparte esa información, dejando en quién la escucha la inquietud y las ganas de indagar para saber a cuántas y cuántas mujeres nos han hurtado del relato científico de la historia.

Un vistazo al panorama

Estamos perdiendo una generación entera de científicas y científicos. Tiene que haber una sensibilización social y las mujeres tienen que estar ahí. Porque somos media población y la mitad de las científicas ahora.

Las chicas suponen el 60% de las graduadas, y de ese 60% las mejores notas son siempre chicas. Cuando hay unas oposiciones a juez, donde hay unos blancos ciegos, no cuenta si eres chico o chica,  están aprobando un 75% mujeres. Cuando hay oposiciones como el MIR también exámenes ciegos el porcentaje es abrumadoramente mayor de mujeres y con las mejores notas.

Pero luego cuando hay una competición entre unos cuantos puestos en un grupo pequeño hay unos ecos muy sutiles, pero que siguen favoreciendo a los hombres.

En cuanto a los recortes en Ciencia, hay que estar quejándose, hay que salir a la calle. Pero los científicos no son muy proclives a eso, ni a quejarse, [...]Los políticos siempre dicen que la Ciencia es súper importante, pero a la hora de recortar es el primer sitio donde lo hacen, aunque un recorte en Ciencia no supone un gran ahorro.

Luego hay unas supuestas inversiones en Ciencia que está relacionado con desarrollos militares. Lo meten como desarrollo científico, pero que no es tal, sino que son inversiones  relacionadas con el ejército.

Apostar por la ciencia. Científicas desconocidas.

Yo defiendo la Ciencia Pura, porque de la Ciencia pura salen las aplicaciones del mañana. Algunos ejemplos los tenemos en mujeres como  Francoise Barré Sinoussi, descubridora del virus del SIDA, que recibió el Nobel en 2008, a pesar de lo cual no la conoce nadie. Y que sigue en activo y que es una mujer inteligente, simpática, brillantísima, comprometida socialmente con los países donde el sida ha sido un azote socialmente

También hay un mujer como la actriz de los años 40 Hedy Lamarr,  que patentó en el año 42 , y se lo ofreció gratis al ejército americano, lo que es la base de todos los sistemas de comunicación sin cable, el Wifi.

La MGM intentó que no se supiera porque esto le restaba glamour, que una actriz fuera tan inteligente y que fuera inventora. La descubrió un director alemán  y fue la primera mujer que hizo un desnudo integral en el cine y la primera que fingió un orgasmo. La casaron con un traficante de armas que vendía las armas a Hitler y Mussolini. Él la llevaba a sus reuniones, como mujer florero, pero gracias a que era ingeniera ella entendió la importancia de detectar los torpedos. […]Ella sabía que quien pudiera detectar los torpedos propios y los ajenos podía ganar la guerra. Se le ocurrió hacer un cambio aleatorio de la frecuencia  con la que iban guiando esos torpedos para que no pudieran ser descifrados. Una compañera matemática lo explica de forma sencilla: es como si tu hablaras en una conversación y no quisieras que te entendieran y fueras cambiando de idioma, hasta emplear 99 idiomas diferentes.  Esta idea tan fantástica es la base de que hoy podamos enviar todos los wathaspp, todos los sms…

Tuvo una vida fascinante, y era tan genial que inventó algo que no tuvo un soporte tecnológico hasta los años 60 que se usó en la crisis de los misiles en Cuba. Y el desarrollo tecnológico ha venido en el S.XXI.

Las cifras: En España las científicas son hoy el 40%

En ciencias somos hoy en España el 40%, es el Informe Científicas en Cifras publicado hace 3 meses. Lo que pasa es que en los niveles superiores, catedráticas,etc. somos el 20%.

El promedio europeo es del 30% así que está muy bien.

En España lo que pasó es que no había un sistema de ciencias hasta la Transición, entonces cuando apareció las mujeres ya estábamos en la Universidades entonces entramos con todos los hombres. En Alemania donde la Ciencia ha sido una ocupación con mucho prestigio social, con buenos sueldos, pues cada vez que hay algo con prestigio una de las primeras cosas que hacen es cerrar el paso a las mujeres.

Pasó por ejemplo con las Universidades, que eran herederas del Espíritu misógino de los conventos y una de las primeras normas que adoptaron fue vetar el acceso a las mujeres. También pasó cuando hicieron las Academias Científicas. No había una regla clara pero cuando las primeras mujeres intentaron entrar, dijeron que no y eso creo como una jurisprudencia.

A Marie Curie, con dos premios Nobel, no la dejaron entrar en la Academia de Ciencias y la primera mujer que lo hizo fue 50 años después y fue una discípula suya. Lo de las Academias tiene mucha relevancia porque son como el escaparate.

Los premios y  la invisibilización de las mujeres

A pesar de estas cifras. si vamos a las mujeres premiadas , pues hay algunos premios que no se los han dado a mujeres nunca. Y en las Academias el porcentaje es bajísimo y las han dejado entrar obligados por la Ley de Igualdad.

Por eso es una de nuestras reivindicaciones es que tenemos que estar en los premios porque son lo que la sociedad ve. Y por eso la sociedad sigue pensando que la Ciencia es cosa de hombres.

Por ejemplo el porcentaje de las mujeres con premio Nobel de Ciencias no llega la 3%. Mientras que en el conjunto de premios Nobel está casi en el 6%. Y un 6% no representa las contribuciones en el S.XX y los logros históricos en todos los ámbitos alcanzados por las mujeres. Este año por ejemplo no hay ni una mujer entre los premiados con el Nobel. Pero por primera vez este año en los premios Jaime I de Ciencias hay más mujeres que hombres entre los premiados. Y eso se corresponde bastante mejor con la realidad. Hay que hace lobby y presión para recordar que existen mujeres científicas.

Acciones de sensibilización 11 de febrero: Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia  

Está muy bien porque todos los medios se acuerdan de que hay mujeres científicas, nos buscan y nos hacen preguntas, salimos en las noticias. Y se ve que la Ciencia es también cosa de mujeres. Y está bien porque es un mensaje para las niñas y para la sociedad en general. Se consigue romper esos estereotipos que dicen que las mujeres estamos menos capacitadas para la Ciencia.

 

El sesgo de género en el Sistema Educativo

Solamente el 7% de los personajes que nombran son mujeres. Hay que estar luchando en todos los distintos ámbitos. Yo he estado por ejemplo dando clases a alumnas en biología que no saben quién fue Rosalin Franklin. Fue quien propuso la base de la Estructura del ADN,  y auna licenciada en biología, no la conocía porque nunca le habían hablado de ella.

Sí que hay muchas profesoras que son conscientes y que están usando otra información, pero esto es una inquietud personal. Conmigo contacto, por ejemplo una chica por este tema y estuvimos trabajando para hacer modificaciones e incluir  esta cuestión de las mujeres como algo integrado, transversal en los contenidos. Finalmente no se llegó a nada, seguramente porque el coste de modificación, de rehacer los libros para incluir estos contenidos era dinero y como no tienen obligación de hacerlo, no se materializó. Y es que no se trata de poner una recuadrito sobre una mujer en una página, como si fuera la excepcionalidad, sino de cambiarlo todo.

Ese 7% no es significativo. Está cambiando mucho, pero no se soluciona solo sino que hacen falta políticas activas. Pero gracias a las redes esta información se comparte y ya hay indignación y ganas de que esto cambie.

Yo soy bastante optimista porque aún se hacen muchas tropelías, pero ya no pasan inadvertidas. Antes si los medios hegemónicos no se hacían eco de un insulto o de algo súper machista, no pasaba nada. Pero ahora si esto ocurre corre por las redes, y se contestan inmediatamente.

Enlace a la web de la iniciativa 11 de febrero

Sitio web Adela Muñoz

  • Cine

IMG_1152

Gracia Trujillo, docente de Sociología de las futuras generaciones de docentes, ve en “Rara” entre otras muchas cosas un material de trabajo para utilizar en su aula. Muy recurrente estos días la vinculación entre aulas y cine. Y seguramente con mucho acierto, ya que la propia Pepa San Martín decía al hablar sobre su película   “que los niños son  la esperanza de que los finales sean cada vez más felices” cuando la propia gente  joven la interpelaba  sobre el final no feliz de la película. A este final sin embargo, le siguió toda una batalla legal de la jueza Atala que terminó  en la Recomendación  de la Corte Internacional de DDHH al Estado Chileno de rectificar su sentencia y devolver la custodia a la madre.

Alivia saberlo, aunque duele el tiempo de separación y enfada la constante pelea  a la que están obligadas las personas homosexuales para ejercer un derecho tan básico como la realización de su propio proyecto de vida. Gracia, sabe de ello por su propia experiencia personal por los muchos años de militancia,  sobre la que también ha puesto su mirada de estudiosa, y ha publicado diferentes libros, sumándose a la visibilización de esos referentes aun escasos y  tan necesarios.

Algo interesante es que en la Berlinale compitió dentro de  la categoría ‘Generation Kplus,’ destinada a la generación de nuevas audiencias. Parece que tienen mucho que aportar la representación en el cine de estas realidades,

Sí, para la gente más joven, para que vean que su vida no es una cosa super extaña, que no están tan solas incluso. Es importante lo de los referentes, en la literatura, en el cine, en los medios en general. Esta película es interesante porque posibilita muchas conversaciones sobre diferentes cuestiones relacionadas con la familia, el derecho a la diferencia, el respeto, los prejuicios, los estereotipos. O como por el simple hecho de ser lesbiana te pueden quitar a tus hijos. Esta historia sucede en 2003 que no hace tanto.

Como consecuencia de esta sentencia en Chile se aparece la Ley de Unión Civil, aquí tenemos desde 2005 La Ley de matrimonio homosexual. ¿Cómo estamos de cerca o de lejos de Chile?.

Yo diría que hay bastantes elementos comunes. Por ejemplo uno es el papel tan impresionante que tiene hoy todavía La Iglesia Católica, que tiene en cuestiones tan importantes como la del aborto. Que en Chile, ha sido y sigue siendo una batalla de largo recorrido. Ellos consiguen la Ley de Unión Civil en 2015, 10 años después  de que la conseguimos aquí. Y la propia directora decía el otro día, que les falta el matrimonio igualitario que es el que nos va a permitir hablar del derecho a la adopción y de filiación de las hijas.

Es cierto que eso se ganó aquí, la adopción en concreto y que fuera con el matrimonio gracias a la presión que hizo IU. Porque Zapatero quería aprobar la ley, pero solamente la del matrimonio. Y se aprobó no gracias solo al gobierno de Zapatero que en ese momento pensó que podía ser una demanda a la que se podía responder, sino también a toda la movilización y la lucha de mucho tiempo y de mucha gente. No se nos regaló nada.

Lo común es que los avances legales son conquistas que permiten que nuestras vidas sean menos vulnerables pero que nos queda mucho camino por recorrer todavía, en cuestión de educación, de agresiones. De representación en los medios, en los que no estamos, o estamos de manera muy estereotipada.

¿Hay una diferencia entre mostrarse como homosexual y querer conformar una familia?

En el caso de las parejas gays o lesbianas si tú quieres registrar al hijo o la hija en el Registro Civil y tener el libro de familia, necesitas casarte. La otra opción es coadoptar, se inscribe con el nombre de una de las personas progenitoras y la otra coadopta.

Y ahí te pones en una situación en que puedes ser más vulnerable porque estudian tu idoneidad para ser buena madre o buen padre. Es un plus de exigencia que tenemos, y que es algo que tendríamos que cambiar. En el caso de las parejas de lesbianas además hay que mostrar el certificado de la clínica de reproducción asistida y eso es un asalto a tu intimidad totalmente. En el caso de una mujer heterosexual no es necesario.

¿En el caso de las adopciones convencionales, las vías son comunes a las de los heterosexuales?

En adopción por ejemplo de niños o niñas de otro país, y que ahora con el tema de la maternidad subrogada la gente argumenta tanto, pues tampoco es tan fácil. Sigue habiendo muchos países en que la adopción a parejas gays y lesbianas está vetada.

¿En tu opinión qué es lo que asusta tanto en cuanto a la maternidades-paternidades de las personas homosexuales?

Lo que asusta realmente es la diferencia, y que la diferencia sea visible y que reclame su legitimidad, reclame la visibilidad y reclame derechos. Porque supone un cuestionamiento del sistema, en este caso también de la estructura familiar, pero de la estructura social también. Lo que estamos diciendo es que familias puede haber muchas. Esto de que el cuidado sea cosa de mujeres es totalmente cuestionable. Que la orientación sexual determine si eres buen padre o madre es más que cuestionable también. Estamos poniendo en jaque muchas asunciones sociales y culturales con las que convivimos. […]

Mientras estás en el armario, y no les incomodes está bien. Pero ocurre que los hijos o las hijas te sacan del armario también, y es una situación en la que no estás tú ya sola. Tienes gente detrás a la que tienes que defender.

La familia tiene como unos brazos más largos, te hace presente en un montón de esferas ¿no?

Sí, claro, que va desde el hospital donde das a luz y la relación con las enfermeras, hasta el centro de salud y la guardería del vario, hasta un posible colegio, la calle, tu propia familia de origen, la de tu pareja, o las redes de esas otras familias elegidas. Hay un montón de elementos ahí que se ponen en juego cuando hay un nuevo elemento en la familia.

Como en el feminismo, cada nuevo logro en el reconocimiento de derechos supone una lucha casi siempre con antecedentes muy traumáticos. ¿Juegan al desgaste?

Sí, el sistema se revuelve cada vez que se proponen cambios, que se avanza  y claro va a intentar siempre pararnos.

Por ejemplo ahí, la película nos cuenta una batalla que no es solo individual, no es sólo ella. Ella es la valiente que da el paso y que dice que no va a conformarse con algo que es muy injusto. Sino que es una batalla colectiva en realidad. Además, es interesante que ella es activista, así que creo que ella es consciente desde el principio de que está batallando por todas, por todos.

Porque todo lo que nos presentan, queda claro que no es justo.

Porque no lo es, porque ella es jueza, porque es una mujer que tiene recursos para educar, que tiene una pareja, que tiene una relación afectiva con las hijas, que están felices con ella… Hay una serie de variables, que estudiaríamos si fuéramos a considerar un caso de adopción que en este caso, todas están funcionando bien. Es el elemento de la orientación sexual el que se utiliza para decir que no es una buena madre, y para quitarle la custodia de sus hijas durante 8 años, que son muchos años.

Y eso es lo que no se sostiene por ningún lado, la opción sexual no te hace mejor o peor madre. ¡Para nada!

Y frente a este trabajo de freno, y de “palos en la rueda” ¿cómo ves al movimiento?

Más que hablar del movimiento LGTB creo que deberíamos  hablar de una constelación de diferentes grupos o de movimientos en plural.  Veo bastantes diferencias entre el movimiento más institucional, o moderado, más en la línea de reclamar derechos hay una diferencia grande con los movimientos LGTBI más queer,  transfeministas,… que dicen que la batalla está más en la calle, en lo cultural, contra las agresiones, la homofobia… Yo me encuadro más aquí. Pero también creo que estas dos grandes corrientes van sumando en el trabajo que hacen.

Creo que desde la aprobación del matrimonio homosexual hubo cierta desmovilización. Lo que pasa es que ha habido bastante noción en general de que las conquistas legales eran un punto en el camino pero que había que seguir avanzando en el campo educativo, en el campo de la salud, en el de toda la cuestión de la diversidad familiar, etc. y por ahí es por donde se ha mantenido un poco la batalla. Cada una en su línea política.

En esa hoja de ruta ¿tienen peso todas estas cuestiones de los derechos familiares?

Creo que sí, porque en los últimos años hemos empezado a hablar más de la cuestión. De que las familias estén protegidas legalmente. De que la educación recoja, empezando por infantil, la existencia de otras formas de organización familiar. Porque no solo es el alumnado, sino también el profesorado, sus familias… el ámbito educativo es súper importante.

Éste es tu ámbito, ¿cómo percibes tú al alumnado, que es gente joven y parece que el mensaje que nos llega es el de una vuelta atrás con respecto a su mirada?

Con la gente joven también hay mucho tópico con esto de que reproducen los valores. Son como todas las generaciones jóvenes son producto del contexto en el que viven. Pero por ejemplo, todos estos estudios que se hacen a veces en los periódicos un poco apresurados y que utilizan los datos sociológicos de aquella manera. No contribuyen en nada a valorar los cambios que se están haciendo desde la educación, y también el propio cambio que a veces los y las jóvenes proponen. Hace poco por ejemplo en un instituto un profesor dijo que la homosexualidad era antinatural, etc. y el alumnado al día siguiente se estaba manifestando. Así que no infravaloremos. Porque la gente joven también está dando su batalla y muchas veces están peleando las cosas muy bien.

Una lectura bastante positiva,

Sí que es resultado de analizar los datos también, en mi facultad, donde doy clases a primeros y segundos, pues encuentro gente que se resiste cuando hablo de  cuestiones de feminismo, de género y sexualidad, etc. Pero también veo otros y otras que tienen mucho interés. Y además son generaciones que han crecido con las redes, con internet, viendo otro tipo de productos culturales. Y que tienen ganas de conocer y de que les expliques.

  • Cine

IMG_1141

 

Hablar con Vanina Vázquez nos regala algunas claves para ver “La idea de un Lago”. Una película donde como la propia Vanina dice, se nos propone reconstruir junto a la protagonista esos recuerdos de infancia, para poder hace el duelo por el padre desaparecido durante la dictadura militar. Le gusta la propuesta de Momunthaler que escoge un  estilo formal,  que apela a las emociones y que permite con esta mirada tan particular universalizar la historia de Inés.

Vanina, consultora experta en género, formadora y gran amante del cine, se decanta por las películas que se preguntan, y que ofrecen una mirada distinta. Y así nos ha relatado como se inicia esa afición por el cine….

El gusto por el cine empieza con mi abuela, en la época en que había una industria del cine argentino. Con las grandes actrices,…Ahí sitúo yo mi gusto por el cine, no había tanta película para niños, menos segregada por sexo como ahora. Veías las pelis que veía tu abuela. Y aquí participo en Cinephiles,  donde nos nucleamos en torno a un cine que mira, que interpela la realidad, que nos hace pensar. Nos gusta un cine que se pregunta, que toma posición.

Un cine como el que plantea esta Muestra, como “La idea de un Lago”.

Sí, una película que toca en lo emocional. Yo quería ver un poco cómo era verla no siendo argentina, y evidentemente toca lo emocional. Me  parece muy interesante cómo a partir de cómo hemos vivido cada una aquella época podemos hacer una obra, que tenga ese carácter más universal.

Se construye una película que funciona desde lo emocional, tú te preguntabas que si por tu propio vagage.  También por lo medida que está la cuestión formal.

Sí yo creo que ese paisaje que propone de “Villa La Angostura” de algún modo es afín. Montañas, lagos, ese paisaje, testigo, en la película, que sí resuena con el paisaje de aquí.

Este momento, de romper ese silencio que marcó la dictadura está muy bien trabajado en la película y quizá lo que resuena aquí donde todavía se están rompiendo los silencios.

Son historias muy difíciles.

Sí, historias sin cierre. Es interesante, porque Inés es una niña cuando recuerda y eso de la infancia está. Y es verdad que es una niña con sus silencios y su mirada triste, pero también es una infancia de juegos. Y eso es un reconocimiento a la familia, a su madre. Es una mirada que tiene que ver con el juego infantil, a la vez que al volver y verse  en la infancia, que es lo que película nos  invita a pensar puede estar esa reconstrucción del padre. O esa construcción de qué lugar tenía el papá.

Ella gratifica a la madre, a pesar de todo.

Sí, a pesar de que ellas tienen una relación de tensión. En la parte en las que ellas se pueden encontrar, los preparativos para el bebé, etc. sí y en la parte que la madre termina accediendo a la búsqueda del padre, se ve que la mamá con todas sus dificultades como mujer de un desaparecido puede funcionar como mamá.

Apuntabas el papel de la mujeres como atesoradoras de la historia familiar, aquí se ha dado mucho, tal vez también por la particularidad de matriarcado que hemos tenido o ¿puede ser éste también un tema universal?

Sí, yo creo que hay algo de la saga. Que incluso Munenthaler lo propone, con esa figura de la abuela. Plantea el tema de la saga y va construyendo esa historia de clan al explicar de la vinculación de la familia con ese espacio.

Yo creo que en las familias son las mujeres las que atesoran la historia, así como el linaje va por otro lado. E incluso los secretos, lo que se cuenta o no se cuenta. El tesoro de la historia familiar es nuestro. Hay quien puede buscar el árbol genealógico y quien puede investigar el relato de la familia, y eso nos suele pegar más a nosotras.

Es cierto que cuando piensas cómo es un cine que propone otra mirada y otro conocimiento, no es casual, que nos encontramos con una mirada de una directora sobre una historia particular que busca los efectos de un momento político en una familia, para contarnos también el momento político.

¿Esa mirada femenina?

Sí, ir a buscar esa pequeña historia, esa rutina de la familia,… es más de las mujeres.

¿Está Inés cerrando una etapa para poder empezar otra?

Ella está embaraza y tiene contacto con el padre de la criatura pero no son pareja en ese momento.  Y ese interpela también la maternidad. Y esta historia particular podríamos ver qué conexiones hay con el pasado. Con ese padre que puede estar idealizado o qué pasa con este padre que no tiene un fin de vida, y que sería lo que posibilitaría restituir el cuerpo y hacer un cierre. Es verdad que algo de eso está, pero también es cierto que la maternidad no es una etapa fácil. Parecería que en esta historia los propios acontecimientos nos pueden hacer pensar porqué ella tiene tan dificultada la conformación de una familia, después de que la suya se ve interrumpida por el terrorismo de Estado.

Has traído a primer plano, haciendo una similitud, la cuestión de la desaparición de las mujeres en Argentina.

Separando esa parte de sistemática que ha tenido el terrorismo de estado, es verdad, que en la actualidad desaparecen cerca de 1.000 mujeres al año. No están, no se sabe. Tal vez, la red de trata, tal vez están muertas, no se sabe. Un poco como en otros  países de latinoamérica. Este sistema es especialmente violento hacia las mujeres y hacia el cuerpo de las mujeres.

En esta cuestión que comentábamos de la memoria, me parece muy interesante el papel de las madres. De las madres de Plaza de Mayo [...] que se plantan en la plaza un mes después del golpe de Estado. Y  las fundadoras desaparecen las primeras, desaparecen 14 personas del entorno. Me parece interesante ese lugar de lucha total que tiene las madres, que aún se reúnen cada semana.

Siempre desaparece quien resulta incómodo al Establishment, en el caso de la Dictadura, está claro. Actualmente en qué les estamos incomodando.

En el caso de Argentina la dictadura sirvió para naturalizar el Neoliberalismo.  Y el Neoliberalismo es el que nos hace desaparecer a nosotras. Y por eso es tan importante acercarse al pasado, que es el que nos proporciona las coordenadas actuales. Cuando se habla de una medida económica que parece neutral, el tema de los menores en Argentina, que nos hace pensar en la cuestión de los vientres. Hay muchas cosas para pensar.

¿Hablas de la expropiación de los menores?

Sí, y 500 menores son muchos. Y no todos quieren saber. Hay hijos e hijas que no se han hecho el ADN y no quieren hacerlo porque no tienen recursos personales. Cuando alguien busca sus orígenes abre la caja de Pandora, y no solo personalmente sino también para todo su entorno. Sí, y hay que poder. Yo recuerdo que tenía una compañera, que su papá era militar y decía: “no sé si quiero saber”.

Teníamos una catedra que se llamaba Ética y DDHH y que era obligatoria, una gran parte tenía que ver con la memoria. Y se le hizo muy difícil, porque por ejemplo teníamos un profesor que habían secuestrado.

Es que hay relatos que son muy enloquecidos. La locura que se vivió a nivel de crueldad, el sadismo sobre el cuerpo de las mujeres, sobre el de ellos también pero sobre el de las mujeres con toda la componente sexual.

Compartiste estudios con exiliadas que habían vuelto tras la dictadura.

Sí, iban a terminar la carrera porque habían tenido que exiliarse, y ahora volvían y tenían que hacer el proceso no solo de volver al país, sino también  de volver a ciertos lugares. Sí, son procesos complicados, hay gente de aquella época que sigue muy activa socialmente.

Los últimos años, durante el gobieno de Kichner, con todos los efectos negativos, con todos sus altibajos, en cuanto a las dinámicas sociales, porque ahora mismo hay una grieta social importante. Ha hecho también en materia de memoria un trabajo importante. Y más allá de si esto le convenía o no, no es fácil tocar a los grupos de poder.  No es cómodo estar moviendo cuerpos, gente, haciendo memoria y bajando cuadros de militares de las paredes.

Y conforme se produce un cambio político -gobierno de Macri- casi nos cuelan una Ley de dos por uno, con la que se hubiera reducido la pena de muchos represores. Pero con los delitos de lesa humanidad eso no puede ocurrir.

¿Cómo se detiene esa Ley?

Un poco de todo, grupos de la oposición pero sobre todo la movilización social. Hubo una manifestación muy grande. Es que hemos dado muchas vueltas desde los ´80, desde los juicios de la Junta Militar, en torno a la legalidad.  Y muchos genocidas siguen en su casa haciendo prisión, porque encima viven 2000 años.

La tradición de movilización social en Latinoamérica es envidiable. Y especialmente en el ámbito del movimiento de mujeres habéis conseguido generar movilizaciones que han tenido implicación a nivel mundial, como por ejemplo la movilización #NiUnaMenos.

Yo admiro profundamente a los movimientos en Argentina porque son realmente de gran valentía y muy contracorriente. Hay una crítica hacia el feminismo feroz. Es muy difícil ser feminista en mi país y decirlo así abiertamente. Pero creo que también hay muchas mujeres que son referentes, entre las actrices, intelectuales…El acceso de las mujeres a la educación es muy interesante, en este sentido. Los procesos en la educación terciaria han calado mucho y todas podemos tener referentes que nos ayudan a ser más activistas. La última concentración anual de Mujeres nucleó 30.000 mujeres en Rosario, por ejemplo.

Hace poco leí que Argentina es un país en donde “comen del mismo plato el pecado y la virtud”, es decir que tienes un movimiento de mujeres muy fuerte pero en lo institucional tienes el horror. Leyes contra el aborto inexistentes, sentencias judiciales que detienen abortos de embarazos resultantes de una violación…Aquí en la Muestra se vió una película muy interesante en este sentido “Yo aborto, tú abortas, todos callan”, que habla de todos los tabúes asociados también a la clase y  a otras intersecciones. No es lo mismo, ser de un pueblo originario, ser negra… Y en este momento, por ejemplo, Milagro Sala está presa por corrupción. Y nosotras no tenemos que olvidar de que es una mujer de un pueblo originario y que es una lideresa social.

Esto que decimos, que no nos tenemos que olvidar de dónde venimos para entender porqué pasan estas cuestiones.

  • Cine

[Entrevista a Ana Beaumont Fernandez por Isabel Díaz Marín]

cartel de la pelicula

Ana mira con positividad a las adolescentes. Se acerca desde una actitud de escucha para poner el oído y averiguar qué les pasa. En su experiencia profesional trabaja diariamente, tanto a nivel familiar como con el entorno educativo con esta realidad adolescente, que aunque, todas hemos vivido, nos cuesta la vida reconocer y entender cuando nos hacemos adultas. No esconde la problemática y que el trabajo por hacer es mucho, pero muestra que analizando con perspectivas nuevas, más globales las soluciones y las líneas de trabajo aparecen. ¿Qué hay que cambiar cosas? Por supuesto, y se están dando pasos. Tal vez el cambio más necesario sería aprender desde dónde mirar para poder identificar todos los elementos que entran en juego, no solo a la persona adolescente. Y da un poco de vértigo, porque nos obliga a repensarnos como sociedad.

Empecemos por conocer más del enfoque sistémico, ¿en qué consiste?

El modelo sistémico es un modelo que habla de lo relacional, habla de los contextos, y precisamente lo que hace es entender que no existe el individuo en soledad, que esto realmente es una construcción social. Que todo lo que hacemos  y todo lo que somos, nuestra propia construcción identitaria está enmarcada en grupos. Porque siempre nos relacionamos en grupos humanos, la familia, los amigos…

Cuando más adelante hice la formación en género, descubrí los vínculos de los dos modelos. Encajan a la perfección, porque hablan de lo mismo: de que es el grupo en las distintas formas, quienes de alguna manera construyen al individuo. Quienes te dotan de identidad, igual que en la teoría de género se habla de construir ese ser hombre o ser mujer.

Es muy apasionante, porque invita continuamente a trabajar con contextos, no con personas. Todo lo que haces, todo lo que dices y todo lo que eres tiene sentido en un grupo, luego, vamos a ver este grupo. Por ejemplo en la película, se ve como Aurora es la segunda de un grupo fraterno de tres, tiene que ver con la clase media, tiene que ver también con la época en la que ella misma nace, pero también con la que nacen sus padres. Así que ella es producto también de todo esto y ella responde a todo esto.

En el caso de Aurora muestra diferentes entornos de socialización, la familia, la escuela,  los amigos. Y en todos ellos, pero fundamentalmente en el de la escuela, el planteamiento es completamente inverso a lo que presentas. Lo que nos muestran es que una chica con fracaso escolar, y es ella el elemento fallido.

Porque realmente es ella quien denuncia. Ahora en el modelo sistémico no se habla de niñas problemáticas sino de niñas problematizadas, conflictuadas que es distinto. Son personas que están viviendo una situación conflictiva, no es que ellos lo sean. Y tienen la valentía, desde mi mirada positiva, de denunciar.

Es incomodísimo porque el sistema, lo último que quiere es que nadie denuncie esto, quiere que las cosas sigan igual. Esta profesora que saca a Aurora de clase, si realmente la escuchara lo que tendría que hacer es modificar su estilo de enseñanza. Y esto es un plus de trabajo, hace falta formación, hace falta inversión…es algo que además no va a tener ningún reconocimiento y que la estructura no lo va a facilitar sino todo lo contrario. El modelo educativo que tenemos es del S.XIX, de la época industrial. Un momento en que se necesita que la gente memorice cuatro conceptos básicos que luego van a servir al desempeño laboral. Pero ahora mismo, se sabe que más del 60% de la gente que está estudiando trabajará en cosas que no se conocen, por lo que no se les puede preparar para un trabajo que aun no existe. No tiene sentido porque hoy toda la información está a un golpe de click.

Éste es un argumento que las  y los adolescentes utilizan mucho,

Lo utilizan y tienen toda la razón. De hecho se están empezando a desarrollar metodologías totalmente diferentes. Lo que se hace es trabajar habilidades sociales, personales: de contención, de crítica, de búsqueda de la información de reflexión, de negociación de trabajo en equipo. Donde lo que importa es que puedas desarrollar los temas y que puedas trabajar en equipo. Esto se da en algunos sitios, pero todavía es en sitios muy privilegiados. El trabajo en equipo. A veces me encuentro que en las escuelas mandan el trabajo en equipo pero ni les enseñan cómo hacerlo ni evalúan el trabajo en equipo. Por tanto, es un intento fallido. Es un fracaso de la escuela, porque lo que ocurre en el equipo es que trabajan una o dos personas, y el resto no trabaja. Y esto con consentimiento de la escuela porque el aprobado es para todos. Esto supone la frustración de quienes sí trabajan. Lo que hacemos es enseñar a los abusadores, que el abuso está consentido y permitido y estamos enseñando a los abusados que el sistema jamás les va a proteger.

Lo que además es cierto porque ésta es una situación que podemos encontrar habitualmente en el ámbito laboral. No tengas ya ningún tipo de responsabilidad sobre nada, ni sobre tu vida. Sólo pídenos lo que deseas y te lo damos, si lo puedes pagar, claro.

Cuando hay que trabajar con las personas adolescentes, ¿cómo se aproxima una a estas realidades  tan complicadas?

Es difícil. Si hablamos de terapia, lo que hago es invitar a los padres a que vengan, para que colaboren. Generalmente, el objetivo es poder quedarme con los padres y en la gran mayoría de los casos la persona adolescente lo que está haciendo es una función denunciadora de un conflicto que no está en él. Ella lo está viendo y lo está denunciando porque no se está acomodando bien al conflicto, lo cual es sano. Después de que trabajamos, yo suelo agradecerle que haya traído a sus padres. Lo que sorprende a los padres. Entonces les explico que su hija lo que necesita es saber que sus padres están bien y que pueden sostenerle. Y si la adolescente siente este sostén, será capaz de hacer su propio proceso.

En Escuelas como formadora. Trabajo por una parte con el personal docente y por otra con el alumnado. Con el alumnado se trabaja sobre tres roles muy característicos que encontramos habitualmente en las escuelas: el rol del manipulador,  que obtiene un prestigio y un liderazgo que tiene que ver con un estilo de poder mal entendido. El del grupo de manipuladores  que consiguen un hueco dentro de un grupo que está privilegiado, lo que los hace privilegiados y los insumisos, a los que no les interesa acercarse a esto y que son muy críticos, pero como no tienen espacio en la escuela para criticar y tampoco tienen a nadie que les proteja, suelen ser objeto de bullying o de distintas violencias. Lo que hago es trabajar en la redefinición del bullying y en la del liderazgo. De tal forma, que quienes aparecen como fuertes en esta redefinición aparece como vulnerable, porque esa supuesta fortaleza lo que oculta es en realidad inseguridad y miedo. Cuando las chavalas y chavales lo ven desde aquí, se cambian los parámetros para valorarlo. Y quienes estaban calificados de “pringados”, estos contestatarios, se ven de pronto en una posición más interesante. Esto los empodera.

Dirías que las situaciones de abuso, de bullying han aumentado, o es más una cuestión de formas, ahora son diferentes.

Cuantitativamente es difícil saberlo porque antes no se denunciaba. Lo que si es cierto es que ha cambiado la conciencia social, lo que es muy positivo. No se sabe que hacer con el bullying, y esto hay que decirlo con firmeza. Porque el bullying, desde mi punto de vista, es una representación de un problema social. No es un problema escolar. El bullying lo que hace es manifestar en la escuela algo que los adultos estamos haciendo en la sociedad. Cuando en la sociedad no somos capaces de trabajar en equipo, en los trabajos los especialistas en escaquearse tiene cierto prestigio, etc. lo que hacemos es validar una situación de abuso. Que después se traslada a la escuela. En los medios de comunicación hay unos niveles de violencia exagerados, que no solo están normalizados sino que además prestigian. Es decir, ídolos del futbol que lejos de ser personas moralmente sostenibles y que puedan ser referentes, se dedican a desfalcar dinero…

Siguiendo esta argumentación, si atendemos a casos significativos que hemos leído últimamente y que tenían mucho qué ver con la cuestión de género y la de la identidad sexual, qué mensaje les estamos enviando.

Todo esto, como todo, está atravesado por el género. Qué quiere esto decir, que ese modelo de privilegio y de poder construido socialmente y que se traslada a las escuelas es un modelo masculino. Un modelo autoritario donde lo que prestigia es la utilización de la violencia para conseguir mis fines, donde las personas son objetos que se pueden utilizar para conseguir la satisfacción de necesidades personales y propias. Éste es el modelo que tenemos. La traducción en las escuelas es, violencia sexista, dirigida directamente contra las chicas. Y hacia los chicos que no son normativos. Se convierte en una forma de control social, de forma que quien cuestiona el modelo normativo, lo que es “ser un hombre”, va a recibir. Los chicos que son más tiernos, empáticos, que tienen una capacidad de liderazgo mucho más horizontal y negociadora…éstos van a recibir los primeros. Y esto es ejemplarizante.

El grupo se une para corregir conductas que no son normativas, que no responden al mandato, es decir, chicos que no son lo que la sociedad quiere que sean. Cuando el resto lo ve, o se suman a la manada, y utilizo este término adrede, o sino a ver cómo se protegen, porque van a ser los siguientes. Es muy difícil apoyar, porque no van a tener protección. El profesorado dice: resolvedlo vosotros, y eso significa la ley del más fuerte porque así es como se hace socialmente. Hay una incongruencia bestial, porque la escuela dice que estamos trasladando modelos distintos pero no es cierto. Porque se inhibe, cuando hay abusos con chicos que tienen modelos diferentes no saben cómo hacerlo.

Si hablamos de chicos que hablan abiertamente de su homosexualidad, aquí ya estamos perdidas…

Sí, son cosas del siglo pasado. Volvemos a la homofobia, al “mariquita”. Una vuelta atrás.

Y por ejemplo con las chicas lo que vemos es que las series les dicen que se tienen que enamorar del macho alfa, y eso ya lo vivió nuestra generación. Se está representando exactamente lo mismo.

Sí, pero ¿no éramos más críticas?

Sí, éramos más críticas. Porque el movimiento feminista estaba más armado. Y porque había una movilización social  de muchos ámbitos distintos, el mayo del 68 o movimientos pedagógicos de la Escuela libre, que aquí en La República fue muy transgresor, pero que el franquismo se cargó, y así nos va. Pero esto no lo tienen las generaciones de ahora.

Lo que han visto es un Neoliberalismo absolutamente bestial  que pasa, en primer lugar, por destruir el tejido social. Para qué se van a reunir la gente joven a pensar, por ejemplo, una oferta lúdica si esto ya hay un Consejo de la Juventud que ya lo hace por ellos.

Esta idea que se traslada desde los Medios, desde la publicidad, del “quieres-puedes” que es una falacia. No podemos, todo lo que queremos. Es contrario al Ser Humano. O el “elige todo”, esto es una paradoja. No se puede, y hay que aprender a hacer duelos, cerrar cosas y aprender a frustrarse. Forma parte de la vida. Entonces ¿qué estamos vendiendo?

¿Llega esto también a las familias?

Una  cosa muy loca que está ocurriendo en las familias, es que al mismo tiempo que se denuncia todo el tema del bullying, al mismo tiempo, las familias están sin herramientas.

Se les ha dicho que el modelo anterior, el del padre autoritario, no vale,. Pero no se ha construido una alternativa. Así que llegan los chavales con conflictos en la escuela, que no son bullying, sino, por ejemplo, una inadaptación a la exigencia, porque no están acostumbrados a que se les exija. Que tiene que ver con los límites, con tolerar la frustración… y los padres se encienden y van contra la escuela. Diciendo que sufren bullying, y no es verdad.

¿De nuevo este modelo social, de la demandas de soluciones que vengan de fuera, y además inmediatas?

Y sin trabajar, que es un poco lo que está ocurriendo con la medicación. Estoy mal y voy al médico a que me medique, bueno, pues igual lo que pasa es que en este momento tienes que estar un poco triste.

Es el mismo modelo de consumo que se traslada a todo. El estar bien continuamente, que mi hijo, mi hija también lo esté. Y a veces es posible que se encuentre mal porque está cuestionando algo que no está bien. Por tanto, ¡estupendo! El problema es que no podemos sostener esto.

¿Qué está pasando?¿no tenemos ni el tiempo, y  como comentas los padres  y madres están un poco perdidos en sus modelos?

Es difícil porque a veces, no sabemos cómo hacerlo. Si por ejemplo tenemos que escuchar,  nos asusta mucho porque no sabemos desde dónde escuchar, qué significa esto. Escuchar es ¿que le dejo todo?, ¿que todo vale?[…] Hay que intentar hacerlo no personalizando, ¡si la quieres un huevo!, no va por ahí el tema. Haces lo que puedes, no tienes tiempos, no tienes apoyos, la hija tampoco lo pone fácil. Pero si puedes crear vías donde puedas hablar de esto igual tu mirada sobre ella puede cambiar. Es difícil romper con esto, y a veces es tan fácil como aprender a escuchar, pero es verdad que enseguida lo vivimos como algo muy personal.

La sociedad tampoco apoya a los padres y madres, porque si el adolescente hace algo mal, siempre les culpabilizamos.

Estamos siempre en lo contario a lo que tú planteas, a ese enfoque sistémico.

Claro, en lugar de empatizar y decir, qué difícil tener un adolescente en casa. De ver qué pasa en esa casa con la corresponsabilidad, etc.

En “Aurora” se muestran mucho todas estas transiciones que vive una adolescente, entre ellas las físicas. Aurore no parece que se acomode mucho a la feminidad convencional y busca…. Cuánto hay todavía de mensajes que marquen una feminidad normativa para las chicas.

Las chicas están recibiendo desde la más tierna infancia unos mandatos respecto a su propio cuerpo. A lo que es su cuerpo bien construido o mal construido como niña, incluso, que es bestial. Se ejerce una presión absolutamente bestial, desde los bikinis para una niña de 3 años, que es un sinsetido, pero que ya le está diciendo qué partes tiene que ocultar. Bikinis con relleno, que te dicen que tu cuerpo es defectuoso porque no tienes el pecho que tienes que tener.

Y cuando entran en la adolescencia, se les pide ser proporcionadas cuando por definición ésta es una época de desproporción. Insisto mucho en los medios de comunicación porque son los que envían mensajes en este sentido sobre unas medidas standard que son las adecuadas.

Y los chicos también están entrando ahora en este modelo. Porque si se les puede hacer consumistas, y disconformes con su propio cuerpo van a ser hombres que van a protestar menos. Aunque no tienen ni de lejos el nivel de presión que tenemos nosotras.

En este sentido, y siguiendo con Aurora como adolescente contestataria, aunque hay momentos de cuestionamiento del amor romántico, finalmente también la vemos buscándolo.

Sí, aparece no con tanta fuerza, pero se ve. En la construcción que hace del discurso de la abuela se ve cómo ella ya tiene interiorizado ese modelo del príncipe azul, ese que nos habla de la pareja monógama, heterosexual, ya hay un patrón. Y ella, aunque no quiere, lo va buscando.

Es algo que permea y que en cambio, no afecta a los chicos, no de igual manera.Y vemos también a través del personaje de Marcel, cómo en la expectativa social para que una chica no se sienta sola tiene que tener un novio, es lo que le da sentido.

La sociedad nos dice que tener un novio, es como un eje de identidad, y que debemos desear pasar todo el tiempo con él. Y a los chicos, se les dice lo contrario. Lo positivo aquí es verla a ella hablando desde lo no normativo, e invirtiendo ese discurso.

También con todo el planteamiento de la boda que aparece, vuelve esa idea del amor romántico. Y vemos que aunque en el contexto familiar no se lo creen mucho, sí que se ve que algo que en esa generación fue más contestado en la generación siguiente está mucho más normalizado. Y es lo que está pasando.

Así que el modelo de chica adolescente que te encuentras, ¿no es tanto el de Aurora ?

No, se ha vuelto hacia atrás. Y las chicas están en bastante riesgo porque en nuestra época era mucho más peleona. Nuestra madres nos decían estudia, no te cases, o no tengas hijos, sé independiente. Las chicas de ahora, yo creo que están viendo unas madres muy cansadas que han trabajado para tener muy poco dinero, que no han podido desarrollar la profesión como ellas hubieran querido, para tener un nulo reconocimiento social y encima para que nadie se responsabilice de las tareas de casa. Con lo cual, están agotadas, frustradas… y las chavalas, están diciendo bueno yo estudio pero si conozco a alguien que gane bien me quedo ahí.

Porque las mujeres sabemos que nosotras no vamos a ganar bien. Y éste es el discurso para las chicas, un trabajo sí, pero que no sea el eje de mi vida; sino casarse, tener hijos y cuidar de ellos, y aquí podríamos entroncar con temas como la crianza natural.

Sin duda una línea a trabajar,

Sí. Y hay que decirles la verdad, que van a cobrar menos. Pero que hay dos opciones: tiramos la toalla y nos quedamos otra vez en casa. Y esto ya lo hemos vivido, y hay que contar esta vivencia. Porque ellas creen que esto es algo muy antiguo, pero es que solo hace 30-40 años. Y las abuelas  y las madres tienen que recuperar esta historia y tienen que hablar del sufrimiento que ha supuesto esto.

Y a la vez, tenemos que construir algo diferente. Siendo realistas, diciéndoles que va a ser duro, pero que les vamos a apoyar. Y que vamos a salir a la calle  a pedir lo que es nuestro. Esa es la vía. La vía no es volver otra vez a casa. La vía es vamos a unirnos. Trabajar los espacios de sororidad, que nos sirven para esto, para reivindicar y para cambiar las cosas.

  • Cine

Poco imaginaba Catherine Gund cuando inició su viaje a México, equipada con una cámara de vídeo que de allí saldría “Chavela”. Eran años difíciles, en los que Catherine militaba buscando una imagen más fiel y real de los gays y las lesbianas, para contestar a ese mensaje marginador de los grandes medios. Y así fue como de la mano de las mujeres lesbianas que la acogían en México, llegó hasta Chavela, su icono, el referente por excelencia del lesbianismo y de la no norma en lo referente al género. Quién mejor que la mujer que cantaba abiertamente a las mujeres, quién mejor que la mujer que vivía en los márgenes, quién mejor que la mujer que se puso pantalones.

Tuvieron que pasar 25 años, 4 hijos y 9 películas para que la vida la hiciera coincidir con Daresha Kyi. Es bonito pensar que empezaba a sentirse ya “el espítiu de Chavela” queriendo ser contada, y de poder hacerlo con su propia voz. Con la suya propia y con todas las de las mujeres, amigas y amantes, que Daresha y Catherine identificaron como las imprescindibles para completar este relato.

IMG_1130

Así relata Daresha la gestación de esta idea.

Cuando está terminando su película anterior decide digitalizar su archivo, y ahí fue cuando vino de atrás al frente ¿no?. Cuando se dió cuenta de que tenía esa joya de video. No lo había visto desde hace casi 25 años. Al mismo tiempo andaba buscando un nuevo tema para su nueva película. Y me invitó a una reunión de mujeres creativas.

Dijo que íbamos a pensar en ideas para su próximo documental. La reunión fue en un bar de trans, y no logramos hacer nada más que tomar y reír y cantar,…y todo no. Pero yo le apunté unas ideas, y le gustaron, y seguimos hablando y después de unas semanas me dijo ,¿sabes qué? debemos hacer una película juntas. Yo tengo un video que grabé hace muchos años. A ver si te late esta mujer que canta con una voz muy desgarradora, y empezó a cantarme como lo hacía Chavela (risas) y yo dije, bueno vamos a ver el video.

Y la puso frente a Chavela, el torrente, la energía, el dolor…la mujer. Inevitablemente Daresha, se sumó al proyecto.

Cuando ví a Chavela hablando con estas mujeres, estas lesbianitas, dije esta mujer tiene algo muy especial, que transmitía algo muy distinto. Y dije, ¡claro que sí, vamos a hacer el documental!

Le pedí que me dejara investigar un poco, y dije ¡sí! Ví que la vida que tenía era como una montaña rusa, ¡ya era una película! ¿cómo vas a encontrar una protagonista que va de estar en el suelo borracha, a quién nadie contrata para cantar, al Palacio de Bellas Artes, al Carnegie Hall, al Olympia… a ser la musa de Pedro Almodóvar, a salir en películas con Salma Hayek, ni te lo puedes imaginar. Y si lo escribes, la gente te diría ¡es demasiado! ¡no exageres tanto!

La película ha estado muy guiada por el espíritu de Chavela, ¿en qué sentido?

Pues hay cosas que pasaron en la producción de la película, que yo digo que fue por la mano de Chavela. Por ejemplo, conseguir a Almodóvar, a Alicia Elena en el último minuto. Yo siento que Chavela decía, necesitan esto, y tengan; y esto también, mira ven para allá, llámale, osea, eso de que tuvimos que preguntarle 4 veces a Pedro, pero luego, luego, lo logramos porque una llamada funcionó.

No fue facil, todo no lo fue, pero sí resultó. Es más en México cada vez que hacíamos una entrevista insistían en que brindásemos por Chavela con tequila. Aunque ella ya no podía tomar, como dice Miguel Bosé, se emborrachaba con el “borracho” de los demás.

Entonces todas sus amigas insistían, en medio de una entervista, antes o después en tomar un tequila. Y yo jamás he tomado tequila en medio de una producción, pero en México, ¡mucho tequila! Y estuvo bien, eso fue por Chavela.

El proceso de documentación os llevó a conseguir material muy bueno, e inédito de Alicia Elena, o de la hija de Ana Ortega. Entráis muy bien con el entorno de Chavela, no sé si porque ahí también está ella dándoos la mano, o porque defendíais vuestro proyecto con una verdad que convencíais.

Sí, también. El trailer que hicimos era muy fuerte. A través de él conseguimos a Eugenia León y Tania Libertad. Les mandé un mensaje por facebook con el trailer y las dos aceptaron, ni habíamos hablado antes de eso. Y Tanly, la hija de Diana Ortega, y aquí sí hay un ejemplo del poder de Chavela: quedamos con ella en el hotel de su hermana para entrevistarla, pero llegamos y no nos gustó porque no tenía caracter. Y encontramos un restaurante donde hicimos la entrevista, con la montaña detrás, todo bonito. Pero queríamos hacerlo en su casa, porque sabíamos que Chavela vivió en esta casa por tres años. Pero al principio todo eran negativas.

Así, que la entrevistamos en el restaurante durante una hora y media y después nos fuimos a comer en el hotel de su hermana. Y ahí nos dice, me han caído muy bien, las voy a invitar a mi casa.

Y nos comenta que tiene una hija, para quien Chavela era como una segunda mamá y que cuando Chavela estaba grande viajaba con ella, y le grabó muchos videos. El problema es que ella era muy celosa de este material y yo traté de que nos lo pasase, pero no. Así que con Diana aparecimos allí en su casa, ¡todo el equipo! y Tanly quiso saber de qué era nuestra película. Así que también le mostré el trailer y a los 3′ comenzaron a salírsele las lágrimas, se quedó muy callada mirándolo y después voltea y me dice, ok, les voy a dar todo lo que tengo. Entonces, Chavela ¿no? y lo que habíamos hecho, creo que sintió el respeto y el cariño que teníamos por Chavela.

Este momento en la película en que vemos a Chavela sentada en silla de ruedas, ese momento de ella caminando por el camerino… es de Tanly.

Difícil retratar a un personaje, y a la persona que fue Chavela, en su complejidad y con la intensidad de su vida ¿Cómo se decide el planteamiento? ¿Cómo decidís que entra y qué se queda fuera?

Bueno, porque había algunos temas que eran fundamentales: el lesbianismo, la soledad. Ese rechazo de su familia, que es un hilo que atraviesa toda la película y también toda la vida de Chavela. Creo que ese rechazo, esa soledad, esa niña rechaza es como el alma de Chavela.

Y esto nos guió, que casi todo lo que hizo fue porque sufrió tanto ¿no? y nunca, nunca pudo sobresalir.

Lo que hizo fue usar su sufrimiento en su arte, ponerlo en el escenario y transmitirlo a los demás y les hacía llorar transmitiendo lo que sentía.

Otro tema muy importante que había que establecer era su independencia. Y vimos que no podíamos contar todo porque ¡hizo tantas cosas!. Al principio pensamos que había cosas que eran importantes y debían estar, pero a fin de cuentas no lo eran tanto.

Una vez establecido también su regresó a México, al teatro de Bellas Artes eso fue como el triunfo más importante, ese lugar al que llegó de niña rechazada y al que regresa en lo alto cantando “Volver” ,pues qué más¿ no?

Tambén decidimos que el momento en el que tuvo que sentarse en una silla de ruedas era sumamente importante, porque ya habíamos establecido lo independiente que era. Y eso iba a “golpear” a quien fuera a ver la película, porque ya habíamos contado lo importante que era para ella estar sola e independiente

La pequeña y vulnerable Isabel que se construye ese gran personaje para poder ser, pero a quién mantiene siempre en el fondo…

sí, en ese momento en que te dice a esa Isabel es a la que quiero yo, Chavela es una cabrona. Ahí, te lo dice todo ¿no?

Es muy bonito, muy inteligente cómo habéis sabido equilibrar esos claroscuros de su vida y habéis sabido mostrar a esa Chavela en todos sus momentos, sin concesiones pero permitiendo también ver su evolución….

Hay una cosa también, que no he mencionado mucho, y esta cuestión de que nos hayan compartido material. Por ejemplo este momento del que acabamos de hablar no lo hemos filmado nosotras, es parte de otro documental.

Y sin el apoyo de otros cineastas no podríamos haber hecho lo que hicimos, y quiero que quede constancia. En fin, que les agradezco el apoyo, porque les pagamos, pero no mucho y creo que es un gesto importante como artistas.

Sí, tejéis como una red en esta apuesta por un documental cuidado, y hecho con cariño. Y económica cómo lo tiráis adelante.

Bueno pues fue la combinación de fundaciones, inversores privados y la propia Cat que también es productora.

Porque la ficha ténica es amplia, y muy poblada de mujeres.

Sí, pues fue interesante venir acá e ir a México, porque en ambos sitios les pedimos un equipo de mujeres y las dos veces se sorprendieron. Y nos dijeron, bueno, vamos a buscar… y lo conseguimos.

Bueno en México nos dijeron que no podían encontrar una sonidista mujer, y contrataron a un hombre. Pero a última hora se enfermó, y él nos mandó a su amiga. Que se llamaba Chavela, y que había conocido a Chavela ¿te imaginas?

Estábamos enfrente del Tzatle, filmándolo y estábamos esperando a que terminasen y ella se puso a hablar con Diana Ortega, cuando escucho que le dice que conoció a Chavela. Y yo, emocionada, le pregunto. Dos días trabajando , y no había dicho nada, y resultó que había pasado una semana con ella durante un trabajo, y tenía una foto firmada por ella: “de una Chavela a otra”.

¿Cuando pedíais trabajar con mujeres, era porque sentíais que un proyecto como “Chavela” os lo pedía?

Pues por varias razones, primero por Chavela, porque a ella le hubiera gustado que trabajásemos con puras mujeres.

Pero también porque nosotras nos tenemos que apoyar, el hecho de que lo pidas y te digan, bueno , hay que buscar. Pues eso te lo dice todo. Te dice que estamos apartadas en un lado en este mundo patriarcal y si nosotras no buscamos mujeres, entonces ¿quién lo va a hacer?

Por eso, es muy importante para nosotras

Todas estas mujeres, y fundamentalmente las parejas de Chavela, ¿habían tenido voz para hablar de Chavela? Porque esa dimensión de Chavela, en su lesbianismo no se había contado

No, y a Alicia nunca le habían pedido salir en un documental. Cuando yo le pregunté, creí que iba a decir que como respuesta a la carta tan linda que yo le había escrito (risas) pero dijo: “No, es que nadie me preguntó”.

Es curioso que para reconstruir la vida de alguien, obvien a las personas más importantes de su vida.

Sí, es que su lesbianismo era algo de poner a un lado. No había que poner el foco en eso, es más ni siquiera cuando hablaban con la propia Chavela le preguntaban demasiado sobre ella, sobre lo personal.

Sí sobre su infancia, pero no sobre su lesbianismo.

¿Ahora mismo en México, Chavela tiene esa presencia, esa fuerza? Es un referente, evidentemente que para el movimiento lésbico sí, pero ¿para el resto?

Pues sí, para todos. Hemos mostrado la película en varios sitios, como Guadalajara por ejemplo. Y la gente que se identifica con ella, es una mezcla. No solo lesbianas, no solo mujeres, no solo hombres…

Chavela tiene muchas cosas con las que la gente puede identificarse: con que era una luchadora, que era marginada, que tuvo su mayor éxito cuando ya era grande, volvió como el Fénix a los setente y pico años. Y luego siguió cantando veintipico años más.

Si alguien grande ve la película y cree que ya su tiempo se acabó, y que es tarde, pues Chavela la puede inspirar.

Ella que estaba caída en el suelo, borracha que no se podía parar. Se fue de esto al gran escenario del Carnegie Hall, Olympia… es decir, si ella puede hacer esto… Es una inspiración para los adictos, para los homosexuales, para los viejos, para mujeres,… mucha gente se puede identificar con la vida de Chavela.

sí, parece que la palabra imposible no existía para ella

Sí, por ejemplo cuando quiso tan mayor regresar a España a los 93 años y le hablaban de los riesgos, pues ella decía : “es mi último deseo”, todo lo que quería hacer era siempre su último deseo.

Es más, ella dijo, pues sí, si me muero, me muero.

Y aquí encontramos otra cosa inspiradora de Chavela, que ella no tenía miedo a la muerte. Hablaba de la muerte como si fuera una mujer seductora, una mujer bonita ¿no?. A veces decía “anoche vino y bailamos juntas, y me dijo te quiero llevar y la vida le dijo, no déjamela un poco más que aún no termina y luego te la devuelvo”. Bueno, ¿quién habla así de la muerte? como esa mujer bella con la que voy a ir cuando se me dé la gana.

Ella tenía una manera de ver las cosas muy interesante que forma parte de su misticismo, ella creía que no moriría sino que iba a seguir en otro nivel de existencia. Tenía esa visión de la vida en la que las cosas no visibles existen. Que hay poderes, y espíritus y que estás conectada con todo. Ese saber que la vida no es todo, que está existencia de lo físico es lo mínimo.

La he percibido como una mujer muy controladora, incluso decidiendo cuándo y dónde iba a morir, como si realmente fuera su decisión. Y a la vez incapaz de ningún control cuando bebía desaforadamente. Mantenida en esa contradicción tan humana.

Sí, sí, ahí por ejemplo, cuando dice que no va a morir en España y además le dice “date prisa”.

Hay otra entrevista muy importante en “Chavela” que es la de José Alfredo Jiménez hijo. A quién no tuvimos hasta el final también.

Y es importante porque muestra esa relación entre Chavela y José Alfredo. Y después de que él murió y ella tuvo una relación muy parecida con Pedro Almodóvar, en esto de que sean artistas que comparten cosas, que se inspiran el uno al otro. Pero no tenía esa cosa del alcohol con Pedro, era una relación más sana.

Creo que tenían muchas cosas en común esas dos relaciones, esos dos hombres en la vida de Chavela. Que la apoyaron, que la alzaron a otro nivel.

Dos grandes amigos, en definitiva. Que la supieron comprender. Con José Alfredo que no era el macho mexicano al uso…

¡No, el macho era ella!(risas de nuevo)

Estuvo con él en un intercambio de energía, de inspiración, de arte, tú me das yo te doy. Chavela tuvo mucha suerte también porque ¿qué tal si nunca hubiera conocido a José Alfredo Jiménez?

Pero tuvo que forjar su propio camino, y lo hizo dándole, dándole, trabajando, bien duro. Empezó a cantar en la radio, luego en unos bares, iba poco a poco mejorando.Y al principio de su carrera no le hacían caso, tenía una voz, que no era la adecuada.Una voz como un cañón, como dice Jesusa.

Empezando por tener que emigrar, por llegar a país que le enseñó a ser mujer en un mundo de hombres.

¡sí, a patadas! Tuvo suerte, pero ella también trabajaba duro.

Pues sí, porque ella al llegar trabajó en muchas cosas. Cuando llegó a México trabajó cuidando niños, tuvo una tienda de ropa, manejaba criadas para limpiar casas. Osea, hacía de todo. Cantaba en la calle con su guitarra… sobrevivía.

¿Cómo vais a trabajar la distribución?, porque este material debería llegar al gran público. En otoño se va a estrenar empezando con dos semanas en Nueva York en el Film Forum un teatro muy famoso por películas independientes. Y si es un éxito tendrá más semanas. También va a salir en 10 ciudades en los EEUU: en Los Angeles, Washington D.C., Atlanta, Chicago… El distribuidor que tenemos es muy grande y va a invertir mucho dinero.

¡Ojalá que en todas las ciudades tenga éxito!. Yo creo que les va a gustar por todos lados.

Es una película para un tipo de público muy diverso. Luego vamos a hacer un DVD con extras para los que no pueden llegar al Teatro.

y con todo ese material que no entró en la película…

Sí y que es bastante. Toda esta parte del chamanismo, de la película con Salma Hayek, y de muchos otros materiales donde se ve la complejidad de Chavela, de lo difícil que podía ser.

En un momento del documental Chavela dice “que si eres verdad, al final te impones” esto es lo que intuímos pasará también con su película.

  • Cine

[Entrevista a Carla Simón por Isabel Díaz Marín]

Carla Simón

Para Carla Simón, que  gracias a una profesora que le llevó al aula “Código desconocido” (Michael Haneke, 2000) descubrió en el cine su instrumento para contar, todo ocurre con naturalidad, virtud que sin duda alguna ha sabido transmitir a su “Verano 1993”. Una cineasta para quien en su universo cercano, no resulta extraño serlo, son muchas y muy activas. Y que dirige con la seguridad de tener muy claro qué quiere contar pero con la flexibilidad suficiente para permitir que las cosas se vivan delante de la cámara.

¿De dónde nace “Verano 1993”?

Nace de una manera muy natural porque es mi historia. Yo estaba estudiando en Londres e hice un corto sobre dos niños que se enfrentan a la muerte, se encuentra a su abuela muerta, y me di cuenta de que era un tema que me interesaba mucho. Yo antes había escrito, aunque se quedó en un cajón, la historia de mi madre y me di cuenta de que era mejor empezar hablando de lo que sabía.

¿Estás habituada a hablar de tu experiencia personal?

Sí, yo había hecho un documental sobre niños con el VIH porque yo no lo heredé de mi madre, pero tenía mucha curiosidad por saber cómo era convivir con eso. Luego hice el corto sobre los dos niños que se enfrentan a la muerte y luego hice un corto sobre una relación entre una madre y un hija, que está inspirado en mi abuela y mi tía que tenía acondroplasia. Que son personajes que también están en la peli.

¿Y por qué esta vez necesitas 90´para contarlo, por qué debía ser un largo?

En realidad cuando escribí lo de mi tía en paralelo escribí esto como en corto, y me di cuenta de que había muchas cosas que contar sobre eso y que realmente daba para mucho más. En realidad yo terminé la Escuela en abril de 2014 y aquella Semana Santa me fui a mi casa con mis padres, a despejarme, y estuve mirando muchos fotos, hablando con ellos y de ahí un poco surgió la idea de que fuera ese primer verano. Para enmarcarlo, porque si no se me iba a algo muy grande.

Lo decides, lo escribes y ¿dónde vas con tu guión debajo del brazo? ¿Cómo obtienes la financiación para materializarlo?

La productora, Inicia Films, que es Valérie Delpierre había  coproducido mi corto de graduación con la Escuela y le conté este proyecto. Enseguida empezamos a presentarlo en programas de desarrollo y con eso fuimos a Berlin  y a la Script Station que era como un programa de guión. Hicimos uno en Polonia, otro en Francia, la SGAE, el CIMA Mentoring, que va más dirigido a productoras, y que fue la manera en que Valerie y María Zamora de Avalon se conocieron y entonces Avalón entro en el proyecto.

El primer paso fue solicitar a MEDIA para el desarrollo, después el ICCA, el ISET, TVE, TB3 y finalmente Movistar. Fue un proceso de levantar el proyecto muy clásico pero tuvimos la suerte de que fue muy rápido porque empecé a escribir hace 3 años.

Una mujer tras la cámara, dos tras la producción…¿no sé si esto ya es tan clásico?

Claro, no lo sé. En realidad es que éramos un equipo super femenino, porque están las dos productoras, la directora de producción (Mireia Graell Vivancos), la de arte(Mónica Vernuy)la de sonido directo (Eva Baliño), la directora de maquillaje, peluquería,… todas eran mujeres, en Edición también.

No sé, fue todo una cosa muy natural. No es que yo lo buscara, yo estaba en Londres no conocía gente y teníamos que crear un equipo casi de cero, así que estuve entrevistándome con gente y fue surgiendo esto. Aparte de Santi que es el director de fotografía, mi hermano que hizo la música y el  diseñador de sonido, fue algo muy, muy femenino.

También ayudan los personajes que están en la historia, porque de repente es una conexión de sensibilidades, imagino, que surgió muy natural.

Dices que esta película no es una catarsis, porque éste era un duelo que ya lo habías hecho pero sí la presentas como una herramienta para mostrar esa problemática que observas de cómo enfrentar a las criaturas con el hecho de la muerte.

Yo pensaba en poderlo contar desde mi punto de vista, porque era algo que había vivido y que me interesaba mucho. Es verdad que me ha servido para reconectarme con ello porque lo he contado mil veces y ya parece casi que sea  como el relato de algo que le ha pasado a otra persona.

El hecho de hacer la película, me sirvió mucho para entender lo que pudieron sentir los otros personajes también. Los mismos padres que de repente les llega una niña, cuando ya tenían la suya, y tienen que quererla igual. O mi hermana, que de repente le pasa una cosa muy antinatural, le llega una hermana más mayor en vez de más pequeña. Y entonces sí hice este ejercicio de recordar.

No recordaba muy bien cosas concretas, pero sí emociones o sensaciones que había tenido durante esta época y luego a partir de todo lo que me contaron, de todas las fotos… hice toda esa parte más de inspirarme en todo eso. Había un material muy interesante, y me sirvieron mucho todos esos talleres de guión porque como estás trabajando tu sola con un material tan personal, necesitaba tener feed-back de otra gente, fue muy útil.

¿Qué mensaje pretendías lanzar al contar ese enfrentarse a la muerte y a la ausencia de Frida?

Con la peli era muy importante defender que los niños son muy inteligentes para entender situaciones muy complejas y que era muy importante tratar la psicología de Frida con esa idea, de que realmente ella puede entender bien qué significa la muerte y que su vida ha cambiado. Pero que es una niña y que no tiene las herramientas para gestionar sus emociones, que esto lo aprendes con la edad, o a veces ni lo aprendes.

Sí creo que a los 6 años se puede entender que la muerte es algo universal, que es irreversible y que los niños tienen una capacidad de adaptarse a nuevas situaciones, y así es como yo lo viví, siempre he sido una persona adaptable a lo que sea, un poco por eso.  Y que realmente a veces como adultos sufrimos por ellos, pero que en realidad cuando hay un ambiente bueno para el niño, su adaptación es posible.

Dices que trabajabas con sensaciones, emociones de aquel momento y has rodado con niñas. ¿Hasta qué punto había que limitarlas para tener una reproducción fiel de lo escrito en guión o hasta qué punto había que buscar la sensación?

Bueno, para mí eso fue el tema durante todo el rodaje. Porque yo tenía un guión escrito, y quería rodar eso, y aparte yo soy como una poco obsesiva con que ciertos detalles y cosas que quiero que sean así.

Pero sobre todo buscábamos un tono muy natural, que para mí es muy importante porque a mí me emociona el cine en el que siento que estoy viviendo con los personajes cosas muy cotidianas, y en realidad muy pequeñas. Entonces, encontrar ese tono, y a la vez seguir el guión y tener dos niñas muy pequeñas pues era todo un poco difícil. Lo que hicimos fue todo un proceso, empezando por un casting donde buscábamos que las niñas se parecieran mucho a los personajes reales, para no tener que crear mucho el personaje. Incluso también la relación que se generó entre Laia y Paula, con los adultos también fue un proceso parecido. Y también hicimos todo un trabajo en Barcelona, donde todos nos reuníamos mucho e hicimos todo un trabajo previo, de improvisaciones, de crear recuerdos comunes. Como ir creando esa intimidad que después cuando ves a través de la cámara se nota que han pasado algo juntos.[...]

Durante el rodaje había como dos tipos de escenas, unas que yo quería que fuesen así. Y lo que hacía era hablarles mucho durante la toma, y luego había otras un poco  más libres, las de juego por ejemplo, que a nivel de diálogo no son lo que estaba escrito.

Pero siempre lo difícil era no perder la dirección de lo que querías contar en cada escena y a veces eso chocaba mucho con la imagen clara que yo tenía en la cabeza de cómo lo quería. De repente los primeros días me di cuenta de que si yo colocaba los elementos tal cual lo había imaginado, no se creaba esta naturalidad. Hay como una cosa de renuncia, a veces, pero a favor de contar mejor lo que estaba escrito.

Tu familia ha sido “un equipo en la sombra” importante.

Sí, mi hermana, la pequeña en la peli, es actriz ahora y aparece también en la película. Mi hermano hizo la música, mi padre también. Como estábamos rodando allí, hizo cosas como preparar el huerto, etc. Así es que han estado todos super involucrados.

¿A nivel de recursos dirías que has podido hacer la película  que tú querías ?

Sí, a mi lo que me faltó fue tiempo. Tuvimos 6 semanas de rodaje, que no está mal aquí, hoy en día, pero eran rodajes de 6-8h al día máximo para las niñas. Entonces se convierte en un rodaje de menos de 4 semanas en horas reales. Yo quería rodar 8 semanas pero no tuvimos todo el dinero que necesitábamos, aunque después entró más dinero para terminarla bien. Pero después de terminar la peli sí que me quedó esa sensación de no haber podido probar más cosas o repertir tomas que a veces no salen. Pero sí teníamos muy claro que había que tener flexibilidad con ese Plan de rodaje.

A la vista del resultado fue suficiente… empieza a desfilar por festivales y a cosechar éxito entre crítica y público. ¿Cómo se lleva eso de acertar a la primera?

Muy bien (risas) ¿cómo se va a llevar?. Yo de Berlín volví, que no sabía qué había pasado, estaba en shock absoluto. Primero, porque estábamos aun trabajando, el sonido se terminó para el Festival de Málaga. Fue todo muy rápido porque rodamos en verano y estrenamos en febrero, así es que como que no hay tiempo de pensar qué reacción va a tener la gente.

Yo estaba muy sorprendida, no entendía por qué había tenido esta reacción. Y ahora voy poco a poco entendiéndolo, hablando con la gente, que te cuenta de la naturalidad de las niñas, la historia… pero aun así es una sorpresa. Me sorprende siempre esto de que sea una cosa tan, tan personal. Y que yo creía que también era muy local, y que en España se podría entender de una manera y en otros sitios a lo mejor no tanto, pero no, en realidad se entiende en todos los lados.

Es un tema muy universal, pero es cierto que la temática entra dentro de las que a veces tildan como propia de las “películas de mujeres” ¿pensaste alguna vez que esto pudiera pasar?

Sabes qué pasa que pasa que yo no tiendo a pensar mucho en la respuesta del público antes de hacer la peli. Para mí es un tema complicado de tocar porque yo no he tenido problemas para levantar la peli por ser mujer. Pero a veces sí me he planteado sobre ciertas relaciones, dentro del equipo, etc. de si sería lo mismo o no.

Y bueno, yo creo que sí que tenemos esa cosa a veces, por ejemplo yo algo de lo que no estoy segura lo digo. Yo no sé cómo esto a veces lo llevan los hombres, que tal vez tienen más esta otra de dar una seguridad absoluta, o esa idea de director que lo sabe todo. Yo si no lo sé, no lo sé y me lo pienso, y creo que no hay nada malo en ello.

Al final creo que las inseguridades frente a una primera película son las mismas para hombres que para mujeres, otra cosa es cómo las muestras. Sí es verdad que a veces cuándo venía alguien al rodaje se sorprendía porque no doy mucho el perfil, soy una mujer joven, de estatura pequeña. Recuerdo un actor que se sorprendió y me dijo, ¡no te imaginaba así! (risas). Pero es lo máximo que me ha pasado.

Y la verdad es que es una pregunta muy recurrente al presentar la peli. Y yo lo he vivido así pero sí que ves los números y es un tema que es preocupante. Y creo que por eso es muy importante que hagamos este tipo de proyectos. Es cierto que en las primeras pelis sobre todo siempre es más fácil escribir sobre personajes de tu mismo género que te son más próximos, para poder retratarlos en su complejidad.

Pero también hay que trabajar para que haya más trabajo para las actrices, sobre todo entre los 40-60 años, que se consiga una paridad de representación en los órganos que toman las decisiones sobre las ayudas…Pero luego también, yo creo que si buscamos que los proyectos que salen adelante también representen el 50-50, hombres y mujeres, también debemos conseguir que sea esta la cifra real en los proyectos que se presentan, y esto no tengo tan claro que sea así. Es decir, creo que hay todo un trabajo de decir sí que se puede y hay que hacerlo. Tenemos que ver que hay más referentes, y mujeres que lo hacen. Sí que es cierto que por el motivo que sea, yo estoy en contacto muchísimo más con mujeres cineastas. Participo en un proyecto que se llama “Cine en curso” , en el que enseñamos cine a niños, que se hace Cataluña, Madrid y Galicia, y ahí está Nelly Reguera, Alba Cross ( “Las amigas de Agata” ), Meritxell Colell… y con lo de la SGAE conocí  a Mar Coll y a Valentina Viso que me han ayudado mucho con el proyecto también. Entonces al llegar de Londres para mí, mi relación con directores, era con mujeres. Entonces no siento que falten porque a mi alrededor sí que las hay y que estamos en ello estrenando nuestras pelis.

Pienso que hay que ser optimista y que sobre todo nos tenemos que poner las pilas y nos tenemos que atrever.

Volviendo a “Verano 1993″, ¿qué dijeron las niñas cuándo se vieron?

Fue muy fuerte, en Berlín se vieron por primera vez, y fue muy raro, yo no vi la peli, yo las miré a ellas todo el tiempo (risas de nuevo) ,claro, no rodamos en orden cronológico y ellas no eran muy conscientes. Con Laia rodando no hablamos de la muerte había otras maneras. Paula es muy pequeña y no lo entiende, pero Laia aun cuando vamos a una proyección quiere quedarse y verla otra vez. Paula no, ¡Paula en Málaga se durmió! Pero fue bonito porque también mi pregunta era, de qué se van a acordar estas niñas después de todo esto tan intenso, y sí se acuerdan de cosas. Fue intenso y bonito.

Has elegido a una protagonista para que recree parte de tu vida, si ahora tú pudieras elegir ser protagonista de una película ¿Cuál sería?

Dos pelis que me encantan son “La Ciénaga” de Lucrecia Martel, argentina. No querría ser protagonista de esta película (más risas) pero es una obra de arte y es una primera peli. Para mí es una de las mejores cineastas que existen. Y también hay otra de la directora Alice Rohrwacher, medio italiana, medio alemana, que se llama “La Maravilla” . Fue una peli que me ayudó mucho de tono porque se sitúa en un sitio rural, también trata la familia,etc.

Y hay mil pelis que me inspiran pero ahora mismo estas dos directoras para mí son referentes.

  • Cine
  • Uncategorized

????

Aquí tenéis la Programación de la 31 Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona. Se desarrollará los días 9, 12, 13, 14, 15 y 16 de junio.

MuestraCMP_2017_Programa  cast

MuestraCMP_2017_Programa_eus

Este año, organizando la Muestra, ha sido inevitable que el recuerdo de Josetxo Moreno, que el verano pasado nos dejó, viniese con fuerza. Josetxo además de socio de IPES, fue colaborador cerca de tres décadas de esta esta Muestra y sobre todo amigo.

¡¡¡Josetxo te recordaremos siempre!!!

Comienza la cuenta atrás, esperamos que os gusten las películas, temas e invitadas que vamos a recibir.

¡¡¡Os animamos a que vengáis a disfrutar de esta Muestra de cine de Directoras tan interesante!!!

Ver pagina de la Muestra

Noticias sobre la Muestra

 

 

 

  • Noticia
  • Uncategorized

 

images

Elena San Julián (IPES) y Josetxo Moreno (Golem) coorganizadores de la Muestra internacional de Cine de Mujeres de Pamplona

 

 

Escribimos hoy con mucha pena por perder a un compañero y gran amigo como Josetxo Moreno.

Socio histórico de IPES y coorganizador durante 30 años de la Muestra Internacional de Cine y Mujeres de IPES-Golem.

josetxo

Te recordaremos siempre.

 

La despedida civil será el martes día 26 de Julio a las 20.00 en Cines Golem Baiona.

 

Articulos:

Fotogramas

El País

Diario de Navarra

 Diario de Noticias