Experiencias de cine

  • Cine

[Entrevista a Vanina Vázquez por Isabel Díaz Marín]

Trapé dice que quería hablar sobre la decepción, la particular que habita en este grupo de amigos, pero es inevitable ver rasgos de ese desencanto generacional. Si en parte, es un “fracaso compartido”, en tu opinión ¿Qué les impide  reconocerse en ese momento y poner en común lo difícil que es la vida?
Quizás se lo impide el ideal que tienen del grupo que han sido. Cada quién desde su momento particular enfrenta un momento de cambio vital en sus vidas. Entre las historias aparece la maternidad, las transformaciones e inestabilidad en el empleo o el amor que se acaba.
Este encuentro en Berlín representa una vuelta a un momento de la vida dónde las cosas sucedían de otra manera y con todo el porvenir, con un futuro prometedor. En cambio, el presente se muestra con todo su peso, el tiempo no es infinito, las decisiones suponen caminos y el contexto es adverso a pesar de lo que te ha prometido la sociedad si estudiabas.

Vanina Vázquez
Las amistades tienen tiempos y no siempre son posibles para toda la vida, como los amores. Este grupo parece no haber dado cuenta del tiempo que pasó hasta que se encuentran y el punto del fracaso es algo que no desean compartir. En este presente se ven en las diferencias, lo que no los une. Quizás con suerte en algún personaje queda el afecto que los unió pasado, pero no es seguro que lo sea en todos.
Además, el grupo me muestra todo lo que soñaron 20 años atrás y no será ya posible, y muchas veces queremos vivir de espaldas a estas cuestiones que vivimos como frustraciones.
Son las mujeres de esta peli también un buen ejemplo de su generación: ¿profesional independiente y desempleada? Pareciera que el mercado de trabajo no tiene mucho espacio para ellas…
Quizás son ejemplo de cosas que cuesta que cambien. La maternidad es presentada en la película como un momento de movilización interna importante dónde se actualiza algo de un amor que no ha podido ser. Muy lejos de estar centrada en la criatura, nuestra protagonista se hace preguntas sobre el amor, sobre su identidad y sobre su actual pareja.
La situación que presenta la película es profesional independiente, precaria y madre. Todo esto lejos de fluir en la vida de esta mujer se presenta como complejo y muy alejado del ideal de maternidad que sostiene la sociedad.

Vanina
Según Elena Trapé el hecho de que la ESCAC esté “produciendo”  a un gran número de realizadoras, se debe a que eliminan el factor Hombre-Mujer de los proyectos y a que pedagógicamente, enseñan a rodar, rodando ¿Cómo experta en género, que opinión te merece esto?
El factor hombre-mujer es necesario conocerlo y abordarlo en la complejidad que las discriminaciones tienen.
Medidas neutras en el abordaje del acceso a los recursos en el área que sea, se han mostrado contrarias a modificar las discriminaciones que se producen en los entornos de trabajo, creación, etc.
Es necesario detectar si se producen esas discriminaciones y tomar medidas que corrijan las cuestiones que pueden afectar a los proyectos y condicionar su desarrollo desde el punto de vista de género.
Se empieza a hablar de unas ciertas características comunes en el discurso narrativo de estas realizadoras, que básicamente apuntaría a pocos artificios y mucha verdad ¿Nos encanta lo de crear “escuelas” y “voces en femenino” o es posible que exista una forma de contar que diferencia a las mujeres?
No me gusta pensar en esencialismos. No considero que por el hecho de ser mujeres tengamos una esencia que nos permita narrar la realidad desde otro punto de vista.
Ahora si llamamos “mirada o voces en femenino” a una posición que interroga la realidad, que abre el punto de vista a personajes fuera de los estereotipos sociales y propone una crítica a la o el espectador, creo que podemos pensar que mujeres y hombres pueden aproximarse a la misma.
Se trata de una mirada que incorpore la complejidad del mundo, la diversidad de personas y la complejidad moral a las que nos enfrentamos en lo cotidiano. Una mirada que desafíe lo convencional para aportar una crítica social.
Y por último, nos quejamos permanentemente de lo “alienadas” que vivimos, de la desinformación que produce el exceso de información y de las muchas mentiras que nos cuentan, pero ¿aguantamos bien que nos muestren las “verdades” en pantalla grande?
Buena pregunta… pienso que hay de todo. A veces una película puede dejarnos indiferentes y otras veces puede introducir una pregunta que nos haga reflexionar sobre algún aspecto de nuestra vida o nuestra sociedad.
Yo creo que la cuestión es cuán dispuestas estamos a dejarnos interrogar por una mirada, por una historia o por un personaje. Seguramente no es para todo el mundo y muchas personas pueden buscar el mero entretenimiento en algunos productos. Pero aún en esos productos estemos advertidas de que ningún producto es neutro a la ideología, que aún en los productos más comerciales hay una intención.
Desde mi punto de vista, espacios como la Muestra de Cine y mujer, ofrecen el momento del coloquio, en el que muchas veces podemos dar una vuelta a la película que se ha presentado de tal forma que surge un contenido o reflexión que no habíamos tenido en cuenta. Pienso que es muy interesante poder hablar de las películas, reflexionar sobre lo que se ha visto y construir ideas sobre ellas.

  • Cine

[Entrevista a Carmen Velasco por Isabel Díaz Marín]

“Frankestein” es un personaje fundamental del imaginario colectivo, no así su autora Mary Shelley. Carmen Velasco no se cansa de insistir en la importancia de reivindicar a esta escritora, a la que considera casi un “milagro” por la calidad de su obra a una edad tan temprana.

¿Crees que Mary Shelley es una autora que debería leerse en los colegios?
Sí, sin duda y contundentemente sí.
Porque “Frankestein” es un libro fundamental de la Literatura Universal, Mary Shelley con Frankestein y después también con “El Primer Hombre”. Sí creo que se debe leer esa obra y conocer un poco también su contextualización.

Implica esto ¿qué haría  falta una revisión en materia de género sobre los Programas de Literatura?
Totalmente, en concreto, hay una asignatura en Bachillerato que se llama Literatura Universal que estuvo en 2º de bachillerato, en la selectividad, que después quitaron y la han vuelto a poner en 1º; y los manuales que yo he consultado ni siquiera mencionan a Mary Shelley. Por supuesto, está su marido Percy Shelley y otros muchísimo menos importantes.

Carmen Velasco

¿Es una autora absolutamente invisibilizada ?

Sí, y fundamental que se visibilice. Por eso me ha encantado que pongan esta película de la que podemos tener una visión mejor o peor  pero me parece una reivindicación estupenda. Yo llevo diciendo que hay que reividicarla desde hace mucho tiempo, incluso en mis clases de traducción, utilizo fragmentos de la obra. Este año es el 200 aniversario de la publicación de “Frankestein”, y yo insisto en la necesidad de conocerla. Se han hecho nuevos estudios sobre la obra, y todavía tiene que sacar muchísimo.

Sobre la visión que plantea Haifaa Al-Mansour en su película ¿Era Marye Shelley una mujer tan fuerte y tan independiente como la presenta la película?
Fíjate, que yo creo que no la presenta tan independiente, y éste es el conflicto que yo veo, con ese final que lo que hace es como dar marcha atrás y reconfigurar todo lo que ha dicho anteriormente. [...] Ella era una mujer compleja, pero no creo que fuera del tipo que lo acepta todo por amor. Me parece muy bien que Shelley no se apropie de la obra, pero también es verdad que creo que no se puede aplaudir ese final.

El referente de la madre está muy presente pero según la película el padre también juega un papel fundamental, y es quien más la invita a buscar “su propia voz”, cuyo producto final es “Frankestein” ¿esto fue así realmente?

Los estudios dicen que ella odiaba a su padre, aunque él era un intelectual importante y finalmente apoyó “Frankestein” pero ella lo odiaba. Quizá tenía esa especie de conflicto, ¿no? un complejo de Electra. Pero no, no me consta que esa relación fuera así. Esto es otra licencia. Hay algo en lo masculino que rodeaba a Mary Shelley a lo que parece que la directora le quiere dar mucha importancia. No la veo, tan fiel, pero bueno es un punto de vista. Marye Shelley se puede ver de muchas maneras.

Tal vez el mayor rasgo de valentía y de independencia lo encontramos cuando ella decide romper con todo y se anima a escribir y pelea por la publicación,  ¿crees que se puede establecer un paralelismo con la directora, rodeada también de condiciones especialmente complicadas para poder crear?

Quizá sí, a través de Marye Shelley ella habla un poco de sí misma. Pero bueno ella dice que busca el empoderamiento, a lo mejor la mirada que pone en las figuras masculinas creo que les da una importancia que tal vez no tuvieron, tal vez es tomarse demasiada libertad. Sin embargo hay otras situaciones que no refleja como  la relación de creación conjunta entre Shelley y ella, y que creo que esa relación entre escritores es normal. Porque realmente el planteamiento que se hace en la película sobre la creación de la obra es realmente una visión muy romántica.

Carmen Velasco durante el coloquio

A pesar de que ella tiene 18 años cuando la escribe y de que es una primera obra, ¿se puede considerar “Frakestein” como una obra de madurez?

Totalmente. Y es raro, es realmente una cosa insólita. También Rimbaud  fue un poeta genial a los 18 años y después lo dejó todo. Es insólito realmente que una chica de 18 años escriba una obra de este tipo. Pero es insólito por un lado, pero por otro lado ella era una mujer que desde muy pequeña había leído mucho. En ella se concitaron muchos elementos. Era muy culta, [...] y la época fue muy importante también. Ella leyó mucho a Rousseau, ella consideraba que el ser humano era bueno pero la sociedad lo hacía malo. Había leído mucho sobre ciencia, y también le influyó mucho la revolución francesa, todo lo que ocurrió le pareció un horror. La modernidad le parecía un horror  y ella tenía una disposición negativa, “Frankestein” es esto y por eso la han considerado conservadora. Que desde un punto de vista puede considerarse así porque lo que dice es que el producto del horror de la ciencia es un monstruo, y además la sociedad que lo crea no asume que lo ha creado, lo quiere destruir y al final, nos destruimos todos. Eso es lo que viene a decir Frankestein, y también muchas otras cosas más pero eso lo dice también y ella lo consiguió. Y es una obra de madurez, y por eso ha impregnado tanto, independientemente de que el cine ha hecho también su papel porque esta obra es muy icónica.

Como escritora, ¿qué valoración harías de la situación de las mujeres en el momento actual de la literatura, cómo las trata la industria?  ¿y a qué te suena el término “literatura de mujeres”?

Creo que ahora tenemos un nivel de igualdad, a las escritoras se les publica. Yo rehuyo totalmente de lo que es escritura femenina porque toda la vida ha habido mujeres que han escrito, ahí está Virginia Woolf o tantísimas mujeres que escriben y no escriben literatura de mujeres. No participo de ese mundo que se quiere imponer como nuestra propia voz.
Creo que esa etiqueta vende cada vez menos, entre la gente joven por ejemplo, es como algo que ha quedado antiguo. Sí es verdad que las editoriales están introduciendo mucho a las mujeres, tal vez porque es como la cuota que hay que cumplir.
Yo estaba de acuerdo en un tiempo con la discriminación positiva pero ahora creo que ahora ya no tiene sentido. Por lo que estoy viendo en la práctica no me gusta cómo se están comportando mis compañeras de género en la literatura. No me gusta cómo están gestionando las editoriales. Se escriben  libros ad hoc porque ahora está de moda lo de la “voz femenina”. Y eso no sé si aporta gran cosa o es una mentira muy grande que al final se va a volver contra nosotras.

  • Cine

[Entrevista a Luisa Etxenike por Isabel Díaz Marín]

Ver “Caras y Lugares” de Agnès Varda ha sido un regalo desde los créditos. Hablar con Luisa Etxenike sobre este “verso suelto antisistema” (así la han llegado a calificar) una oportunidad para conocer más de esta particular mirada Varda. Y de la suya propia sobre cuestiones que considera clave, como la  necesidad de llevar “lo que sucede con la condición femenina al centro del debate democrático”.

¿Por qué esa predilección por Agnès Varda? ¿Qué te parece tan destacable de ella?

La movilidad de la mirada, una artista que evoluciona, que tiene temas o ángulos de predilección y que sin embargo va cambiando, buscando formatos distintos. Metiéndose en temáticas distintas. Así que, la reconozco en sus películas, y al mismo tiempo siempre propone una forma de novedad. Hay la mirada y la voz Varda, como hay el estilo Duras, y sin embargo siempre está proponiendo ángulos insólitos para su propia obra.

Luisa Etxenike

Y hay otra cuestión, para mí muy importante, es que esencialmente su trabajo documental, que creo que es donde ha desarrollado su talento de modo muy especial, tiene siempre una pertinencia extraordinaria. Donde pone la mirada están las interrogaciones que tenemos que hacernos siempre en nuestro tiempo, y con esta última película, está claro. Todas las interrogaciones que plantea son, las de nuestra vida individual y las de nuestro tiempo colectivo.

Ella, que parece escapar de las etiquetas, dice: “más que en un cine feminista creo en un cine radical y libre”. Y además con respecto a esta película con la que pretende, poner en valor a gente que no tiene poder, etc. también dice querer “combatir la idea de lo que corresponde”, compartiendo proyecto con una persona mucho más joven que ella. ¿Qué opinas sobre esto?

El término radical es un término a un nivel menos connotado, y que de alguna manera nos invita ya a la trasgresión. Y para un artista la trasgresión no tiene que ser solo temática, por ejemplo, en sus películas no hay escándalo visual o discursivo. Sin embargo hay radicalidad, que es como un filo. Yo diría que la radicalidad está en el filo de esa pertinencia. Nos obliga a mirar cosas. No puedes pasar, no puedes seguir sin ver, sin preocuparte por esto. Yo veo así la radicalidad. Radicalidad también en el sentido de aglutinar temáticas. Por tanto no desconecta la cuestión de género, de la social, o la de la pobreza, o el medioambiente, etc. Es una mirada que no crea compartimentos, sino que lo ve de una manera global e integradora.

Hay otra cuestión, y esto es más mi percepción, cuando ella habla de la radicalidad que ella atribuye a lo insólito, a lo que no “se espera de mí”, creo que hoy en día luchar contra los fatalismos es una posición política fundamental, radicalmente fundamental. Se nos construye un mundo en el que estamos como representando un papel, la tecnologización, el hiperconsumismo,… nos crean una especie de destino como ciudadanos. Y también esa idea del destino, y de lucha contra el paso del tiempo en la que estamos como continuamente siguiendo una especie de fatalismo, en ese sentido, eso inesperado de su propuesta forma parte de esa rebeldía contra esos determinismos, y creo que eso es lo que la hace también radical.

Podríamos decir, que somos dueños de la escritura de nuestra propia vida, y eso no solo me parece un pensamiento estimulante sino que creo que es un lema político de primera necesidad.

Luisa Etxenike en el coloquio

Dice también que el origen de la comprensión para una cineasta es el documental, ¿ y para tí cómo escritora?

Yo tengo en ese sentido una posición diferente. Lo que hace Agnès Varda es introducir la imaginación, la forma, la estructura artística dentro del pulso vivo de la realidad. Es lo que ella llama documental, pero que en realidad es más que un documental, porque hay elementos de imaginación, y porque en la medida en que intervienes, decides si será este encuadre o no, ya estás creando sobre. Pero ella introduce elementos que están tanto en la composición como en el alma misma de la obra de ficción en ese pulso de la realdad.

A mí, casi podríamos decir que me interesa lo contrario. Me interesa ficcionalizar la realidad porque creo que ese es un espacio de libertad, en el que las cosas no están hechas, las cosas no simplemente hay que mirarlas, sino que las puedes realmente crear. Es una especie de búsqueda de una verdad, o de una dimensión de la realidad que solo se puede ver fuera de ella. Mis libros están conectados con problemáticas sociales, incluso hechos históricos precisos pero siempre desde una ficción. Que me parece el espacio de una búsqueda y de una libertad, no me siento constreñida por una fidelidad a las cosas tal y como fueron, si no que busco la verdad del sentido. Hay una cercanía y al mismo esa libertad para que sea lo que creo que tiene que ser la literatura y el arte, un laboratorio, una especie de multiplicación de hipótesis, no solamente las realizadas, sino sobre todo, las no realizadas.

En uno de tus últimos artículos (sin micro*) hablas de la “falla” frente a la “brecha” de género y dices que el machismo es “el error más terrible de lo que denominamos democracia”

Lo creo, y además como estrategia para combatirlo yo soy feminista y lo digo sin ninguna provocación. Soy feminista como es feminista la Constitución española y como lo son las legislaciones de cualquier Democracia. Es decir, ser feminista es sinónimo de Democracia. Y creo que a veces desde el feminismo, perdemos esa perspectiva. Yo llevaría la cuestión de lo que sucede con la condición femenina al centro del debate democrático, no es una cuestión de ser feminista o no, sino, de ser demócrata o no. Si estamos viviendo en democracia, que promulga la igualdad, etc. entonces sacar las cuestiones que nos afectan a las mujeres de ese ámbito, es un error de estrategia colosal.

Cuando alguien me pregunta, ¿es usted feminista? digo qué pasa ¿qué usted no? si no es feminista se está colocando en una postura que no solamente es inmoral, sino ilegal. Y eso es lo importante para mí, la condición femenina, es la “prueba del algodón de la democracia”, de calidad de la democracia. No un asunto de cómo se sitúan las mujeres con respecto a los hombres. Y hay que llevar el debate ahí. Porque qué significa que un país se acepte un 20% de desigualdad salarial durante…siempre. Significa que estamos declinando mal, antidemocráticamente nociones como la justicia, la igualdad, etc. Por tanto, es una cuestión de democracia. Creo que debemos introducir la condición femenina como uno de los elementos clave del barómetro democrático de una sociedad.

* Artículo “Sin Micro”

  • Cine

[Entrevista a Mª Ángeles Fernández por Isabel Díaz Marín]

El tiempo no ha querido aportar su granito de arena, o de sol en este caso, para recibir a Mª Ángeles Fernández así que ha llegado de un Bilbao gris a una Iruña igual de gris. Pero toda esa luz que nos faltaba fuera, hoy la hemos encontrado dentro de la sala de cine, acompañando a Teresa en un viaje interior hacia un destino imprevisto, “ese lugar seguro donde realmente existe, dentro de uno mismo” (Cecilia  Atán y Valeria Pivato).

Dices en tu web que  “El periodismo es intencional, intenta provocar algún tipo de cambio”. Esto mismo es aplicable al cine, ¿te parece “La Novia del Desierto” un buen ejemplo?
Sí, yendo al origen de la frase esto viene porque en la carrera de Periodismo nos hablan mucho de la objetividad y la neutralidad, y son formas de entender la profesión que no comparto. Quienes hacemos los textos o escribimos noticias somos personas y creo que lo que tenemos que hacer es ser honestas. Entiendo que el periodismo está para cuestionar el poder, que tenemos que estar del lado de las víctimas. Yendo más allá, en mi faceta como activista cuestionar el poder creo que es una forma de estar.

Maria Angeles Fernández

Entiendo  que esta película está claro que lo hace en muchos ámbitos. Por un lado el hecho de que esté hecha por dos directoras que puede parecer una anécdota que lo digamos pero que sean mujeres directoras ya es una ruptura con la forma habitual de trabajar del mundo del cine. Que además hablen de una mujer de 54 y empleada de hogar, que a nadie le importa la vida de una empleada de hogar, de las mujeres que nos cuidan,también me parece una forma de estar al lado de quien nos sostiene, y en muchos casos de las víctimas del sistema. Me parece fundamental por quién lo cuenta, sobre quién lo cuenta y cómo lo cuenta. Una película sin grandes artificios pero muy cercana.
He querido buscar dos claves  de interpretación, de una parte la de clase, una mujer empleada del hogar de cincuenta y pico años y no tiene vida, más que cuidar a los demás. Yo con mi periodismo y mi forma de entender la vidad el eje de clase lo tengo clarísimo, además de por a dónde voy y de dónde vengo. Y un segundo eje, el feminismo. Los cuidados en el centro de la vida y cómo el papel de las mujeres está infravalorado. Por ahí tiene hilazón con esa frase que comentas.

Retomando el tema de la edad de esta mujer, que es un perfil poco frecuente como protagonista. Las directoras decían con respecto a esto que “creían que se había instaurado mucho la creencia de que lo que no te pase antes de los 35 años, no te pasará” ¿Qué opinas sobre esto?

Yo creo que tenemos mucho que aprende de nuestras ancestras, maestras, madres, abuelas, tías… a veces está muy infravalorado el saber de quien nos precede. Porque creemos que somos jóvenes y nosotras podemos con todo. Hay momentos en que puedes sentir eso por la edad pero creo que hay que ver que la vida va más allá, que cada vez más, la vida es amplia, que tiene muchos recovecos y muchas vueltas. Yo tengo 35 así que sentirse vieja a los 50, entiendo que es lo normal, no lo sé, porque aún espero vivirlo.
Pero sí creo que es fundamental que el cine nos cuente otras realidades. Y no solo lo que le pasa a gente joven o con éxito, guapita… si no sobre la multiud de mujeres. Que te cuenten cómo se siente una mujer y cómo afronta su nueva vida, o una atracción sentimental por alguien, con 54 años me parece genial, con 54, con 80 o con 15.
Aunque al final, los medios o el cine nos cuentan una parte muy mínima de la realidad.

Es complicado y a veces un poco devastador, luchar contra estos mensajes sociales, cuando se van atravesando ciertas edades o no se cumplen los parámetros. ¿Es un fracaso tener 54 años y no tener un lugar en la vida?

Yo no creo, porque qué significa tener un lugar en la vida. Esta mujer con lo que ha despertado en esta otra persona, eso ya es fundamental. Lo que pasa es que nos venden una idea de éxito que se la creerá…, bueno quien se la crea, pero que no existe.
A mi me parece muy bonito que la vida de esa mujer haya estado dedicada a los demás, me parece menos bonito que eso haya implicado no tener nada, o sentirse desahuciada cuando eso se acaba. Lo que pasa es que la idea que nos venden de éxito o fracaso son construcciones que no afectan a la mayoría. Para esta mujer ha sido un éxito tener un trabajo toda la vida, así que qué es un éxito o qué es un fracaso. Cada una tiene que decidir cómo quiere vivir y qué significa cada cosa.

Coloquio la novia del desierto

Representar el sentimiento de “no lugar” ha sido una intención en esta película, y además dicen que éste es un tema universal. ¿Qué pasa para que el “no lugar”sea un tema universal? ¿Tan perdidas estamos en la vida?

No, pero el marketing, la publicidad, los medios y la producción cultural de masas crean unas expectativas que si no las consigues estás perdida. Pero al final qué es un lugar o un no lugar, pues la forma de estar de todas, porque ¿quién está en el pico de la ola las 24h y es feliz? Lo que pasa que como es una idea fea de vender no está en los medios masivos, pero es la vida de cada una. ¿quién no está desubicada? Lo estamos todas, a veces más o menos. Pero eso es lo bonito¿no? (risas)

¡Claro! y ese proceso de buscarse…

En cuanto a la fórmula de la coproducción qué te parece…
¿te refieres a qué sean dos mujeres?

bueno yo lo decía más por la idea de que ayuda a atravesar fronteras,

Bueno en el sentido de la universalidad de los temas, que se pueden dar en Chile, Argentina, cualquier país de latinoamérica o en el Estado Español,  y que es capaz de generar empatía, creo que sí, que eso ayuda atravesar fronteras. Pero además la  actriz es chilena y fíjate, ¡es un eje fundamental de la película!
Conversamos un poco sobre cómo se gesta esta colaboración, el elemento clave es el fichaje de la actriz (Paulina García), lo que abre la vía a la coproducción y al posterior recorrido de la película. Pero la pregunta de Mª Ángeles y el peso de la actriz protagonista nos lleva a valorar la colaboración real de esta película,entre las mujeres presentes en ella.

Sí, es que esta mujer es el peso de la película, y además está mucho antes que el actor. Está casi un año trabajando con ellas matizando el guión, el personaje, es decir que el hecho de generar sinergias y redes siempre beneficia.
Me ha parecido super alucinante que sean dos mujeres las que hagan su ópera prima de este tema con una mirada tan íntima y tan cercana,¡joder! ¡qué capacidad de empatía, de trabajar juntas! ¿por qué no trabajamos más veces juntas en vez de tanta competitividad? Me ha parecido super bonito.

¿Es esto una cosa más de tías?

Yo creo que sí, la capacidad de ceder tu protagonismo para que sea algo del común, de las dos en este caso. De hecho decían que al principio la idea era que cada una trabajara más una parte, una la dirección de actores, y la otra otra cosa, delimitar más todo. Pero después fue imposible, y estaban las dos en todo *  y eso les daba seguridad decían, porque sabían que siempre tenían ese colchón de la otra. Creo que es una cosa más de mujeres, la verdad que sí.

*(Cecilia Atán y Valeria Pivato han son directoras, guionistas y productoras de esta película)

  • Cine

[Entrevista a Paloma Fernández por Isabel Díaz Marín]

Paloma nos acerca a la realidad de los procesos migratorios, que erróneamente tendemos a considerar actuales “Sí que tendemos a ver que los procesos migratorios es lo más reciente que nos ha llegado, entonces hay una visión muy corta histórica”, aunque lo correcto sería entender  que “parten de la base de la especie humana, desde que emigró de África como especie”. Y otro error en la lectura de este fenómeno hasta hace escaso tiempo ha sido  “que la visión de la inmigración ha sido masculinizada, tendemos a pensar que el inmigrante y el emigrante es un hombre, un hombre joven que va a buscarse mejor vida, un hombre casado que va a proveer a la casa…”.
Por eso queremos saber ¿qué supone aplicar la perspectiva de género en la mirada sobre el fenómeno de las migraciones?
Desde un punto de vista feminista tendemos a decir, como dice alguna antropóloga feminista, referencial para nosotras, como es Dolores Juliano,  que en la base de la especia humana está la migración femenina porque en sociedades patriarcales  y de familia troncal, como éstas asiáticas o la nuestra cristiana, lo que ha hecho siempre la novia es ir a casa del novio, esto es una primera migración.

Paloma_Fernández

Si vamos mucho más cerca históricamente en entornos locales podemos tener, normalmente mozas, como las alpargateras, que iban a Francia, tenemos trabajo de bordadoras, trabajo de servicio en la casa, etc. ha habido mucha migración femenina lo que pasa es que ha estado bastante oculta. Entonces la visión del género en las migraciones es ver a las mujeres, y verlas además no solamente como elementos objeto, que las traen o las llevan por reagrupación familiar, sino que han sido y son pioneras en muchos procesos migratorios y que además son ellas las que también pueden establecer nexos en las comunidades, entre comunidades. [...] Si hablamos de este caso más concreto de la sociedad pakistaní, podemos encontrar cierta similitud con algunas comunidades que podemos tener aquí en Navarra procedentes del Norte de África. Son más los hombres los que tienen una inserción laboral, tienen una itinerancia, normalmente tienen una familia aquí y otra allí, y es verdad que las mujeres han estado más sujetas a “ser traídas” como apoyo doméstico, como apoyo de red. Y si hablamos del colectivo pakistaní es verdad que ha costado más, cuesta más, porque no está dentro de su proyecto que las mujeres trabajen, que sean proveedoras, que sean independientes económicamente.

Cuando el viaje se hace desde una cultura donde la situación de la mujer es mucho peor hacia sociedades más “modernas” ¿debemos suponer que se  va a dar un empoderamiento de estas mujeres?

Por lo que yo conozco de la población pakistaní en la Rioja yo no podría decir que conozco chicas que se han empoderado en La Rioja, y tampoco te diría que las mujeres riojanas estén especialmente empoderadas. Claro el caso de la película es Oslo, es Noruega y hablamos de La Rioja. Lo que vemos en la película es que estás mujeres que viven en esa comunidad cerrada pakistaní en la que viven en Noruega están como atrasadas y supeditadas a los hombres. Sin embargo no sabemos muy bien cómo viven las noruegas, no aparecen. Aparecen unas mujeres noruegas, que tienen un papel más de policías que de  trabajadoras sociales, y que si lo miramos desde el punto de vista del género resulta curioso, ¿quién trabaja en los servicios sociales? las mujeres, como aquí y como en La Rioja. Con esto quiero decir que no nos distanciamos mucho con respecto al patriarcado. Que sería muy diferente si fuera un hombre quien se sentara a hablar con este padre de la película. También podemos tener esto en consideración, cuál es la visión que tenemos de atención a la infancia y que lo hacemos siempre las mujeres, seamos noruegas o de aquí.

paloma_fernandez
Otra cuestión, es que lo que vemos de esta chica es que tiene 16 años y lo que quiere es salir de fiesta. Que tiene  un grupo de amigos de origen diverso, mixto, de barrio según parece. Entonces ¿podemos llamar empoderarse a salir de fiesta, ponerse medias caladas…? eso es pasárselo bien. Empoderarse yo lo entendería como poder tomar tus propias decisiones, saber qué es lo que quieres, elegir…claro que a los 16 años eres una niña. Sí que es muy importante que tendemos a pensar que empoderarse es el consumo. Porque lo que hace esta chica es consumir cerveza, consumir música, consumir fiesta de noche, obviamente lo normal a esas edades, escabulle el control paterno. Con lo cual por lo que vemos en la película, no hay ningún otro rasgo de empoderamiento y no vemos ningún otro rasgo de que las noruegas estén más empoderadas. Si no supiéramos nada de la sociedad noruega no sabríamos nada  de cómo están las mujeres noruegas. Hay un momento en que el padre dice de ella que le encanta estudiar y que quieren que sea doctora o ingeniera, es decir, aquí nuestras hijas en general no queremos, y ni ellas mismas quieren, ser doctoras o ingenieras. La decantación de estudios es muy gravosa todavía. En eso nos parecemos mucho.
Por eso es muy importante aclarar a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de empoderarnos, porque si tiene que ver con el acceso al consumo igual sí que nos hemos equivocado en este primer mundo pensando que porque puedo consumir soy más libre.

¿Cómo se debería trabajar este tipo de conflictividad que se genera?

Para la comunidad pakistaní hay que tener en cuenta que entra en gran medida de forma irregular eso ya hace que un colectivo esté en situación muy vulnerable. Y que sus elementos más débiles, la gente joven y las chicas, estén en una situación muy vulnerable. Las familias que entran aquí son de estratos económicos altos, cercanos incluso a determinados estamentos nobles[...]. No es muy fácil trabajar en situaciones de irregularidad sobrevenida, esto dificulta mucho porque la población se vuelve muy esquiva, se protegen mucho y hay un gran control. Tanto en la situación que plantea la directora en Noruega, como en las comunidades que hay aquí. Existe mucho control, por ejemplo las relaciones entre chicos y chicas no se dan, hay una vigilancia muy extrema. Ahí no es fácil intervenir si no se hace desde las comunidades y desde la gente de las propias  comunidades y yo creo que eso es lo que se está haciendo desde las asociaciones. En la medida en que estos colectivos puedan tener un mayor amparo legal, y puedan entrar de manera legal, porque hay que recalcar que su situación de vulnerabilidad está muy sujeta a su situación de irregularidad documental. El control social, por supuesto es más alto con las mujeres, pero los chicos tienen también  hay un alto control.
Se está haciendo un trabajo en red con las propias comunidades con la gente de los colegios y las familias  y yo creo que en 14/20 años que llevan en La Rioja se ha avanzado bastante. Hay mujeres y hombres con los que puedes hablar, pero también tenemos que preguntarnos ¿cuántos amigos o amigas tenemos que sean pakistaníes? también tenemos que hacer un esfuerzo, no mirarlos de una manera tan condescendiente y abrir la escucha.
¿Qué pasa con estas personas inmigrantes de 2ª generación que están en “tierra de nadie”?
Aunque técnicamente si se puede hablar de emigrantes de primera y segunda generación. Desde el punto de vista de los estudios que llevamos actualmente tendemos más a hacernos un cuestionamiento de quién no es inmigrante en la ciudad como decía una antropóloga. Es decir si yo tengo que hablar de mi propia biografía, tengo que decir que técnicamente soy inmigrante de 2ª generación. Hay muy poca gente, probablemente que pueda decir que lleva muchas generaciones en el mismo lugar donde trabaja o donde vive. Y cada cual puede de alguna manera, hablar de cómo es ese proceso de extrañamiento, de inclusión en el nuevo patrón cultural cómo es vivir entre diferentes costumbres.
Esta directora es un buen ejemplo una chica noruega, hija de emigrantes pakistaníes que ha sido capaz de llegar al Festival de Toronto y mostrar esta realidad social desde el punto de vista de la ficción. Y puedo citar otros ejemplos de chicas jóvenes y no tan jóvenes que viven en La Rioja que han conseguido estudiar ya de mayores. Que han estudiado Magisterio, o ciclos formativos que tienen que ver con la Integración Social o con la Animación Sociocultural, como una manera de seguir siendo mediadoras culturales. No lo hacen de una manera muy a la vista, porque en la medida en que lo hacen así pueden trabajar mejor con sus propias comunidades. Tengo que decir que las comunidades que han venido aquí están haciendo un gran esfuerzo, lo que no tengo muy claro es si nosotras y nosotros estamos haciendo un gran esfuerzo por ver esos cambios y por reconocerlos. Por ser capaces de ver que tal vez tenemos que abrirnos un poco más a ver esa realidad, y a ponernos en un espacio intermedio, no en el nuestro. Salir de nuestra zona de confort y hablar, tener espacios de encuentro. Tenemos que escucharlas y así las conoceremos.
¿Qué opinas de la representación de los papeles femeninos en la película?

Creo que son durísimos, y si eso que cuenta es lo que le ha pasado, creo que tiene una cuenta importante con las mujeres de su casa. Eso nos muestra una realidad que igual no nos gusta ver, y que ocurre en nuestra sociedad también, si yo elijo por amor cuidar a mi marido, cuidar a mi familia, pero luego estoy pasando factura de ese sacrificio estoy haciendo un flaco favor a mis hijas, y a mis hijos. Y eso sirve para las musulmanas y sirve para las cristianas. A día de hoy, con democracia y sin democracia. Es decir, si tú me vas a pasar factura por todo lo que me has querido y porque me vas a decepcionar si no haces lo mismo que yo es un precio carísimo el que pagas por el amor que te han tenido. Es muy interesante cómo muestra a las mujeres, a las de su casa, pero también a las noruegas, son papeles que tampoco dejan mucho a lo humano. Creo de hecho muestra a los hombres con un mayor colorido emocional.

  • Cine

[Entrevista a Gloria Nielfa por Isabel Díaz Marín]

Gloria nos recibe con una sonrisa y un montón de conocimientos sobre las mujeres y su historia, sobre las de aquí y las de allá. Estudiosa, arte y parte como ha sido de la historia feminista, señala que no hay países mejores o peores en esto, que cada uno tiene sus circunstancias y que no debemos hacer una lectura lineal. El camino es largo y el trabajo  constante, porque ese trabajo de ayer siembra el fruto de hoy.

Cécile Bühlmann, sufragista suiza, decía sobre esta película que las jóvenes habían recuperado el interés por conocer la historia de la lucha feminista. ¿Seguimos necesitando suscitar interés por el feminismo?

Yo creo que  actualmente existe mucho interés por feminismo, pero  quizá no se conoce bien toda la historia. Partiendo de la situación en España yo estuve en el movimiento feminista en la época la transición y décadas después he tenido la sensación de que las jóvenes consideraban esto del feminismo algo como de otra época. Que ellas vivían en una época en la que ya existía la igualdad y ya estas cosas no les interesaban. Yo a eso siempre lo llamo la “falsa ilusión de la igualdad”.

Gloria_Nielfa

Lo veo por ejemplo con las estudiantes  que están en un momento se creen en una situación de igualdad. Pero luego cuando acceden al mundo laboral o empiezan a formar una familia es cuando viven más intensamente las desigualdades. Creo que actualmente las formas de discriminación son más sutiles de lo que lo eran en mi juventud, porque entonces eran brutales.

 La realidad  y la circunstancia personal se impone. Eso es un poco lo que la Petra Volpe dice de su protagonista, escoge contar la historia desde Nora, esposa, madre… en un momento de  toma de conciencia de que todo lo que sucede en la política tiene que ver con su vida.

Sí, creo que sí.  El acceso al trabajo, a la familia, esos son los ámbitos donde se empiezan a sentir más las desigualdades. Y  Nora es un ama de casa que en un momento determinado dice yo podría tener un trabajo a tiempo parcial y el marido le dice que sin su permiso no lo puede hacer, es la ley. Entonces ella empieza a descubrir cómo le afecta la ley.

 Y esto parece un fenómeno universal, porque hablamos de Suiza. Que a pesar de que sigue considerado como una de las democracias de referencia, en datos de 2017 se decía que seguía aumentando la brecha de género y que aprueba el voto de la mujer en 1971.

En cada país en cada circunstancia ha tenido sus ritmos  pero tampoco debemos decir que unos países han sido los avanzados y otros no porque unos han sido avanzados en unas cosas y otros en otras. En el SXIX las mujeres rusas y de otros países iban a estudiar  a las universidades suizas cuando no podían hacerlo en sus países y en cambio es el último país de Europa en establecer el sufragio para las mujeres, no podemos tener una visión lineal.

El caso suizo es muy llamativo, pero se entiende porque es una Democracia participativa donde para hacer cualquier  cambio en la constitución hay que someterlo a  referendum, eso se convierte  en un círculo vicioso. Como los que tienen la ciudadanía son los varones son ellos los que participan en el referendum. Por eso en 1959 se da un primer referendum para aprobar el sufragio de las mujeres y 2/3 de los varones votan en contra y después en el 71 es al revés [...].

Por eso que comentábamos de las relaciones entre lo privado y la política, los varones sentían que perdían autoridad en la familia, que perdían privilegios.

 

Tenemos que entender que en ese período 59-71 hay cambios…

Sí, aunque realmente las mujeres suizas llevaban 100 años luchando por el sufragio. 1868 hay una mujer María Goegg que funda la 1ª Asoc. Internacional de Mujeres. En 1929 habían reunido 250.000 firmas a favor del sufragio, […]  Es decir, que hay una lucha de años.

Así que realmente el feminismo suizo ¿es muy antiguo?

Sí, lo que pasa es que el sistema suizo en muy complicado. Hay tres niveles de ciudadanía, el municipal, el cantonal y el federal. Para tener la ciudadanía federal hay que ser ciudadano de un municipio. Y ahí todo el tema de la ciudadanía para las mujeres se entremezcla con el tema de la ciudadanía para los extranjeros quienes no adquirían la nacionalidad de forma inmediata. La mujer suiza que se casaba con un extranjero perdía la nacionalidad y adquiría la del marido. Esto pasó en muchos países, pero a nivel internacional esta cuestión  se plantea en los años ´30 del S.XX y se acaba adoptando un acuerdo internacional para resolverlo.

En el caso suizo tienes muchas implicaciones, porque las situaciones de viudedad o divorcio les hacían perder la ciudadadanía y después, en la práctica,  les costaba mucho recuperarla. A los hijos la ciudadanía les viene por el padre, no por la madre. Así que ellas luchan por la ciudadanía dual, adquirir la del marido pero mantener la suya.[...]

Hay mujeres que han trabajado mucho, en 1868 la primera Asoc. internacional de mujeres la crea una suiza, o la revista feminista más antigua que aún se sigue editando…

La clave para conseguir cambiar todo esto es cuando, una de estas mujeres se da cuenta de que lo fundamental es hacer campaña para que las mujeres se impliquen en política, en sus municipios y en sus cantones. Va de puerta en puerta haciendo este trabajo, planteado a medio plazo, para que posteriormente ellas puedan tener una influencia sobre sus compañeros varones y llegar a ganar el referendum del 1971.

Vemos ese trabajo constante,  que siempre hace el feminismo, aunque a veces se paralice…

Sí, hay momentos de avance y retroceso, pero después se enlaza con lo anterior, no nace de nuevo.

¿Cuánto tienen estas pausas que ver con la falta de referentes? ¿Qué ocurre con ésto, o con la educación donde cuesta encontrarlos?

En los últimos tiempos sí estamos luchando mucho, estamos trabajando desde las Universidades,  y desde los grupos que nos hemos interesado por el feminismo por llevarlos a la educación, pero durante demasiado tiempo estas cosas no se enseñaban.

Por eso es muy interesante esa preocupación por hacer una Historia no androcéntrica y que incluya la Historia de las mujeres. Estamos en ello.

Pero es más fácil actualmente, crear asignaturas específicas que cambiar el contenido de las llamadas generales.  Esta es una batalla en la que yo insisto mucho.

Hemos conseguido que se pueda crear Historia de las mujeres pero lo que yo quiero también es que cuando una asignatura se llama Historia de España o de Europa o Universal, en esa asignatura también se hable de las mujeres. Y eso, eso ya cuesta más.

Suena a que se quiere seguir manteniendo ese Orden Divino. ¿Qué le sugiere este título?

Está muy bien porque toma una frase de la Biblia para callar a estas mujeres. Que eso que ellas quieren va contra el Orden divino, porque las mujeres deben obedecer y deben callar. Lo dice la Biblia.

¿Sigue un poco pasando lo mismo y por eso hay menos espacios para la voz  de las mujeres o para sus historias?

Cada vez van teniendo más espacio pero a base de mujeres que se interesan en serio y quieren ponerlo en la Agenda, en la actualidad.

¿Para cuándo un Orden más “humano”, más inclusivo?

Pues no sé para cuándo, estamos en el buen camino pero tenemos que hacerlo entre todos y todas.

Hemos hablado de sus inicios  en el feminismo, ¿cómo ve una de las fundadoras de uno de los primeros institutos de investigaciones feministas este último 8 de Marzo?

¡Pues estupendo! creo que esas semillas que se han ido poniendo han germinado. En los años de la transición estábamos en el movimiento, en la calle… y después parecía que había decaído. Pero más que eso yo creo que han cambiado las formas de expresión. Que el movimiento feminista se había transformado. Y también creo que es interesante el desarrollo en los años 80 de lo que se ha llamado el feminismo universitario, en buena parte mujeres que veníamos del activismo. Queríamos dar la batalla por cambiar las leyes, la sociedad pero también por cambiar el conocimiento porque pensábamos que es muy importante como instrumento para cambiar la sociedad. Ya no salíamos tanto a la calle, ni con la pancarta pero estábamos haciendo otras cosas que ha calado en las nuevas generaciones. Así que sí, estoy muy contenta de este 8 de Marzo, porque estamos viendo el relevo generacional.

  • Uncategorized

????

Seis días de cine con cinco películas de ficción, un documental y diez cortometrajes. Una Muestra, que este año cumplió 31 años y que pese al paso del tiempo, sus objetivos centrales siguen teniendo sentido y vigencia. Por un lado, visibilizar el trabajo y las obras realizadas por las mujeres creadoras acercándolo al gran público, y por otro, apostar por películas en las que se rompa con el reducido protagonismo femenino, la limitada agencia de las mujeres en las tramas, así como con una construcción estereotipada de los personajes femeninos.

 Nos sentimos satisfechas y emocionadas por la acogida y la participación del público a cada de una las propuestas cinematográficas de esta 31 Muestra.

 PERSONAS ASISTENTES A LA 31 MUESTRA

Los datos finales de asistencia lo avalan: 2.361 personas, 300 personas más que el año anterior lo que supone un incremento del 14,5%, lo cual constituye todo un éxito.

 MENCIÓN ESPECIAL DEL PÚBLICO

 A lo largo de la Muestra el público participa con su voto para decidir la Mención Especial del Público. Este año han sido 1.225 las personas que han participado[1], lo que supone un 52% del total de la asistencia.  La Mención Especial del público de 2017 ha recaído en el documental Chavela de las directoras estadounidenses Catherine Gund y Daresha Kyi con una puntuación de 3,8.

IMG_1130

 Cada vez más se aprecia el aumento de la calidad y del interés del público por las producciones documentales. De hecho, el documental Chavela consiguió el mayor aforo de los seis días de la Muestra, y el pleno en la sesión de tarde. Además suscitó intensas y variadas emociones, esto junto con la calidad de un trabajo construido impecablemente, ha hecho que este año un documental se lleve la Mención Especial del Público.

Para promocionar el trabajo de las creadoras más jóvenes y con mayores dificultades de acceso a los circuitos comerciales se creó el espacio: Cortos en femenino. Se ha visionado el trabajo de las nuevas cineastas a través de los 10 cortometrajes seleccionados por TRAMA (Coordinadora de Muestras y Festivales de cine, vídeo y multimedia realizados por mujeres). Este año, la calidad artística de estas producciones, ha ido de la mano de propuestas variadas y sugerentes tanto desde el punto de vista de los géneros (experimental, animación, ciencia ficción, comedia, drama…), como de sus temáticas (la pobreza de una actriz madura, el acoso escolar, la importancia del agua, la violencia de género, los enigmas del universo, el poder terapéutico del arte, el derrumbe de los esquemas de género ante una enfermedad degenerativa, etc. y prueba de ello es la alta valoración que el público ha realizado al conjunto de los cortos (3,5 puntos). En concreto, el cortometraje que ha merecido la  Mención Especial del público ha sido Quand J’etais petitde Elena Molina con 3,6 puntos.

Este año, nos hemos identificado con las protagonistas, nos hemos inmerso en las historias narradas, hemos llorado, reído, sentido dolor, rabia, admiración…, hemos transitado por distintas emociones y esto nos parece que consigue el buen cine: tocar nuestros mapas afectivos y las películas de estos días lo han logrado.

Se ha logrado diversidad en las temáticas: la vivencia del duelo por parte de una niña y el proceso de adopción y adaptación a una nueva familia (Verano 1993), la búsqueda de identidad y expresión en la adolescencia (Aurora), las parentalidades no heterosexuales y la vulneración de derechos de una madre lesbiana (Rara), la reconstrucción de la memoria (La idea de un lago) y dos biografías que recuperan la historia de mujeres apasionadas, coherentes con su genio y modelos de vida que desafiaron a los mandatos de género en épocas y formas distintas (“Marie Curie” o “Chavela”).

Diversidad de contextos que han ido de la mano de la diversidad lingüística. Películas procedentes de Estado español (Catalunya), Alemania, Polonia, Francia, Argentina, Chile y Estados Unidos y todas ellas en versión original.

Diversidad también en las edades: las grandes protagonistas este año han sido las niñas y adolescentes con importantes papeles y magistrales interpretaciones (Verano 1993, La idea de un lago, Rara, Aurora), y entre las mujeres de más edad, el documental Chavela que se construye a partir de la entrevista que Catherine Gound hizo a la cantante a los 71 años y que muestra una etapa dorada para ella y el despliegue de más de dos décadas de vida artística hasta su muerte.

También ha habido diversidad en la orientación sexual como hemos podido ver en Chavela y Rara; en las formas de parentalidad como lo hace Verano 1993 o como hemos visto en Rara.

Junto con toda esta complejidad y pluralidad, hemos encontrado varios hilos conductores en los relatos cinematográficos de este año: la muerte, el duelo, las distintas maneras de afrontar la pérdida, y la importancia de las relaciones familiares y las figuras básicas de apego. Indiscutiblemente temas cruciales de la vida que las realizadoras han querido representar.

Especial relevancia ha tenido la presencia de la directora Carla Simon  el viernes 9 de junio con su opera prima “Verano 1993” y de Daresha Kyi, codirectora del documental “Chavela” el lunes 12 de junio. Dos de las películas con mayor participación y mejor valoración del público. Sus creadoras han compartido con el público la generación de sus procesos creativos y la finalidad de sus obras.  El resto de los días nos han acompañado invitadas especialistas en el espacio abierto de los coloquios enriqueciendo las temáticas a las que nos acercaba cada una de las películas.

En fin que creemos que durante estos días hemos conseguido promocionar un cine que sirva de modelo positivo para las mujeres, modelos de vidas vividas con autenticidad y verdad.

Y para finalizar, agradecer al público su presencia y la acogida realizada a las propuestas de esta 31 Muestra. Nos insufla energía y renueva nuestra motivación para seguir seleccionando y compartiendo las mejores perlas de las mujeres realizadoras.

¡¡¡Esperamos seguir encontrándonos en esta cita con el cine de mujeres!!!

 

 

 

 

 

 



[1] Respecto a las puntuaciones cabe señalar que en una valoración de 1 a 4, la nota más baja es la que menos ha gustado, y la más alta, la que más.

 

 

  • Cine

20160103_160013_Richtone_2

 

La conversación con Adela Muñoz es muy gratificante, por su optimismo al analizar las cosas, por el mucho conocimiento que tiene de la realidad de las mujeres científicas, presentes y pasadas. Y sobre todo por la habilidad con que comparte esa información, dejando en quién la escucha la inquietud y las ganas de indagar para saber a cuántas y cuántas mujeres nos han hurtado del relato científico de la historia.

Un vistazo al panorama

Estamos perdiendo una generación entera de científicas y científicos. Tiene que haber una sensibilización social y las mujeres tienen que estar ahí. Porque somos media población y la mitad de las científicas ahora.

Las chicas suponen el 60% de las graduadas, y de ese 60% las mejores notas son siempre chicas. Cuando hay unas oposiciones a juez, donde hay unos blancos ciegos, no cuenta si eres chico o chica,  están aprobando un 75% mujeres. Cuando hay oposiciones como el MIR también exámenes ciegos el porcentaje es abrumadoramente mayor de mujeres y con las mejores notas.

Pero luego cuando hay una competición entre unos cuantos puestos en un grupo pequeño hay unos ecos muy sutiles, pero que siguen favoreciendo a los hombres.

En cuanto a los recortes en Ciencia, hay que estar quejándose, hay que salir a la calle. Pero los científicos no son muy proclives a eso, ni a quejarse, [...]Los políticos siempre dicen que la Ciencia es súper importante, pero a la hora de recortar es el primer sitio donde lo hacen, aunque un recorte en Ciencia no supone un gran ahorro.

Luego hay unas supuestas inversiones en Ciencia que está relacionado con desarrollos militares. Lo meten como desarrollo científico, pero que no es tal, sino que son inversiones  relacionadas con el ejército.

Apostar por la ciencia. Científicas desconocidas.

Yo defiendo la Ciencia Pura, porque de la Ciencia pura salen las aplicaciones del mañana. Algunos ejemplos los tenemos en mujeres como  Francoise Barré Sinoussi, descubridora del virus del SIDA, que recibió el Nobel en 2008, a pesar de lo cual no la conoce nadie. Y que sigue en activo y que es una mujer inteligente, simpática, brillantísima, comprometida socialmente con los países donde el sida ha sido un azote socialmente

También hay un mujer como la actriz de los años 40 Hedy Lamarr,  que patentó en el año 42 , y se lo ofreció gratis al ejército americano, lo que es la base de todos los sistemas de comunicación sin cable, el Wifi.

La MGM intentó que no se supiera porque esto le restaba glamour, que una actriz fuera tan inteligente y que fuera inventora. La descubrió un director alemán  y fue la primera mujer que hizo un desnudo integral en el cine y la primera que fingió un orgasmo. La casaron con un traficante de armas que vendía las armas a Hitler y Mussolini. Él la llevaba a sus reuniones, como mujer florero, pero gracias a que era ingeniera ella entendió la importancia de detectar los torpedos. […]Ella sabía que quien pudiera detectar los torpedos propios y los ajenos podía ganar la guerra. Se le ocurrió hacer un cambio aleatorio de la frecuencia  con la que iban guiando esos torpedos para que no pudieran ser descifrados. Una compañera matemática lo explica de forma sencilla: es como si tu hablaras en una conversación y no quisieras que te entendieran y fueras cambiando de idioma, hasta emplear 99 idiomas diferentes.  Esta idea tan fantástica es la base de que hoy podamos enviar todos los wathaspp, todos los sms…

Tuvo una vida fascinante, y era tan genial que inventó algo que no tuvo un soporte tecnológico hasta los años 60 que se usó en la crisis de los misiles en Cuba. Y el desarrollo tecnológico ha venido en el S.XXI.

Las cifras: En España las científicas son hoy el 40%

En ciencias somos hoy en España el 40%, es el Informe Científicas en Cifras publicado hace 3 meses. Lo que pasa es que en los niveles superiores, catedráticas,etc. somos el 20%.

El promedio europeo es del 30% así que está muy bien.

En España lo que pasó es que no había un sistema de ciencias hasta la Transición, entonces cuando apareció las mujeres ya estábamos en la Universidades entonces entramos con todos los hombres. En Alemania donde la Ciencia ha sido una ocupación con mucho prestigio social, con buenos sueldos, pues cada vez que hay algo con prestigio una de las primeras cosas que hacen es cerrar el paso a las mujeres.

Pasó por ejemplo con las Universidades, que eran herederas del Espíritu misógino de los conventos y una de las primeras normas que adoptaron fue vetar el acceso a las mujeres. También pasó cuando hicieron las Academias Científicas. No había una regla clara pero cuando las primeras mujeres intentaron entrar, dijeron que no y eso creo como una jurisprudencia.

A Marie Curie, con dos premios Nobel, no la dejaron entrar en la Academia de Ciencias y la primera mujer que lo hizo fue 50 años después y fue una discípula suya. Lo de las Academias tiene mucha relevancia porque son como el escaparate.

Los premios y  la invisibilización de las mujeres

A pesar de estas cifras. si vamos a las mujeres premiadas , pues hay algunos premios que no se los han dado a mujeres nunca. Y en las Academias el porcentaje es bajísimo y las han dejado entrar obligados por la Ley de Igualdad.

Por eso es una de nuestras reivindicaciones es que tenemos que estar en los premios porque son lo que la sociedad ve. Y por eso la sociedad sigue pensando que la Ciencia es cosa de hombres.

Por ejemplo el porcentaje de las mujeres con premio Nobel de Ciencias no llega la 3%. Mientras que en el conjunto de premios Nobel está casi en el 6%. Y un 6% no representa las contribuciones en el S.XX y los logros históricos en todos los ámbitos alcanzados por las mujeres. Este año por ejemplo no hay ni una mujer entre los premiados con el Nobel. Pero por primera vez este año en los premios Jaime I de Ciencias hay más mujeres que hombres entre los premiados. Y eso se corresponde bastante mejor con la realidad. Hay que hace lobby y presión para recordar que existen mujeres científicas.

Acciones de sensibilización 11 de febrero: Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia  

Está muy bien porque todos los medios se acuerdan de que hay mujeres científicas, nos buscan y nos hacen preguntas, salimos en las noticias. Y se ve que la Ciencia es también cosa de mujeres. Y está bien porque es un mensaje para las niñas y para la sociedad en general. Se consigue romper esos estereotipos que dicen que las mujeres estamos menos capacitadas para la Ciencia.

 

El sesgo de género en el Sistema Educativo

Solamente el 7% de los personajes que nombran son mujeres. Hay que estar luchando en todos los distintos ámbitos. Yo he estado por ejemplo dando clases a alumnas en biología que no saben quién fue Rosalin Franklin. Fue quien propuso la base de la Estructura del ADN,  y auna licenciada en biología, no la conocía porque nunca le habían hablado de ella.

Sí que hay muchas profesoras que son conscientes y que están usando otra información, pero esto es una inquietud personal. Conmigo contacto, por ejemplo una chica por este tema y estuvimos trabajando para hacer modificaciones e incluir  esta cuestión de las mujeres como algo integrado, transversal en los contenidos. Finalmente no se llegó a nada, seguramente porque el coste de modificación, de rehacer los libros para incluir estos contenidos era dinero y como no tienen obligación de hacerlo, no se materializó. Y es que no se trata de poner una recuadrito sobre una mujer en una página, como si fuera la excepcionalidad, sino de cambiarlo todo.

Ese 7% no es significativo. Está cambiando mucho, pero no se soluciona solo sino que hacen falta políticas activas. Pero gracias a las redes esta información se comparte y ya hay indignación y ganas de que esto cambie.

Yo soy bastante optimista porque aún se hacen muchas tropelías, pero ya no pasan inadvertidas. Antes si los medios hegemónicos no se hacían eco de un insulto o de algo súper machista, no pasaba nada. Pero ahora si esto ocurre corre por las redes, y se contestan inmediatamente.

Enlace a la web de la iniciativa 11 de febrero

Sitio web Adela Muñoz

  • Cine

IMG_1152

Gracia Trujillo, docente de Sociología de las futuras generaciones de docentes, ve en “Rara” entre otras muchas cosas un material de trabajo para utilizar en su aula. Muy recurrente estos días la vinculación entre aulas y cine. Y seguramente con mucho acierto, ya que la propia Pepa San Martín decía al hablar sobre su película   “que los niños son  la esperanza de que los finales sean cada vez más felices” cuando la propia gente  joven la interpelaba  sobre el final no feliz de la película. A este final sin embargo, le siguió toda una batalla legal de la jueza Atala que terminó  en la Recomendación  de la Corte Internacional de DDHH al Estado Chileno de rectificar su sentencia y devolver la custodia a la madre.

Alivia saberlo, aunque duele el tiempo de separación y enfada la constante pelea  a la que están obligadas las personas homosexuales para ejercer un derecho tan básico como la realización de su propio proyecto de vida. Gracia, sabe de ello por su propia experiencia personal por los muchos años de militancia,  sobre la que también ha puesto su mirada de estudiosa, y ha publicado diferentes libros, sumándose a la visibilización de esos referentes aun escasos y  tan necesarios.

Algo interesante es que en la Berlinale compitió dentro de  la categoría ‘Generation Kplus,’ destinada a la generación de nuevas audiencias. Parece que tienen mucho que aportar la representación en el cine de estas realidades,

Sí, para la gente más joven, para que vean que su vida no es una cosa super extaña, que no están tan solas incluso. Es importante lo de los referentes, en la literatura, en el cine, en los medios en general. Esta película es interesante porque posibilita muchas conversaciones sobre diferentes cuestiones relacionadas con la familia, el derecho a la diferencia, el respeto, los prejuicios, los estereotipos. O como por el simple hecho de ser lesbiana te pueden quitar a tus hijos. Esta historia sucede en 2003 que no hace tanto.

Como consecuencia de esta sentencia en Chile se aparece la Ley de Unión Civil, aquí tenemos desde 2005 La Ley de matrimonio homosexual. ¿Cómo estamos de cerca o de lejos de Chile?.

Yo diría que hay bastantes elementos comunes. Por ejemplo uno es el papel tan impresionante que tiene hoy todavía La Iglesia Católica, que tiene en cuestiones tan importantes como la del aborto. Que en Chile, ha sido y sigue siendo una batalla de largo recorrido. Ellos consiguen la Ley de Unión Civil en 2015, 10 años después  de que la conseguimos aquí. Y la propia directora decía el otro día, que les falta el matrimonio igualitario que es el que nos va a permitir hablar del derecho a la adopción y de filiación de las hijas.

Es cierto que eso se ganó aquí, la adopción en concreto y que fuera con el matrimonio gracias a la presión que hizo IU. Porque Zapatero quería aprobar la ley, pero solamente la del matrimonio. Y se aprobó no gracias solo al gobierno de Zapatero que en ese momento pensó que podía ser una demanda a la que se podía responder, sino también a toda la movilización y la lucha de mucho tiempo y de mucha gente. No se nos regaló nada.

Lo común es que los avances legales son conquistas que permiten que nuestras vidas sean menos vulnerables pero que nos queda mucho camino por recorrer todavía, en cuestión de educación, de agresiones. De representación en los medios, en los que no estamos, o estamos de manera muy estereotipada.

¿Hay una diferencia entre mostrarse como homosexual y querer conformar una familia?

En el caso de las parejas gays o lesbianas si tú quieres registrar al hijo o la hija en el Registro Civil y tener el libro de familia, necesitas casarte. La otra opción es coadoptar, se inscribe con el nombre de una de las personas progenitoras y la otra coadopta.

Y ahí te pones en una situación en que puedes ser más vulnerable porque estudian tu idoneidad para ser buena madre o buen padre. Es un plus de exigencia que tenemos, y que es algo que tendríamos que cambiar. En el caso de las parejas de lesbianas además hay que mostrar el certificado de la clínica de reproducción asistida y eso es un asalto a tu intimidad totalmente. En el caso de una mujer heterosexual no es necesario.

¿En el caso de las adopciones convencionales, las vías son comunes a las de los heterosexuales?

En adopción por ejemplo de niños o niñas de otro país, y que ahora con el tema de la maternidad subrogada la gente argumenta tanto, pues tampoco es tan fácil. Sigue habiendo muchos países en que la adopción a parejas gays y lesbianas está vetada.

¿En tu opinión qué es lo que asusta tanto en cuanto a la maternidades-paternidades de las personas homosexuales?

Lo que asusta realmente es la diferencia, y que la diferencia sea visible y que reclame su legitimidad, reclame la visibilidad y reclame derechos. Porque supone un cuestionamiento del sistema, en este caso también de la estructura familiar, pero de la estructura social también. Lo que estamos diciendo es que familias puede haber muchas. Esto de que el cuidado sea cosa de mujeres es totalmente cuestionable. Que la orientación sexual determine si eres buen padre o madre es más que cuestionable también. Estamos poniendo en jaque muchas asunciones sociales y culturales con las que convivimos. […]

Mientras estás en el armario, y no les incomodes está bien. Pero ocurre que los hijos o las hijas te sacan del armario también, y es una situación en la que no estás tú ya sola. Tienes gente detrás a la que tienes que defender.

La familia tiene como unos brazos más largos, te hace presente en un montón de esferas ¿no?

Sí, claro, que va desde el hospital donde das a luz y la relación con las enfermeras, hasta el centro de salud y la guardería del vario, hasta un posible colegio, la calle, tu propia familia de origen, la de tu pareja, o las redes de esas otras familias elegidas. Hay un montón de elementos ahí que se ponen en juego cuando hay un nuevo elemento en la familia.

Como en el feminismo, cada nuevo logro en el reconocimiento de derechos supone una lucha casi siempre con antecedentes muy traumáticos. ¿Juegan al desgaste?

Sí, el sistema se revuelve cada vez que se proponen cambios, que se avanza  y claro va a intentar siempre pararnos.

Por ejemplo ahí, la película nos cuenta una batalla que no es solo individual, no es sólo ella. Ella es la valiente que da el paso y que dice que no va a conformarse con algo que es muy injusto. Sino que es una batalla colectiva en realidad. Además, es interesante que ella es activista, así que creo que ella es consciente desde el principio de que está batallando por todas, por todos.

Porque todo lo que nos presentan, queda claro que no es justo.

Porque no lo es, porque ella es jueza, porque es una mujer que tiene recursos para educar, que tiene una pareja, que tiene una relación afectiva con las hijas, que están felices con ella… Hay una serie de variables, que estudiaríamos si fuéramos a considerar un caso de adopción que en este caso, todas están funcionando bien. Es el elemento de la orientación sexual el que se utiliza para decir que no es una buena madre, y para quitarle la custodia de sus hijas durante 8 años, que son muchos años.

Y eso es lo que no se sostiene por ningún lado, la opción sexual no te hace mejor o peor madre. ¡Para nada!

Y frente a este trabajo de freno, y de “palos en la rueda” ¿cómo ves al movimiento?

Más que hablar del movimiento LGTB creo que deberíamos  hablar de una constelación de diferentes grupos o de movimientos en plural.  Veo bastantes diferencias entre el movimiento más institucional, o moderado, más en la línea de reclamar derechos hay una diferencia grande con los movimientos LGTBI más queer,  transfeministas,… que dicen que la batalla está más en la calle, en lo cultural, contra las agresiones, la homofobia… Yo me encuadro más aquí. Pero también creo que estas dos grandes corrientes van sumando en el trabajo que hacen.

Creo que desde la aprobación del matrimonio homosexual hubo cierta desmovilización. Lo que pasa es que ha habido bastante noción en general de que las conquistas legales eran un punto en el camino pero que había que seguir avanzando en el campo educativo, en el campo de la salud, en el de toda la cuestión de la diversidad familiar, etc. y por ahí es por donde se ha mantenido un poco la batalla. Cada una en su línea política.

En esa hoja de ruta ¿tienen peso todas estas cuestiones de los derechos familiares?

Creo que sí, porque en los últimos años hemos empezado a hablar más de la cuestión. De que las familias estén protegidas legalmente. De que la educación recoja, empezando por infantil, la existencia de otras formas de organización familiar. Porque no solo es el alumnado, sino también el profesorado, sus familias… el ámbito educativo es súper importante.

Éste es tu ámbito, ¿cómo percibes tú al alumnado, que es gente joven y parece que el mensaje que nos llega es el de una vuelta atrás con respecto a su mirada?

Con la gente joven también hay mucho tópico con esto de que reproducen los valores. Son como todas las generaciones jóvenes son producto del contexto en el que viven. Pero por ejemplo, todos estos estudios que se hacen a veces en los periódicos un poco apresurados y que utilizan los datos sociológicos de aquella manera. No contribuyen en nada a valorar los cambios que se están haciendo desde la educación, y también el propio cambio que a veces los y las jóvenes proponen. Hace poco por ejemplo en un instituto un profesor dijo que la homosexualidad era antinatural, etc. y el alumnado al día siguiente se estaba manifestando. Así que no infravaloremos. Porque la gente joven también está dando su batalla y muchas veces están peleando las cosas muy bien.

Una lectura bastante positiva,

Sí que es resultado de analizar los datos también, en mi facultad, donde doy clases a primeros y segundos, pues encuentro gente que se resiste cuando hablo de  cuestiones de feminismo, de género y sexualidad, etc. Pero también veo otros y otras que tienen mucho interés. Y además son generaciones que han crecido con las redes, con internet, viendo otro tipo de productos culturales. Y que tienen ganas de conocer y de que les expliques.

  • Cine

IMG_1141

 

Hablar con Vanina Vázquez nos regala algunas claves para ver “La idea de un Lago”. Una película donde como la propia Vanina dice, se nos propone reconstruir junto a la protagonista esos recuerdos de infancia, para poder hace el duelo por el padre desaparecido durante la dictadura militar. Le gusta la propuesta de Momunthaler que escoge un  estilo formal,  que apela a las emociones y que permite con esta mirada tan particular universalizar la historia de Inés.

Vanina, consultora experta en género, formadora y gran amante del cine, se decanta por las películas que se preguntan, y que ofrecen una mirada distinta. Y así nos ha relatado como se inicia esa afición por el cine….

El gusto por el cine empieza con mi abuela, en la época en que había una industria del cine argentino. Con las grandes actrices,…Ahí sitúo yo mi gusto por el cine, no había tanta película para niños, menos segregada por sexo como ahora. Veías las pelis que veía tu abuela. Y aquí participo en Cinephiles,  donde nos nucleamos en torno a un cine que mira, que interpela la realidad, que nos hace pensar. Nos gusta un cine que se pregunta, que toma posición.

Un cine como el que plantea esta Muestra, como “La idea de un Lago”.

Sí, una película que toca en lo emocional. Yo quería ver un poco cómo era verla no siendo argentina, y evidentemente toca lo emocional. Me  parece muy interesante cómo a partir de cómo hemos vivido cada una aquella época podemos hacer una obra, que tenga ese carácter más universal.

Se construye una película que funciona desde lo emocional, tú te preguntabas que si por tu propio vagage.  También por lo medida que está la cuestión formal.

Sí yo creo que ese paisaje que propone de “Villa La Angostura” de algún modo es afín. Montañas, lagos, ese paisaje, testigo, en la película, que sí resuena con el paisaje de aquí.

Este momento, de romper ese silencio que marcó la dictadura está muy bien trabajado en la película y quizá lo que resuena aquí donde todavía se están rompiendo los silencios.

Son historias muy difíciles.

Sí, historias sin cierre. Es interesante, porque Inés es una niña cuando recuerda y eso de la infancia está. Y es verdad que es una niña con sus silencios y su mirada triste, pero también es una infancia de juegos. Y eso es un reconocimiento a la familia, a su madre. Es una mirada que tiene que ver con el juego infantil, a la vez que al volver y verse  en la infancia, que es lo que película nos  invita a pensar puede estar esa reconstrucción del padre. O esa construcción de qué lugar tenía el papá.

Ella gratifica a la madre, a pesar de todo.

Sí, a pesar de que ellas tienen una relación de tensión. En la parte en las que ellas se pueden encontrar, los preparativos para el bebé, etc. sí y en la parte que la madre termina accediendo a la búsqueda del padre, se ve que la mamá con todas sus dificultades como mujer de un desaparecido puede funcionar como mamá.

Apuntabas el papel de la mujeres como atesoradoras de la historia familiar, aquí se ha dado mucho, tal vez también por la particularidad de matriarcado que hemos tenido o ¿puede ser éste también un tema universal?

Sí, yo creo que hay algo de la saga. Que incluso Munenthaler lo propone, con esa figura de la abuela. Plantea el tema de la saga y va construyendo esa historia de clan al explicar de la vinculación de la familia con ese espacio.

Yo creo que en las familias son las mujeres las que atesoran la historia, así como el linaje va por otro lado. E incluso los secretos, lo que se cuenta o no se cuenta. El tesoro de la historia familiar es nuestro. Hay quien puede buscar el árbol genealógico y quien puede investigar el relato de la familia, y eso nos suele pegar más a nosotras.

Es cierto que cuando piensas cómo es un cine que propone otra mirada y otro conocimiento, no es casual, que nos encontramos con una mirada de una directora sobre una historia particular que busca los efectos de un momento político en una familia, para contarnos también el momento político.

¿Esa mirada femenina?

Sí, ir a buscar esa pequeña historia, esa rutina de la familia,… es más de las mujeres.

¿Está Inés cerrando una etapa para poder empezar otra?

Ella está embaraza y tiene contacto con el padre de la criatura pero no son pareja en ese momento.  Y ese interpela también la maternidad. Y esta historia particular podríamos ver qué conexiones hay con el pasado. Con ese padre que puede estar idealizado o qué pasa con este padre que no tiene un fin de vida, y que sería lo que posibilitaría restituir el cuerpo y hacer un cierre. Es verdad que algo de eso está, pero también es cierto que la maternidad no es una etapa fácil. Parecería que en esta historia los propios acontecimientos nos pueden hacer pensar porqué ella tiene tan dificultada la conformación de una familia, después de que la suya se ve interrumpida por el terrorismo de Estado.

Has traído a primer plano, haciendo una similitud, la cuestión de la desaparición de las mujeres en Argentina.

Separando esa parte de sistemática que ha tenido el terrorismo de estado, es verdad, que en la actualidad desaparecen cerca de 1.000 mujeres al año. No están, no se sabe. Tal vez, la red de trata, tal vez están muertas, no se sabe. Un poco como en otros  países de latinoamérica. Este sistema es especialmente violento hacia las mujeres y hacia el cuerpo de las mujeres.

En esta cuestión que comentábamos de la memoria, me parece muy interesante el papel de las madres. De las madres de Plaza de Mayo [...] que se plantan en la plaza un mes después del golpe de Estado. Y  las fundadoras desaparecen las primeras, desaparecen 14 personas del entorno. Me parece interesante ese lugar de lucha total que tiene las madres, que aún se reúnen cada semana.

Siempre desaparece quien resulta incómodo al Establishment, en el caso de la Dictadura, está claro. Actualmente en qué les estamos incomodando.

En el caso de Argentina la dictadura sirvió para naturalizar el Neoliberalismo.  Y el Neoliberalismo es el que nos hace desaparecer a nosotras. Y por eso es tan importante acercarse al pasado, que es el que nos proporciona las coordenadas actuales. Cuando se habla de una medida económica que parece neutral, el tema de los menores en Argentina, que nos hace pensar en la cuestión de los vientres. Hay muchas cosas para pensar.

¿Hablas de la expropiación de los menores?

Sí, y 500 menores son muchos. Y no todos quieren saber. Hay hijos e hijas que no se han hecho el ADN y no quieren hacerlo porque no tienen recursos personales. Cuando alguien busca sus orígenes abre la caja de Pandora, y no solo personalmente sino también para todo su entorno. Sí, y hay que poder. Yo recuerdo que tenía una compañera, que su papá era militar y decía: “no sé si quiero saber”.

Teníamos una catedra que se llamaba Ética y DDHH y que era obligatoria, una gran parte tenía que ver con la memoria. Y se le hizo muy difícil, porque por ejemplo teníamos un profesor que habían secuestrado.

Es que hay relatos que son muy enloquecidos. La locura que se vivió a nivel de crueldad, el sadismo sobre el cuerpo de las mujeres, sobre el de ellos también pero sobre el de las mujeres con toda la componente sexual.

Compartiste estudios con exiliadas que habían vuelto tras la dictadura.

Sí, iban a terminar la carrera porque habían tenido que exiliarse, y ahora volvían y tenían que hacer el proceso no solo de volver al país, sino también  de volver a ciertos lugares. Sí, son procesos complicados, hay gente de aquella época que sigue muy activa socialmente.

Los últimos años, durante el gobieno de Kichner, con todos los efectos negativos, con todos sus altibajos, en cuanto a las dinámicas sociales, porque ahora mismo hay una grieta social importante. Ha hecho también en materia de memoria un trabajo importante. Y más allá de si esto le convenía o no, no es fácil tocar a los grupos de poder.  No es cómodo estar moviendo cuerpos, gente, haciendo memoria y bajando cuadros de militares de las paredes.

Y conforme se produce un cambio político -gobierno de Macri- casi nos cuelan una Ley de dos por uno, con la que se hubiera reducido la pena de muchos represores. Pero con los delitos de lesa humanidad eso no puede ocurrir.

¿Cómo se detiene esa Ley?

Un poco de todo, grupos de la oposición pero sobre todo la movilización social. Hubo una manifestación muy grande. Es que hemos dado muchas vueltas desde los ´80, desde los juicios de la Junta Militar, en torno a la legalidad.  Y muchos genocidas siguen en su casa haciendo prisión, porque encima viven 2000 años.

La tradición de movilización social en Latinoamérica es envidiable. Y especialmente en el ámbito del movimiento de mujeres habéis conseguido generar movilizaciones que han tenido implicación a nivel mundial, como por ejemplo la movilización #NiUnaMenos.

Yo admiro profundamente a los movimientos en Argentina porque son realmente de gran valentía y muy contracorriente. Hay una crítica hacia el feminismo feroz. Es muy difícil ser feminista en mi país y decirlo así abiertamente. Pero creo que también hay muchas mujeres que son referentes, entre las actrices, intelectuales…El acceso de las mujeres a la educación es muy interesante, en este sentido. Los procesos en la educación terciaria han calado mucho y todas podemos tener referentes que nos ayudan a ser más activistas. La última concentración anual de Mujeres nucleó 30.000 mujeres en Rosario, por ejemplo.

Hace poco leí que Argentina es un país en donde “comen del mismo plato el pecado y la virtud”, es decir que tienes un movimiento de mujeres muy fuerte pero en lo institucional tienes el horror. Leyes contra el aborto inexistentes, sentencias judiciales que detienen abortos de embarazos resultantes de una violación…Aquí en la Muestra se vió una película muy interesante en este sentido “Yo aborto, tú abortas, todos callan”, que habla de todos los tabúes asociados también a la clase y  a otras intersecciones. No es lo mismo, ser de un pueblo originario, ser negra… Y en este momento, por ejemplo, Milagro Sala está presa por corrupción. Y nosotras no tenemos que olvidar de que es una mujer de un pueblo originario y que es una lideresa social.

Esto que decimos, que no nos tenemos que olvidar de dónde venimos para entender porqué pasan estas cuestiones.