Últimas noticias

  • Cine

[Entrevista a Ariadna Relea por Isabel Díaz Marín]

Partiendo de esta tesis nace “Singled (Out)”, señaladas, pero también únicas. Ariadna Relea nos cuenta cómo y por qué deciden hacer un documental que levantan a fuerza de creer en una historia que debía ser contada y en el mensaje político que lanza.

Empezamos hablando de la voz de las expertas, de cómo llega por ejemplo Eva Illouz a este proyecto.

Buscábamos una voz potente que le diera una estructura. Teníamos muy claro lo que queríamos decir, que el amor romántico ha muerto y que el amor moderno crea este tipo de relaciones nuevas.
Estábamos ya montando, cuando leímos su libro y vimos qué eso era lo que estábamos contando. Le escribimos un mail. Lo leyó, le encantó el proyecto y nos citó en su casa. Así que ese mismo día cogimos un vuelo y nos fuimos a Jerusalem, la entrevistamos y nos volvimos.

El título es ya muy significativo,  singled out significa  ”Señaladas” hacéis un juego  también con la palabra single…

sí y con el out, de estar fuera.

Foto Ariadna Relea

Ariadna Relea junto al cartel de “Singled (Out)”

¿Un poco arriesgado?


Sí lo es, pero fíjate que  en inglés singled out también es único, porque es algo que destaca, que está fuera de la norma. Así, que tiene esa doble vertiente de señalado y único. Recuerdo que TV3 nos pedía una traducción y no podíamos, porque no la hay. No se puede traducir por Solteras, va más allá de esto.
Surgió leyendo un artículo de una feminista americana que habla sobre singled out. Y nos agarramos mucho a este concepto porque engloba todo lo que queríamos contar. Que estamos señaladas y fuera de la norma, pero también somos únicas, somos diferentes. Y también poner ese out entre paréntesis, porque ¿out para quién? ¿quién dice que tú estás fuera? ¿quién lo marca? y se trata de entender esto.

Cualquiera que se haya acercado al feminismo ha acabado comprendiendo cuánto daño hizo Disney, a pesar de que lo tengamos claro ¿Sigue siendo esto de no tener pareja algo de lo que más nos cuesta?

Creo que sí, que aún está en la química de nuestro cuerpo esta historia que siempre nos han contado. Desde un punto de vista más teórico, más de activismo entiendes que la narrativa es ésta y que tú no congenias. Pero aunque estés empoderada yo lo he hablado con Mariona y otras mujeres y piensas  que  esto a mí no me va a pasar. Y cuando detectas que sí, que te pasa, ahí es donde hay que empezar a trabajar.

 ¿ Hay que buscar por qué se tiene aún ese pequeño deseo, de dónde viene ?

Sí, Creo que viene mucho de esa búsqueda de la felicidad fuera de una, hemos pasado muchos años con la misma narrativa, esa en la que la felicidad es a través del otro o la otra. Es muy difícil luchar contra esto porque es la manera en que nos cuentan las historias, y entonces solo podemos mirar hacia dentro y decir no, esto no me resuena.

Esta alianza patriarcado-capital, tiene mucho que  ver con este discurso ¿qué espacio de poder quieren proteger tanto? ¿Por qué somos tan peligrosas las mujeres solas?

Porque tenemos mucho más poder. Si la mujer se empodera y se libera es imparable y es mucho más poderosa. No es un tema de que seamos mejor que ellos. No, se trata de otro tipo de poder. El problema es que estamos en la sociedad del miedo, y  da miedo de hasta dónde puede llegar la mujer si la dejas muy suelta.

Es la separación del otro, y lo que no estamos entendiendo es que el poder de la mujer puede ser muy complementario al del hombre. Lo que pasa que si nunca le damos ese poder no lo vamos a comprobar.

Como decía una feminista que entrevisté hace poco habría habido muchas menos guerras si hubieran gobernado mujeres porque entendemos el mundo desde otra perspectiva. Nosotras somos creadoras, no aniquilamos. Aunque haya muchas mujeres que gobiernan y hayan adoptado el modelo masculino. El modelo de la mujer es crear, cooperar, juntar no el de la separación. Se ve que la mujer empoderada da miedo, lo vemos en cualquier país donde la mujer empieza a sacar la cabeza, rápidamente vienen creando leyes, y en nombre de cualquier religión intentan controlarla.

Contáis que el patriarcado no tiene nacionalidad, y que éste tema es muy universal ¿Por qué buscáis voces en esos lugares concretamente?
Queríamos hacer un recorrido casi gráfico desde Australia hasta España. Y nos interesaba mucho el modelo occidental de Australia, E.E.U.U., Inglaterra, el modelo más latino que es el de España y el modelo asiático. Y nos interesaba mucho la ciudad de Estambul, más que el país, porque es el modelo de pérdida de libertades.

Cada ciudad nos daba un tema distinto. Por ejemplo, hablar de la maternidad aquí en España es relevante porque es uno de los países donde más inseminaciones artificiales se hacen, donde más clínicas hay, donde hay todo un turismo de la inseminación. También el tema de la familia, aquí es relevante, por ponerlo en datos, la gente de nuestra generación, la nacida en 1975 más o menos, el 33% no será madre, no solo por la soltería, sino por la crisis económica hubo,  y la inestabilidad laboral. Es un tema candente aquí. Y buscamos directamente una mujer que quisiera ser madre soltera.

Cartel "Singled (Out)"

Cartel “Singled (Out)”

En China nos interesaba mucho esa doble rasante: por un lado la presión tan bestia del gobierno, que las llama las mujeres sobrantes y por otro lado esa realidad de que las mujeres chinas no encuentran un igual, porque los hombre siguen buscando esa mujer más tradicional.
Y Australia, tenía el tema de la citas online que está muy arraigado desde hace años. Es un país donde una de cada dos personas está en internet. Es una sociedad poco abierta a la socialización en los bares y las distancias son muy grandes, y llegamos a  este tema de cómo encontrar pareja en internet que es otro mercado.

En general era establecer cómo el estigma puede ser con luces de neón como en Turquía, donde el propio presidente Erdogán les llama media mujer, o en China. O como en  España o  Australia deonde se plantea que todo está bien porque la mujer se ha liberado. El estigma existe exactamente igual pero está más subyacente. A  veces cuando la historia está tan interiorizada por todos y todas, el enemigo no es tan claro y a quién atacas. Se trataba de reflexionar un poco sobre eso.

El proyecto desde que lo pensáis Mariona y tú ¿cómo os lo planteáis? ¿qué puertas tocáis y cuáles se abren?

¡Pocas! – risas- muchas cerradas, muchos noes. Mariona y yo empezamos a hablar de este tema: cómo puede ser que nos preocupe esto , de dónde viene el deseo de tener pareja ¿viene de una?, ¿viene de la sociedad?. Ese pensar que has tenido en éxito en diferentes cosas pero en esa no y no sabes por qué es. Y entonces decidimos hacer el documental.
Empezamos en plan guerrilla  como se suele decir, grabando entrevistas con demógrafos, etc. Tenemos millones de descartes. Hicimos un pequeño teaser y arrancamos con una productora pero nos estancamos un poco  porque no conseguía dinero.En España financiar un documental es de lo más complicado que hay. Hay mucho talento y nada de industria.

Nos costó muchísimo encontrar financiación, la encontramos casi al final. Fue el momento en que entró TV3 y a partir de ahí buscamos una cooproducción en Turquía porque nos interesaba mucho tener un equipo local que nos ayudara a contar la historia.  Y finalmente cuando Euroimages entró en el proyecto pudimos pedir una ayuda en el gobierno catalán. Esto ocurrió en el tercer año del proyecto, hasta entonces fue puramente pico y pala entre Mariona y yo, durante todo nuestro tiempo libre y trabajando para vivir.

Eso es mucha motivación,¿ por qué teníais tan claro esta apuesta?

Pues era una apuesta doble. Queríamos hacer algo juntas, porque ya habíamos coincidido en otros trabajos y además era muy importante ser dos. Porque a veces llega un momento en el que una deja de creer. Hubo un año que casi no nos movimos, y era muy importante que cuando una bajaba la otra tiraba. Y el empujón real se lo dimos cuando yo consigo ir a Australia a vivir y ahí, las dos juntas, planteamos los viajes a Turquía y a China para encontrar las historias, etc. Pero los tres primeros años fueron difíciles y muy irregulares, con periodos de mucha intenstidad pero también con parones, esperando respuestas de financiación.

¿ qué valoración haces de la acogida del documental ?, presentado por ejemplo en la Seminci.

Hacemos una valoración positiva pero sobre todo, por el impacto que tiene en el público. No ha tenido un superrecorrido en festivales mayoritarios, sí en la Seminci que es donde empezamos. Pero ha sido un poco sorprendente la tibieza con que se ha recibido en el resto, así lo ve nuestro agente de ventas. En cambio sí ha tenido bastante recorrido en televisiones de fuera, en países muy dispares desde Hong Kong, Polonia, Japón, Colombia…
La reflexión que yo hago es que el tema es incómodo. Y además es una fórmula un poco complicada, porque en los festivales apuestan más por el documental de creación que por  el documental de tesis. Es decir, si por ejemplo hubiéramos eliminados a las expertas, pero nosotras considerábamos que las necesitábamos para darle estructura a la historia.
Estamos muy contentas porque hemos hecho muchos pases, llevamos un año y pico moviéndolo y siempre se ha llenado y la respuesta ha sido brutal. También ha tenido una respuesta genial en redes, y cuando hicimos la campaña de  crowdfunding salimos en todos los medios, lo que no deja de ser curioso, no estamos en los festivales pero sí en los medios. Vemos que hay un interés por hablar del tema.

Tratáis un tema que cada vez se está  extendiendo más  entre hombre y mujeres, ese modelo de la persona sola o los modelos de   relación  diferentes y desde ahí interesa.  Pero es un documental que solo podían hacer dos mujeres feministas,  ¿hay mensaje político?

Sí claro que lo hay, y es incómodo. Al final lo que ves es que quien toma las decisiones son hombres, en televisiones, en festivales, en mercados… Tú ves a la mujer, te sientas con una programadora, pero al final quien tiene la última palabra es un hombre.  A veces en algún pase hemos tenido alguna picabaralla , como decimos en Cataluña,con algún hombre. A mí me encanta que hablen. Si no están de acuerdo con lo que ven que lo digan. Porque esto es lo interesante,  que no es un documental de mujeres para mujeres. Es un documental hecho por dos mujeres que habla del estigma de la mujer, que en este caso es más fuerte que el del hombre. Para que nos entendamos todos, porque si entiendo qué te está pasando a ti, puedo entender qué me pasa a mi.

La temática de la mujer es recurrente en tus trabajos, lo buscas o simplemente fluye  por tu propia sensibilidad.


De una manera casi automática cuando hay una historia me interesa más ver el punto de vista de la mujer, los temas tienen más capas cuando los miras desde ahí. Y en segundo lugar, porque me parece importante dar voz a la mujer, porque sus historias no se han contado tanto. No dar  voz para victimizar sino para empoderar.
No es que no queramos al hombre en la conversación, sino que ahora toca. Es nuestro momento de hablar.

Este documental abre un montón de temas, grandes temazos. ¿Os plateáis seguir tirando de alguno de esos hilos?

Sí, por qué no. Me interés bastante la cuestión de las relaciones y de cómo se entiende el amor. Creo que estamos equivocados, que el capitalismo nos ha hecho tener una individualización y una relación de separación muy bestia. Y me gustaría ahondar más en cómo relacionarnos más desde el amor, no romántico, sino casi, desde el amor al prójimo y de cómo relacionarnos desde la libertad.
Revisar también este concepto del amor líquido. Éste en el que ya no aguantamos nada, ni en las parejas, ni en la familia, ni en el trabajo…
Estamos en la separación, y sería bueno buscar historias que nos recuerden que no estamos solos.

Para acabar recomiéndanos un par de documentales.
“Serás hombre” , Isabel  de Ocampo
“Motherhood”

  • Cine

[Entrevista a Olga Rodríguez por Isabel Díaz Marín]

Olga Rodríguez es una periodista que cree en el periodismo  de verdad. Uno que no da flashes de realidad sino que busca comprender esa realidad para poder acercarla. En su caso  las realidades  más complejas y duras, como lo son por ejemplo, las de Oriente Medio. Y donde las voces de las personas son más acalladas, tras muchos años sobre el terreno una de sus mayores motivaciones es la de canalizar esas voces, y especialmente la voz de las mujeres.(gracias Nora por hacer la pregunta)

Para entender correcta y completamente “El pan de la guerra” ¿qué claves debemos tener?

Bueno el contexto de Afganistán claro, el de antes y el de ahora,  pero no hace falta conocer demasiado. Es una película con una narrativa muy sencilla pero muy acertada. Yo la ví en su día con mi hija que tiene 10 años porque es fan de la película anterior de esta directora “La Canción del Mar”  y  lo entendió absolutamente todo. Es una película que está llena de aciertos, con la misma historia ya se entiende todo.

 Olga Rodríguez
Olga rodríguez junto al cartel de la película

El inicio de la película arranca con un relato que nos irá guiando a lo largo de toda la historia y en el que el padre de la protagonista, Parvana, dice que Afganistán estaba en los bordes de Imperios que combatían entre si ¿es ésta la realidad de Afganistán?

Esa es la realidad de Afganistán desde siempre, en el S.XIX fue un lugar ambicionado por Rusia y Reino Unido, más por Reino Unido, y podríamos decir que estaba atrapado entre esos dos grandes Imperios. Actualmente podríamos sustituir Reino Unido por E.E.U.U. y estaríamos en las mismas. A finales del S.XIX uno de los emires de Afganistán cuando llevaba ya 20 años reinando y después de dos guerras contra los británicos para impedir que se hicieran con el país dijo : no sé cómo este país que es como un cordero atrapado entre dos grandes leones va a poder tener margen para sí mismo. Y es una frase que se podría aplicar a hoy perfectamente.

Es una realidad complicada, y actualmente en espera de unas elecciones que se postponen continuamente,  ¿qué país encontramos?

Es un país que comparte frontera con Irán, con China, y esto no hay que olvidarlo porque es muy importante. Es un país en el que siguen presentes las tropas de la OTAN con E.E.U.U. a la cabeza y en el que algunos de los aliados de Occidente son también criminales como los talibanes, o son también tremendamente machistas, son los llamados Señores de la Guerra. Algunos de ellos están también en el Parlamento, y han sido grupos útiles para los intereses de algunos países Occidentales.

Una de las excusas que se esgrimió para la invasión de Afganistán fue que se iba a liberar a las mujeres, y las mujeres siguen siendo la última de las prioridades. La última prioridad para ese dinero de la “reconstrucción” que más bien es devorado por un agujero negro. Sigue siendo el peor país del mundo para las mujeres. Tiene unos niveles de pobreza altísimos, de analfabetismo, sobre todo para las mujeres, pero también para los hombres. Y lo que supuso la intervención en 2001, y la presencia de tropas desde entonces es que, si invertimos dinero en el camino bélico y no en el de la educación es difícil prosperar.

cartel de la película

cartel el pan de la guerra

Es una sociedad que sobrevive, más que vive. Y las mujeres mucho más, con una feminización de la pobreza brutal, sin ser prácticamente durante años sujeto social ¿qué presencia tienen en el panorama actual?

Hay presencia de mujeres en el Parlamento, aunque son excepciones. En la llamada Loya Yirga, una Asamblea tradicional afgana, donde recientemente se está debatiendo cómo abordar la paz que está negociando E.E.U.U con los talibanes, varios diputados de la Loya Yirga dijeron a varias diputadas, que ellas tenían que estar en la cocina y que qué sabían ellas  de Paz. Las presencias de las mujeres en ámbitos públicos son excepciones y las zonas rurales siguen igual que antes. De vez en cuando hay mujeres conocidas, como recientemente una activista y experiodista, que son asesinadas en público. Y la violencia tanto institucional, como en la casa es elevadísima. La mitad de las mujeres sufren violencia en el propio seno del hogar, el 75% de las mujeres afganas contraen matrimonios forzados y de ellas el 35% son menores de 18 años. Esto ya nos da una idea de cuál es el futuro que le espera a buena parte de las mujeres afganas.

Ahora  que E.E.U.U. está negociando con los talibanes, muchas se han quejado de la escasa presencia de mujeres en esas reuniones. En las que además no se está abordando algo esencial para ellas, como la necesidad de no aplicar determinadas normas impuestas por los talibanes o la sharia.

Por parte de los talibanes esa postura es entendible pero qué pasa con la Comunidad Internacional.

Yo llevo viajando muchos años a Afganistán y cada vez que voy siempre me he encontrado con las voces de mujeres afganas como Masuda Jalal, primera mujer afgana candidata a la presidencia del país, o como Malalai Joya o como tantas otras que dicen: nosotras somos la última de las prioridades. En nuestro nombre se quiso justificar una invasión  y una ocupación. Y se apoya además, a sectores de la población que también son muy machistas. Y a día de hoy se percibe, y los datos lo corroboran, que las mujeres no están entre las prioridades. Las grandes potencias pueden agitar la imagen de las mujeres, pero no están haciendo lo que deberían para que Afganistán tenga el aggiornamento necesario para  luchar por una igualdad de género real y contra la violencia de género que está tan sistematizada.

¿Es esto una dinámica repetida de casi todos los conflictos? ¿Resuena ese  primero lo importante y después lo vuestro?

Sí y de hecho lo vemos en más países, incluso en el mundo árabe y musulmán, que no es lo mismo -sonríe por lo habitual de la confusión- cómo muy a menudo se pretenden justificar injerencias, ya sean militares o económicas, afirmando que es porque son países muy machistas. Como si eso hiciera a una población merecedora de sufrir las bombas que caen sobre ella. Y sin embargo, lo cierto es que luego en la práctica las políticas no van destinadas a la liberación de las mujeres, ni a la de sus  sociedades en general. Si no, a apoyar regímenes autoritarios con tal de que a cambio esos regímenes salvaguarden los intereses occidentales.

Otro de los temas fundamentales de la película es la transmisión de la historia propia y  la explicación de la situación a través de las historias ¿Engancha esto con la labor de las  periodistas  que cuentan estas realidades?

Totalmente, yo apuesto por la palabra. Nada más y nada menos que el relato, la palabra, que tanto se nos quiere quitar frente a un periodismo de enredo que está tan de moda. Yo reivindico el periodismo del relato, de las historias a través de las cuales se puede entender lo que pasa. Yo no puedo explicarte Afganistán, pero yo  te cuento la historia de Malalai Joya: Una mujer joven que lucha contra el patriarcado, que logra romper los muros para que su voz se oiga. Que termina siendo  diputada en el Parlamento, que tratan de asesinarla varias veces, que no se detienen hasta que logran expulsarla y que aun así, sigue. Y vas a entender Afganistán.

A través de las historias se entiende la Historia con mayúsculas. Yo creo que para el periodismo entender que de alguna manera deberíamos ser un poco antropólogos del presente es fundamental. Dice Federico García Lorca en un hermoso verso de Poeta en Nueva en York que “debajo de las multiplicaciones hay una gota de sangre de pato” y se podría interpretar como que detrás de las estadísticas , de los datos, hay personas con nombre, con rostro, con voz , a través de las cuales, sí que vamos a entender lo que nos parece tan lejano. Eso que concebimos como los otros también somos nosotros y además, a través de los otros vamos a entender quiénes somos.

Si metemos Afaganistán en google qué deberíamos encontrar. Ahora mismo solo encontramos noticias de horror, de islamismo radical… ¿es lo correcto porque es lo que hay?

Bueno, hay muchas más cosas claro. Hay historias maravillosas de mujeres desafiando enormes obstáculos con una fuerza increíble. Que son, sobre todo para las mujeres que conocemos Afganistán, una gran inspiración.

Hay que tener mucho cuidado en los relatos, porque si solo contamos a las víctimas, que hay que contarlas y darles voz, pero no podemos hacer una victimización perpetua de todo un pueblo porque nos puede dar una imagen muy equivocada de ese pueblo.

Creo que en google nos encontramos muchas veces con discursos muy uniformes, poca multiplicidad de miradas. Y Afganistán es un país con mucha diversidad con muchas regiones muy diferentes entre ellas, con sus músicas, con sus tradiciones… y claro de eso no vamos a encontrar nada en google.

¿Hay una intencionalidad detrás de esa uniformidad, de esa manera maniquea de buenos y malos?

Sí y de cierto paternalismo también, que creo que es algo que pasa también con los países africanos y con el mundo árabe en general. Una mirada con una superioridad que está ligada a un reduccionismo.

Echar la vista atrás en nuestra propia Historia, con todas la distancias, pero buscando claves para tener una mirada más empática ¿nos ayudaría a entender mejor otros conflictos? ¿es posible acercarlos?

Sí claro que sí, Afganistán es un país increíblemente castigado por las guerras y es incomparable con España. Pero yo siempre pongo el ejemplo de países árabes donde la situación de las mujeres no difiere tanto de la situación de las mujeres durante la dictadura. Aquí tuvimos 40 años de una  dictadura de plomo, que tenía  completamente maniatadas a las mujeres: necesitaban el permiso de un hombre para tener un pasaporte, no había divorcio. En los países árabes, en la mayoría de ellos hay divorcio. Y en muchos casos, por ejemplo en Egipto les resulta más fácil divorciarse a las mujeres musulmanas que a las cristianas.

Tenemos que tener cuidado, sobre todo en estos momentos donde se ha normalizado tanto el discurso xenófobo y de extrema derecha, y no vincular el machismo con una etnia o con una religión. Porque hay muchos factores que conducen a  una sociedad a situaciones límite para las mujeres y los fundamentales son los políticos, los económicos y los sociales.

Mientras haya los niveles de pobreza que hay en esos países, y que muchas veces son intervenidos por Organismo Internacionales que fomentan privatizaciones masivas, despidos masivos, recortes en servicios públicos, etc. que tienen regímenes autoritarios apoyados por las mayores potencias del mundo, se genera el  peor de los contextos para que se produzca un avance en los derechos de las mujeres. Y en ese sentido por ejemplo en Egipto, que es un país donde trabajo mucho, siempre digo que es un espejo exagerado de lo que pasa en España. Cuando hablan por ejemplo de la corrupción urbanística, que por las cifras tan elevadas son incomparables con España pero hay similitud. Y con respecto a las mujeres, tenemos que recordar que no hace tanto aquí las mujeres estaban muy maniatadas porque había un contexto sociopolítico muy determinado. Y en muchos países, incluido Afganistán, las mujeres estaban mejor que ahora.

Bibliografía:

  • Aquí Bagdad. Crónica de una guerra (Editorial Velecío, 2004).
  • José Couso, la mirada incómoda (2004), como coautora.
  • El hombre mojado no teme la lluvia. Voces de Oriente Medio (Editorial Debate, 2009).
  • Yo muero hoy. Las revueltas en el mundo árabe (Editorial Debate, 2012).
  • Karama. Las revueltas árabes (Editorial EnDebate, digital)
  • Cine

[Entrevista a Emilia Arias por Isabel Díaz Marín]

Emilia Arias conoce muy bien India, un país  donde las mujeres son 33 mill. menos que los hombres gracias al aborto selectivo, donde las tasas de alfabetización son de 82% en hombres frente a un 62% en mujeres, donde el matrimonio es un “anhelo familiar y una cárcel” y también conoce bien cómo hacer de su profesión de periodista una herramienta para trabajar por la visibilización de estas realidades, pero también por su transformación. De ambas cosas da cuenta su trabajo “La revolución de las agujas”. Con ella hemos hablado de “Sir” y del periodismo.

Descríbenos brevemente ¿qué significa ser mujer en la India?

Enfrentar desigualdades desde antes del nacimiento. Es una sociedad fuertemente patriarcal, muy machista donde no sólo impera el régimen de castas sino el clasismo: la sociedad te coloca según la situación económica de tu familia. Y por otro lado que el hecho de nacer mujer te va a hacer estar en lucha toda tu vida. Vas a tener menor acceso a la sanidad, menor acceso a la educación, vas a sufrir violencia sexual probablemente, hay una gran cantidad de violencia sexual dentro del matrimonio. La violencia contra las mujeres es algo bastante habitual, y ni siquiera existen registros de las mujeres asesinadas por violencia machista. El hecho de desarrollar un proyecto personal es muy complicado. Hay ciertas personas que consideran que parte del nivel de desigualdad y de la situación de empobrecimiento que viven muchos estados de la India tiene que ver con la falta de igualdad de las mujeres. Hay estudios que revelan que la igualdad de hombres y mujeres va unida a la prosperidad y al desarrollo social de un pueblo.

foto de Emilia Arias

Emilia Arias junto al cartel de”Sir”

¿En tu opinión el microscosmos de ese apartamento que muestra la película, refleja bien la situación que existe?

Sí, porque son dos mundos absolutamente separados, infranqueables, dónde no hay trasvases. En nuestra sociedad la gente que viene de entornos muy humildes pueden llegar a la Universidad, eso no pasa si tú vives en un slum. Es muy complicado que tú llegues a la Universidad si vives en un slum y no tienes el apoyo de una organización. De por sí, el hecho de ser buen estudiante o tener ganas de, no vale en la India. Esa difencia social, terrible y enorme, grandísima, se refleja muy bien en las vidas, e incluso en la posibilidad de soñar que tienen Ashwin por un lado y Ratna por otro.
Ella viene de lo rural del empobrecimiento absoluto, es mujer, está viuda, que ser viuda en la India implica un estigma social muy fuerte. Y él, si bien tiene que responder a un corsé determinado por su clase social, por su familia y por ser indio en Bombay, ha vivido sólo en Nueva York, ha tenido otra vida. Incluso por el hecho de ser hombre, aunque le ha supuesto un quebradero de cabeza romper con su novia en el altar, se le ha permitido y sigue vinculado a su familia.  Eso no se le permitiría nunca a una mujer.

Qué lectura haces de Ratna, la protagonista.

Creo que dentro de la sencillez con la que se retrata a Ratna es una mujer muy fuerte, muy solidaria, muy luchadora porque no se conforma con el papel de viuda que le toca. [...] Se va a la ciudad, y no se conforma tampoco con el papel se sirvienta que le corresponde. No, ella quiere ser diseñadora y pelea por ello. Es una mujer  con mucha determinación y muy rebelde. Tal vez decir “rebelde” desde nuestra perspectiva es complicado[...]
Es solidaria, con determinación,  y acaba construyéndose a sí sisma. Ella está consiguiendo cosas que le importan y que son para ella.

Cartel de la película "Sir"

Cartel de “Sir” de Rohena Gera

¿Crees que hay movimiento dentro del cine indio, de la mano de las mujeres?

Sí, en Bollywood existe una forma de hacer cine muy concreta que mueve millones de rupias y de dólares anualmente. Como me contaban las trabajadoras sociales de Creative Handycraft. Tienen un gran problema con los estereotipos que genera el cine indio. Muchas de las peliculas que producen muestran a un hombre enamorado de una mujer que no le hace caso y que para conseguir su amor la rapta, la viola y, sorprendentemente, esta acaba felizmente enamorada de su raptor. Todo esto se construye con un discurso principesco, con gente bailando, el tío es muy majo pero la viola porque no se puede resistir… Genera unos estereotipos que ni siquiera son el amor romántico, o sea, que van más allá.[...] En la industria de Bollywood esto es una fórmula repetitiva. Y está enseñando esto a las clases populares que son precisamente en su mayoría el público de Bollywood. Y hay organizaciones como Creative Handycraft que organizan talleres y teatro en los slums para deconstruir esta idea.[...]
En respuesta a este tipo de cine, nacen películas como SIR. Es importante que existan otros modelos de cine en India.

Las mujeres están activas…

Sí, y existen grupos de mujeres organizadas y luchadoras muy activas, no solo las mujeres de los Saris Rosas, también las que están trabajando contra la despenalización de la transexualidad, la educación de las mujeres, el derecho a la tierra… Organizaciones como Majlis, que trabaja contra la violencia sexual y apoya a las mujeres que la han sufrido o cooperativas como Creative Handicrafts, que logran el empoderamiento, la generación de ingresos…

Hablando de crear imaginarios, en cuanto al periodismo has dicho en alguna entrevista que “La única manera de hacer buen periodismo, uno útil, es aplicando una mirada feminista” ¿cómo se hace esto exactamente?

Creo que desde siempre se ha hecho periodismo desde la misma mirada que se ha hecho todo en la sociedad, desde una mirada androcéntrica, patriarcal… Por supuesto esto no anula el trabajo de Kapuściński.
Si tú estás haciendo una noticia sobre sanidad y obvias los datos segregados por género estás obviando a la mitad de la población. Si dices, como se ha hecho durante muchos años, que para evitar un infarto de miocardio es necesario que cuando sientas un dolor en el brazo acudas rápidamente  a un centro médico, estás omitiendo que a la mitad de la sociedad (las mujeres) no se les manifiesta así el infarto.
Durante años se han estado haciendo las cosas mal, directamente, no porque todos los periodistas fueran malísimos, no, sino porque la sociedad sino porque la sociedad es patriarcal y se refleja en todas las actividades sociales. Por qué considerar a Pikara un medio especializado y a El País un medio generalista. No, Pikara  es un medio con una mirada feminista.
Yo trabajo en TVE y trato de hacer mi trabajo siempre desde esa mirada. ¿Y qué implica? poner siempre en el centro a las personas, y poner siempre en el centro la igualdad entre las personas. Y cuestionarme cosas todo el tiempo y tratar de no reproducir todos los esquemas de desigualdad. Por ejemplo, el tema de la violencia machista durante muchos años se trató como un suceso, y eso implica que el público lo perciba como un suceso. Y parecía que pasaban cosas muy malas en momentos concretos, no se entendía que había una estructura social, que favorecía que eso pasase. [...]
Y no solo hay que hacer periodismo feminista cuando hablamos de violencia machista. Si hablo del paro no puedo obviar cuáles son las cifras relativas a las mujeres. Si hablo  de conciliación y solo muestro a una señora, estoy obviando que hay un señor que vive en esa casa y que probablemente es el padre. Si no muestro que hay parejas de mujeres viviendo juntas  criando niñas, si no visibilizo la diversidad… no estoy teniendo una mirada feminista.

Al final es hacer periodismo desde la perspectiva de que tiene que ser una herramienta contra todo tipo de opresión en la sociedad. Porque para mí el feminismo va ligado al antirracismo, al movimiento LGTBI y a todos aquellos movimientos que luchen contra cualquier tipo de opresión en la sociedad. Es fundamental poner en foco en las estructuras de opresión y tener una mirada desde los derechos humanos

¿Cómo de factible  es hacer esto en las redacciones?

Uyyy, es una trabajera… Cuesta, a mí me ha costado disgustos en redacción. Y a veces los consigo. Pero la manera de  contar las cosas es una forma de activismo, los temas que ofreces es una forma de activismo. Yo he llegado a mentir para poder hacer un tema en condiciones. No pienso después de explicarle a una persona todos los decálogos sobre violencia machista, hacer justo lo contrario de lo indicado.
Es cierto que para hacer buen periodismo tendríamos que tener en la parte de toma de decisiones de los medios personas feministas. Y ya no digo mujeres, porque tener mujeres no garantiza que un medio sea feminista.
Por ejemplo en TVE hemos pedido al Consejo que haya formación para todo el equipo que está en edición para que a la hora de plantear los temas exista una mirada determinada. Y creo que la forma de  contar las cosas cambia la perspectiva que tiene la gente. En la sociedad que nosotras conocimos hace 10 años no se entendía la violencia machista como un problema y ahora sí. Y creo que ahí ha tenido que ver un trabajo de hormiguitas de muchas mujeres en las redacciones, en asociaciones de la prensa, en colectivos sociales del movimiento feminista, en la Universidad que han estado trabajando en esa dirección.
También como se ha contado el anterior 8 de marzo, cómo se ha contado el Me too, que haya mujeres en primera línea de los medios con voces feministas , Angels Barceló, Pepa Bueno, Olga Rodríguez, etc. que existan jefas de género se nota absolutamente.

  • Cine

[Entrevista a Ekhiñe Etxeberria por Isabel Díaz Marín]

Conozco a Ekhiñe mientras la graban para un reportaje de televisión. Es todo sonrisa, emocionada como está, por el estreno de su documental en Pamplona/Iruñea. Mikele se va a ver por fin en casa, y  la sala ya está llena, no hay entradas.

¿Por qué el eliges el documental como tu lenguaje?

Fue como un descubrimiento, con los estudios vas pasando por diferentes departamentos y a mi me gustaba mucho escribir historias sobre personas, en realidad, me gustaba escribir sobre la normalidad, sobre el día a día. Tuve que hacer un documental en el que hablábamos sobre los estereotipos de las mujeres, sobre el mundo de la belleza que se impone, etc. y ví que una simple pieza que dura 8´ era una manera de acercarme a un tema en el que las imágenes para transmitir un mensaje eran un dipositivo muy potente. El documental es una manera más directa de abordar un tema que la ficción además las relaciones sociales que se crean son más intensas.

Por ejemplo la relación que yo ahora tengo con Mikele o con las chicas de su cuadrilla es mucho más real. Y a la hora de grabar también, porque no está todo tan preparado y la realidad te puede sorprender de mil maneras, y eso es lo que a mí me parece tan bonito y creativo.

Ekhine_Etxeberria

Alguien que hace documentales, es por definición una persona comprometida ¿cuáles son tus compromisos o tus “grandes” temas?

Nunca he pensado en temas concretos, diciendo éstos son los míos. Pero creo que por las cosas que he ido haciendo hasta ahora y por las historias que yo quiero contar, siempre está presente la mujer. Es este lado feminista, y todas esas reivindicaciones que como mujer me tocan de lleno. Entonces creo que sería la mujer, la igualdad LGTBIQ+, pero también todo el tema de la identidad vasca, del euskera – tema que abordó en su corto Nortasuna (2015) – y un montón de temas sociales, la cuestión de los refugiados…

Pero fundamentalmente son cosas del día a día, de cuestiones que de alguna manera me tocan de cerca.

¿Ha podido ser ésta la clave del éxito de Mikele, y esperabas esta respuesta?

Decir que no me lo esperaba es un poco mentir. Porque cuando terminé el documental me quedé súper contenta con el producto final. Es decir, yo hice lo que quise en todo momento y eso es algo difícil cuando haces un proyecto audiovisual.

Lo que no pensaba era que iba a tener tanta repercusión porque es un documental donde no pasa nada. Y esto es algo que me he tenido que pelear en la escuela o con gente  que entiende del tema porque me decían si no ocurre nada cómo vas a enganchar al espectador si no hay conflictos. Pero yo decía es  que ahí está el punto,que no pasa nada por ser transexual entonces en el documental no va a pasar nada. Sí se va a ver que Mikele tiene conflictos internos o miedos y esos se verán, pero no voy a sacarla de fiesta o a obligarla a situaciones en las que no se sienta cómoda solo para crear estructura de presentación, nudo y desenlace porque así voy a enganchar al espectador.

cartel documental Mikele

Si quiero mostrar la vida de Mikele, eso es lo que voy a mostrar. El verano de una chica de 16 años que va a la piscina se va de compras, habla con sus amigas del futuro o de las vacaciones.

Es que la cuestión es que es la sociedad la que tiene que cambiar el chip, el problema lo tiene la sociedad no Mikele. Y creo que por eso choca tanto verlo, porque la gente espera ver un drama, y no lo hay. Creo, se lo tendré que preguntar al público (risas).

Tiene cierta complejidad hablar de algo sin hablar de ello, ¿te planteaste hacerlo de otra manera?, ¿influyó en tu decisión de contarlo así la personalidad de Mikele?

Cuando pensé en hacerlo, lo cierto es que no sabía ni que iba a contar. Así que empecé a investigar sobre el tema, hablé con Mikele, etc. y pensé que podía hacer entrevistas. Que hable la madre desde su posición, Mikele desde la suya, una sexóloga como experta… y luego mientras lo estaba pensando, aún sin escribir, aparecieron documentales, reportajes… y al verlos pensé que no era eso lo que me importaba. Porque para mí lo importante no era qué es la transexualidad sino quién es Mikele, y ya.[...] Esto también avanza en función de cómo avanzan mis conocimientos sobre el tema, y por eso me centro más en Mikele, porque para mí las etiquetas ya no tienen importancia. Así  que es un documental que habla sobre la transexualidad, sin hablar de la transexualidad. Habla sobre la normalidad.

Y la misma estructura de este documental la podría tener otro tema con otro tipo de prejuicios que tiene la sociedad y podría funcionar igual.

Es la clave…

Sí, y por supuesto Mikele que es oro. Es increíble cómo se expresa, la naturalidad que tiene, que no la hemos trabajado, es ella. Y su cuadrilla.

Escuchándo a Mikele hablar de transexualidad señala ciertos errores que se cometen al abordar el tema de las personas transexuales, como no preguntarles ¿quiénes son? o cómo se les excluye con las representaciones binarias al hablar la sexualidad, y da la sensación de que tu Mikele da respuesta a todas demandas. ¿Puede ser una herramienta realmente?

Yo creo que sí. Nos centramos mucho en clasificar todo y  ponerle etiquetas a todos los asuntos. Si te gusta una chica eres lesbiana, las chicas son las que tienen vagina… y es cómo, ¿podemos centrarnos más en la persona y ya está? dejar a todo el mundo vivir libremente con lo que sientan y con lo que quieran. Nos centramos mucho en clasificar porque tiene que haber un orden en la  vida y lo que se hace es atar a las personas [...]

Ahora mismo si tú miras en las redes sociales, por ejemplo, instagramers, etc. se ve que hay una enorme diversidad. Me ponen bastante nerviosa las etiquetas – risas – lo he descubierto ahora con Mikele.

Está claro que tu convicción feminista te lleva a tener otra mirada, y tienes clara la potencia de las imágenes y de la realidad, ¿qué crees que aporta el  cine hecho por mujeres y este tipo de miradas? ¿Hay una diferencia?

No creo que la mujer haga un cine diferente del hombre, sería volver a encasillarlo. Pero sí creo que hay una serie de estereotipos en cine comercial, más hecho por hombres porque tienen más oportunidades pues que  encasillan a la mujer, en papeles como ama de casa, como femme fatale…

Cuando las mujeres hacen películas cuentan otros puntos de vista, que conocen más.

De un espacio como esta Muestra, ¿qué opinas?

Que es super necesaria, porque la mayoría del año vas al cine y casi todo está dirigido por hombres. Vas a rodar y en la mayoría de los departamentos, las jefaturas son hombres entonces este tipo de espacios dan la oportunidad de mostrar cómo las mujeres son igual de capaces que los hombres de hacer el mismo trabajo. Es un impulso. Lo que hay que hacer es que esto se amplíe al resto del año.

¿Personalmente has sentido algún freno por esta cuestión?

Pues ahora estoy empezando a meterme en este mundo de manera profesional, y concretamente con el proyecto de Mikele no lo he tenido [...]

Sí lo he visto en otras compañeras, o en otros rodajes en los que he participado, no como directora. Hay más hombres y tú tienes que moverte con más cuidado o teniendo que demostrar que lo vales.

Sí que me pasó en mi experiencia como Erasmus en Polonia, donde fuimos un compañero y yo. A él se le miraba mejor y ahí, sí que me sentí como pequeñita, en fin… se nota.

Has comentado que es un proyecto con un equipo íntegramente compuesto por mujeres, ¿esto es intencionado o surgió así?

Sí, lo decido así por dos razones. Primero porque cuando montas un equipo tienes que pensar qué vas a grabar, y yo iba a contar una historia con nueve chicas de 16 años, si metía un chico igual no se abrían tanto a la hora de hablar de según qué temas. [...] Y la segunda es que si tengo la oportunidad como directora de elegir, pues antes escogeré a chicas. Hicimos un pase pequeñito de Mikele en Uharte para  las familias y ver aquella mesa con todo el equipo de mujeres y la cuadrilla enfrente… se me pone la carne de gallina, me encantó.
¿Las relaciones que se establecen son diferentes que si el equipo es mixto?

Pues creo que depende más de las personas. He estado en otro documental con equipo mixto y fue muy bonito. Creo que cuando todas las personas apuestan y están motivados por contar la misma historia, se va creando una magia, un grupico muy bonito. Pero es verdad que con el equipo de Mikele al final hicimos familia, porque convivimos juntas ese verano. Fue muy bonito…

Te ha marcado …

Sí, sí, personalmente sí, un montón

¿Y te ha ayudado a resolver la duda que te llevó a iniciar este proyecto?

Sí, pero, ¡me he quedado con ganas de más! de seguir… es que las etiquetas marcar un montón. A veces me digo, piensa en otro tema para no encasillarte, pero la verdad es que es un tema que me tira.

¿Tus referentes cinematográficos?

Pues hay mucha gente que estudia cine porque es como cinéfila, pero yo lo hice porque quería ser como mi tía -Se refiere a Arantza Etxeberria- así que sí, mi tía. Pero así más conocidos, Agnès Varda o Mekas [...]

Y luego sí que este año he conocido un montón de mujeres en festivales, documentalistas brutales, mujeres muy guays tanto realizadoras como montadoras, etc.

¿Sí? pues recomiéndanos un par

Pues por ejemplo, dos muy buenos, con personajes de mujeres muy potentes:

Filmografía:

  • Amaren bularra, haurraren janari / 10′ / 2014 / Directora y montaje
  • Nortasuna / 12′ / 2015 / Directora y montaje
  • Amor / 20′ / 2015 / Directora de sonido
  • Ausencia / 15′ / 2015 / Directora de sonido
  • destacada
  • Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona
  • Uncategorized

 

MuestraCMP_2019_Cartel_Silvia pekecast2

Se acercan las fechas de una nueva edición de la Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona, evento que se realiza desde el trabajo conjunto de la Fundación IPES y los Cines Golem y que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Pamplona y del Gobierno de Navarra. Este año la trigésimo tercera edición y como siempre, con el deseo de ofrecer el mejor cine realizado por mujeres. Se desarrollará entre el 7 y el 14 de junio y todas las sesiones serán en los cines Golem Baiona. Serán seis días para disfrutar, encontrarnos y reflexionar sobre los temas que son relevantes para las realizadoras de aquí y de allá. Este año con dos ausencias importantes: la de Agnès Varda, esta genial y querida realizadora que falleció el 29 de marzo de este año y por ello en esta edición se incluirá su obra póstuma como homenaje a su legado. Y la de nuestra compañera y amiga Silvia Fernández Viguera, que nos dejó el 27 de junio del año pasado y fue un referente de IPES, del feminismo navarro, de la historia de las mujeres y una presencia imprescindible en todas las Muestras. A lo largo de estos días de cine nos encontraremos con ese vacío y ¡¡¡te seguiremos echando de menos compañera y amiga!!!

¡¡¡Animaros a  acompañarnos en esta cita tal especial con el cine!!!

MuestraCMP2019Programa_cast

MuestraCMP2019Programa_eusk

 

  • destacada
  • Presentación de investigación

Foto_contraste

El jueves 6 de junio en el Centro de Documentación-Biblioteca de Mujeres de IPES a las 18:00 horas, tenemos el gusto de presentar una investigación etnográfica sobre la depresión y su recuperación: “La depresión y su recuperación. Una etnografía feminista y corporal”. Este año abordaremos con profundidad el tema de la salud mental desde la perspectiva de género. Comenzamos este jueves 6 de junio con la investigación de María Zapata pero seguiremos programando desde distintos formatos y perspectivas sobre el tema a lo largo del año. Os mantendremos informadxs

 María Zapata Hidalgo, presentará un estudio que ha realizado a lo largo de los últimos cinco años sobre las experiencias de diferentes personas en el proceso de la depresión y su posterior recuperación del bienestar. Desde una mirada feminista y muy centrada en el componente afectivo y corporal, la autora mostrará alguno de los resultados de la investigación. Recogemos sus propias palabras y las preguntas que se hizo.

“¿Qué es una depresión? ¿Qué factores o situaciones socioculturales facilitan la aparición de las depresiones? Pero, ¿cómo es la recuperación de este malestar?, ¿hay algunas estrategias que puedan ayudar? Con algunas de estas preguntas empecé hace cinco años una investigación etnográfica, que desde el principio estuvo muy centrada en el componente afectivo y corporal de las experiencias en primera persona, y siempre con una mirada feminista de la realidad social. Ahora, me gustaría presentar algunos resultados, con el objetivo de crear un espacio de diálogo y reflexión entre la academia y la sociedad, y seguir indagando colectivamente en esta cuestión”.

María es licenciada en Psicología y en Antropología Social y Cultural, doctora por la UPV/EHU en Estudios Feministas y de Género, y colaboradora de AFIT-Antropologia Feminista Ikerketa Taldea (Grupo de investigación en Antropología Feminista). En los últimos años ha trabajo como investigadora en antropología, especializándose en temas de salud, salud mental, cuerpo y afectos, y metodologías feministas. También es actriz y dinamizadora teatral de procesos comunitarios, y actualmente colabora en varios proyectos con la asociación AntzerkiZ y el Centro de Arte Contemporáneo Tabakalera (Donostia).

¡¡¡Os animamos a que os acerquéis el jueves 6 a nuestro Centro a reflexionar juntas sobre estas cuestiones!!!

¡¡¡No os lo perdáis!!!

  • Cine
  • destacada
  • Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona

MuestraCMP_2019_Cartel

¡¡¡Cómo pasa el tiempo!!!

33 años de Muestra Internacional de Cine y Mujeres en Iruña y nosotras con la misma emoción y ganas de siempre de presentar al público de esta ciudad las mejores películas realizadas por mujeres. Para que os reservéis las fechas, será del 7 al 14 de Junio.

¡¡¡ Os esperamos!!!

  • destacada
  • Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona

MCMP_simbolo_n

 

Pamplona del 7 al 14 de junio de 2019.  

2019ko ekainaren 7tik 14era. Iruñea

  • destacada
  • Mujeres Creadoras

 

4_virginia_imaz_2-640x336

 

Virginia Imaz Quijera, payasa y cuentera nos hablará de su proceso creativo y de su larga trayectoria como payasa y clown donde la perspectiva de género lleva tiempo recorriendo sus trabajos. Nos contará cómo entiende el humor, su valor terapéutico y su utilización como mecanismo de defensa y transgresión, como desactivador de machismos, como elemento de ruptura de estereotipos, empoderamiento y reivindicación.

Virginia Imaz Quijera. Donostiarra del barrio de Egia, estudió magisterio y posteriormente filología hispánica. Maestra de pueblo y también de personas adultas; desde pequeña se ve a sí misma jugando a hacer teatro. Cuando cumple 19 años fue cuando se acercó al mundo del clown, en el que es payasa desde hace más de 30 años. Creó su propia compañía de teatro Oihulari Klown; la escuela Bataclown le enseño a reírse de sí misma y el feminismo le abrió a una comprensión profunda de quién es ella. Ha impartido talleres a la búsqueda de la propia comicidad; ha dirigido y asesorado en teatro de máscara a quince compañías de teatro; ha participado como personaje cómico en  varios espectáculos como La Nouba del Circo del Sol en Canadá y Estados Unidos y ha registrado como marca propia sus famosas clownclusiones, con las que finaliza congresos, seminarios o reuniones de empresas.

Ha hecho del juego su oficio, del placer y la risa su credo y la nariz le ha llevado a recorrer el mundo. En 2017 se le otorgó el Premio Emakunde a la Igualdad por su trayectoria y conciencia feminista y “por su impecable, valiente y larga trayectoria como payasa profesional y cuentacuentos con conciencia feminista“.Folleto euskera

!!!Nos encantaría que os acercarais a este último encuentro con quien ha hecho del humor un arte y un oficio en su vida!!!

 

 

 

 

  • comic
  • destacada
  • Mujeres Creadoras

Cartel CAST FlavitaPEKE

FLAVITA BANANA (Flavia Álvarez-Pedrosa), estudió Artes y Diseño y el ciclo de Ilustración, haciendo malabarismos con múltiples trabajos imaginables. A los 26 años y tras rendirse con todo, empezó a dibujar viñetas de humor, con una línea sencilla y de quien ya no espera nada. A los 29 pudo dejar la vida de oficina gracias a colaboraciones en S. Moda, Orgullo y Satisfacción, Revista Mongolia y El País. Ha publicado los libros Curvy (Lumen, 2016) como ilustradora, y Las Cosas del Querer (Lumen, 2017), Archivos Estelares (¡Caramba!, 2017) y Archivos Cósmicos (¡Caramba!, 2019) como autora. En 2018 recibe el premio Gat Perich de humor gráfico.

Tendremos la oportunidad de disfrutarla el martes 9 de abril a las 19 00, en el Centro Cultural de Tafalla

FLAVITA BANANAk (Flavia Álvarez-Pedrosa) Arteak eta Diseinua eta Ilustrazio zikloa ikasi zituen, era berean, malabarismoak egiten ezin pentsatuzko lan ugarirekin. 26 urterekin, eta denarekin amore eman eta gero, umore-binetak marrazten hasi zen, linea soil batekin eta jada ezer espero ez zuenetik. 29 urterekin, bulegoko bizitza utzi ahal izan zuen, S. Moda, Orgullo y Satisfacción, Revista Mongolia eta El Paísen egiten zituen kolaborazioei esker. Zenbait liburu argitaratu ditu: Curvy (Lumen, 2016), ilustratzaile gisa, eta Las Cosas del Querer (Lumen, 2017), Archivos Estelares (¡Caramba!, 2017) eta Archivos Cósmicos (¡Caramba!, 2019), egile gisa. 2018an, Gat Perich umore grafikoko saria eskuratu zuen

Apirilaren 9an, asteartea, izango dugu gozatzeko aukera, 19:00etan, Tafallako kulturgunean