Cine

  • Cine

[Entrevista a Begoña Del Teso por Isabel Díaz Marín]

“Pues vamos a hablar sobre los gatos de Agnès, se ha hablado menos de los gatos de Agnès que de otras cosas de La Varda, así que vamos a hablar de su pasión por los gatos”. Así empieza mi charla con Begoña Del Teso, cuando le digo que se ha dicho tanto de Agnès Varda que no sé si sabré qué preguntarle. Pero en realidad, no hacen demasiada falta las preguntas, para Begoña hablar de cine es fácil y tiene claro qué  decir sobre el cine de Agnès Varda.

No sabía de su pasión por los gatos…

¡Joder!- se sorprende-, pues en todas sus películas hay gatos, el logo de su productora Ciné-Tamaris desde hace 60 años es un gato, su última instalación artística es la tumba de uno de sus gatos. Es imprescindible amar los gatos para amar a Agnès Vardà (risas)

Varda decía que “El sentido del humor es la elegancia de la desesperación”, a ti esto ¿qué te sugiere?

Bueno, que es una frase redonda y que siempre queda muy bien hablar con frases redondas (risas). El humor es defensa, es arma y muchas veces tapa desesperaciones, estoy completamente de acuerdo. Y precisamento por eso es por me da cierto recelo la imagen que se está creando de Agnès. No en ámbitos como esta Muestra, pero sí en general.
Mucha gente la está descubriendo ahora, y eso está genial, siempre es buen momento. Pero la están descubriendo con una imagen muy ñoña, como la abuelita simpática que hace cine.

Begoña Del Teso en el coloquio

Begoña Del Teso en el coloquio

Yo creo que sí hay una Agnès desesperada, triste, melancólica, una Agnès Varda que ha vivido mucho, una Agnès asustada por sus 90 años. Se está vendiendo una imagen de ella en la que no se analiza el dolor, o la melancolía que puede haber en sus películas.Su amor por la playa, por ejemplo, el mar es siempre algo melancólico. Es algo que duele, porque no permanece. El otro día leí a Michael Tournier que decía que uno de los miedos de Agnès era que el mar no sabe envejecer. Y  que cada ola era como si fuera la primera ola del Universo. Eso unido a que el final de “Caras y Lugares” sea que quieren desaparecer en una tormenta de arena en la orilla del mar, me sugiere muchas cosas sobre la desesperación y el humor y me agrada la idea de recuperar una Varda desesperada.

Ella, habla un poco de la idea del sufrimiento, y de cómo utiliza el montaje para equilibrar las películas. Que no sean dolorosas y que no culpabilicen.

De la idea del montaje a mí me interesa mucho la Varda cineasta, la técnica. Creo que lo que más me gusta de esta “Varda by Agnès” es la pasión de cineasta, el oficio.La Varda que habla de los 13 travellings de “Sin techo ni ley”. A mí me apasiona el montaje porque es donde realmente se hace una película.

¿Equilibrar? puede ser que un equilibrio entre la desesperación y el humor.Porque al fin y al cabo todos sus personajes son gente marginal en el borde de todas las sociedades. Eso posiblemente, sea un equilibrio humano, pero también el equilibrio de que sin montaje no hay película.

cartel de la película Varda by Agnès

Cartel promocional de la pelicula

También se ha hablado mucho de todas sus facetas o sus momentos como creadora: fotógrafa, cineasta, artista visual. No sin que ella se quejase de que parecía que nunca era grande en ninguna de esas áreas ¿En tu opinión gran cineasta?

Yo creo que tiene un conjunto de películas impresionante. Pero qué es ser gran cineasta, ¿lo era Demy  por “Los paraguras de Cherburgo”?

Es una cineasta. Una mujer que ha aprendido el oficio a pie de cámara, fascinada por la técnica y por los aparatos que crean la imagen y es una mujer que se reinventa. No creo que ser fotógrafa, cineasta y artista visual, como le gustaba decir a ella, sea malo. Además es mejor escaparse de las clasificaciones. Primero fue fotógrafa, después descubre las  cámaras cinematográficas. Y por último, cuando había tenido el gran fracaso con De Niro y Deneuve aparecen las cámaras digitales y le salvan el oficio. Así que, qué bien que no la puedan clasificar, mejor. Si  estuviera clasificada dirían que es una cineasta de la Nouvelle Vague, pero como ha sobrevivido a todos ellos, pues resulta que ya no es una cineasta de la Nouvelle Vague, es una cineasta  de hasta ayer mismo.

Se enfatiza mucho en su empeño en mezclar géneros, ¿se trata de eso o de una libertad creadora absoluta?

Se dice mucho que estuvo ensombrecida por los hombres de la Nouvelle Vague pero acaso fue maravilloso, porque así hizo lo que le dió la gana. Sin ningún miedo.

Además su trabajo muchas veces viene desde ese sentido de la observación. Es decir vive 60 años en el mismo barrio, pues lo graba. O de un sentido muy práctico, como su “Cleo de 5 a 7″. Por una cuestión de dinero, debe ser una película barata, no puede haber muchos escenarios ni decorados, así que la filmó en una casa de un amigo. Que la casa tiene diez escalones, pues filmo los diez escalones. Tiene ese sentido de practicidad que se nos achaca a las mujeres. Mientras Demy y todos los demás estaban haciendo locuras, ella cogía la cámara y filmaba en su calle.

De “Varda by Agnès” ¿con qué nos quedamos?

Aparte de los gatos, imprescindibles en la filmografía de Agnès -retoma su broma inicial- hoy en el coloquio han dicho que es una clase magistral de vida. A mí me gusta como una clase magistral de cine. Me encanta notar la emoción cuando la fundación Cartier, le consigue un helicóptero para hacer un plano aéreo. La sientes emocionada como tiene que estarlo una verdadera profesional.
“Varda by Agnès” es una declaración de principios éticos, por supuesto, pero insisto, es sobre todo una clase magistral de cine.

Agnès Varda es para Begoña sobretodo una profesional, y lejos de ver a la “abuelita del cine” ve a la mujer vitalista y activa que seguía rodando a sus 90 años. Tal vez de eso se trate precisamente ser una cineasta.

 

  • Cine

[Entrevista a Ariadna Relea por Isabel Díaz Marín]

Partiendo de esta tesis nace “Singled (Out)”, señaladas, pero también únicas. Ariadna Relea nos cuenta cómo y por qué deciden hacer un documental que levantan a fuerza de creer en una historia que debía ser contada y en el mensaje político que lanza.

Empezamos hablando de la voz de las expertas, de cómo llega por ejemplo Eva Illouz a este proyecto.

Buscábamos una voz potente que le diera una estructura. Teníamos muy claro lo que queríamos decir, que el amor romántico ha muerto y que el amor moderno crea este tipo de relaciones nuevas.
Estábamos ya montando, cuando leímos su libro y vimos qué eso era lo que estábamos contando. Le escribimos un mail. Lo leyó, le encantó el proyecto y nos citó en su casa. Así que ese mismo día cogimos un vuelo y nos fuimos a Jerusalem, la entrevistamos y nos volvimos.

El título es ya muy significativo,  singled out significa  ”Señaladas” hacéis un juego  también con la palabra single…

sí y con el out, de estar fuera.

Foto Ariadna Relea

Ariadna Relea junto al cartel de “Singled (Out)”

¿Un poco arriesgado?


Sí lo es, pero fíjate que  en inglés singled out también es único, porque es algo que destaca, que está fuera de la norma. Así, que tiene esa doble vertiente de señalado y único. Recuerdo que TV3 nos pedía una traducción y no podíamos, porque no la hay. No se puede traducir por Solteras, va más allá de esto.
Surgió leyendo un artículo de una feminista americana que habla sobre singled out. Y nos agarramos mucho a este concepto porque engloba todo lo que queríamos contar. Que estamos señaladas y fuera de la norma, pero también somos únicas, somos diferentes. Y también poner ese out entre paréntesis, porque ¿out para quién? ¿quién dice que tú estás fuera? ¿quién lo marca? y se trata de entender esto.

Cualquiera que se haya acercado al feminismo ha acabado comprendiendo cuánto daño hizo Disney, a pesar de que lo tengamos claro ¿Sigue siendo esto de no tener pareja algo de lo que más nos cuesta?

Creo que sí, que aún está en la química de nuestro cuerpo esta historia que siempre nos han contado. Desde un punto de vista más teórico, más de activismo entiendes que la narrativa es ésta y que tú no congenias. Pero aunque estés empoderada yo lo he hablado con Mariona y otras mujeres y piensas  que  esto a mí no me va a pasar. Y cuando detectas que sí, que te pasa, ahí es donde hay que empezar a trabajar.

 ¿ Hay que buscar por qué se tiene aún ese pequeño deseo, de dónde viene ?

Sí, Creo que viene mucho de esa búsqueda de la felicidad fuera de una, hemos pasado muchos años con la misma narrativa, esa en la que la felicidad es a través del otro o la otra. Es muy difícil luchar contra esto porque es la manera en que nos cuentan las historias, y entonces solo podemos mirar hacia dentro y decir no, esto no me resuena.

Esta alianza patriarcado-capital, tiene mucho que  ver con este discurso ¿qué espacio de poder quieren proteger tanto? ¿Por qué somos tan peligrosas las mujeres solas?

Porque tenemos mucho más poder. Si la mujer se empodera y se libera es imparable y es mucho más poderosa. No es un tema de que seamos mejor que ellos. No, se trata de otro tipo de poder. El problema es que estamos en la sociedad del miedo, y  da miedo de hasta dónde puede llegar la mujer si la dejas muy suelta.

Es la separación del otro, y lo que no estamos entendiendo es que el poder de la mujer puede ser muy complementario al del hombre. Lo que pasa que si nunca le damos ese poder no lo vamos a comprobar.

Como decía una feminista que entrevisté hace poco habría habido muchas menos guerras si hubieran gobernado mujeres porque entendemos el mundo desde otra perspectiva. Nosotras somos creadoras, no aniquilamos. Aunque haya muchas mujeres que gobiernan y hayan adoptado el modelo masculino. El modelo de la mujer es crear, cooperar, juntar no el de la separación. Se ve que la mujer empoderada da miedo, lo vemos en cualquier país donde la mujer empieza a sacar la cabeza, rápidamente vienen creando leyes, y en nombre de cualquier religión intentan controlarla.

Contáis que el patriarcado no tiene nacionalidad, y que éste tema es muy universal ¿Por qué buscáis voces en esos lugares concretamente?
Queríamos hacer un recorrido casi gráfico desde Australia hasta España. Y nos interesaba mucho el modelo occidental de Australia, E.E.U.U., Inglaterra, el modelo más latino que es el de España y el modelo asiático. Y nos interesaba mucho la ciudad de Estambul, más que el país, porque es el modelo de pérdida de libertades.

Cada ciudad nos daba un tema distinto. Por ejemplo, hablar de la maternidad aquí en España es relevante porque es uno de los países donde más inseminaciones artificiales se hacen, donde más clínicas hay, donde hay todo un turismo de la inseminación. También el tema de la familia, aquí es relevante, por ponerlo en datos, la gente de nuestra generación, la nacida en 1975 más o menos, el 33% no será madre, no solo por la soltería, sino por la crisis económica hubo,  y la inestabilidad laboral. Es un tema candente aquí. Y buscamos directamente una mujer que quisiera ser madre soltera.

Cartel "Singled (Out)"

Cartel “Singled (Out)”

En China nos interesaba mucho esa doble rasante: por un lado la presión tan bestia del gobierno, que las llama las mujeres sobrantes y por otro lado esa realidad de que las mujeres chinas no encuentran un igual, porque los hombre siguen buscando esa mujer más tradicional.
Y Australia, tenía el tema de la citas online que está muy arraigado desde hace años. Es un país donde una de cada dos personas está en internet. Es una sociedad poco abierta a la socialización en los bares y las distancias son muy grandes, y llegamos a  este tema de cómo encontrar pareja en internet que es otro mercado.

En general era establecer cómo el estigma puede ser con luces de neón como en Turquía, donde el propio presidente Erdogán les llama media mujer, o en China. O como en  España o  Australia deonde se plantea que todo está bien porque la mujer se ha liberado. El estigma existe exactamente igual pero está más subyacente. A  veces cuando la historia está tan interiorizada por todos y todas, el enemigo no es tan claro y a quién atacas. Se trataba de reflexionar un poco sobre eso.

El proyecto desde que lo pensáis Mariona y tú ¿cómo os lo planteáis? ¿qué puertas tocáis y cuáles se abren?

¡Pocas! – risas- muchas cerradas, muchos noes. Mariona y yo empezamos a hablar de este tema: cómo puede ser que nos preocupe esto , de dónde viene el deseo de tener pareja ¿viene de una?, ¿viene de la sociedad?. Ese pensar que has tenido en éxito en diferentes cosas pero en esa no y no sabes por qué es. Y entonces decidimos hacer el documental.
Empezamos en plan guerrilla  como se suele decir, grabando entrevistas con demógrafos, etc. Tenemos millones de descartes. Hicimos un pequeño teaser y arrancamos con una productora pero nos estancamos un poco  porque no conseguía dinero.En España financiar un documental es de lo más complicado que hay. Hay mucho talento y nada de industria.

Nos costó muchísimo encontrar financiación, la encontramos casi al final. Fue el momento en que entró TV3 y a partir de ahí buscamos una cooproducción en Turquía porque nos interesaba mucho tener un equipo local que nos ayudara a contar la historia.  Y finalmente cuando Euroimages entró en el proyecto pudimos pedir una ayuda en el gobierno catalán. Esto ocurrió en el tercer año del proyecto, hasta entonces fue puramente pico y pala entre Mariona y yo, durante todo nuestro tiempo libre y trabajando para vivir.

Eso es mucha motivación,¿ por qué teníais tan claro esta apuesta?

Pues era una apuesta doble. Queríamos hacer algo juntas, porque ya habíamos coincidido en otros trabajos y además era muy importante ser dos. Porque a veces llega un momento en el que una deja de creer. Hubo un año que casi no nos movimos, y era muy importante que cuando una bajaba la otra tiraba. Y el empujón real se lo dimos cuando yo consigo ir a Australia a vivir y ahí, las dos juntas, planteamos los viajes a Turquía y a China para encontrar las historias, etc. Pero los tres primeros años fueron difíciles y muy irregulares, con periodos de mucha intenstidad pero también con parones, esperando respuestas de financiación.

¿ qué valoración haces de la acogida del documental ?, presentado por ejemplo en la Seminci.

Hacemos una valoración positiva pero sobre todo, por el impacto que tiene en el público. No ha tenido un superrecorrido en festivales mayoritarios, sí en la Seminci que es donde empezamos. Pero ha sido un poco sorprendente la tibieza con que se ha recibido en el resto, así lo ve nuestro agente de ventas. En cambio sí ha tenido bastante recorrido en televisiones de fuera, en países muy dispares desde Hong Kong, Polonia, Japón, Colombia…
La reflexión que yo hago es que el tema es incómodo. Y además es una fórmula un poco complicada, porque en los festivales apuestan más por el documental de creación que por  el documental de tesis. Es decir, si por ejemplo hubiéramos eliminados a las expertas, pero nosotras considerábamos que las necesitábamos para darle estructura a la historia.
Estamos muy contentas porque hemos hecho muchos pases, llevamos un año y pico moviéndolo y siempre se ha llenado y la respuesta ha sido brutal. También ha tenido una respuesta genial en redes, y cuando hicimos la campaña de  crowdfunding salimos en todos los medios, lo que no deja de ser curioso, no estamos en los festivales pero sí en los medios. Vemos que hay un interés por hablar del tema.

Tratáis un tema que cada vez se está  extendiendo más  entre hombre y mujeres, ese modelo de la persona sola o los modelos de   relación  diferentes y desde ahí interesa.  Pero es un documental que solo podían hacer dos mujeres feministas,  ¿hay mensaje político?

Sí claro que lo hay, y es incómodo. Al final lo que ves es que quien toma las decisiones son hombres, en televisiones, en festivales, en mercados… Tú ves a la mujer, te sientas con una programadora, pero al final quien tiene la última palabra es un hombre.  A veces en algún pase hemos tenido alguna picabaralla , como decimos en Cataluña,con algún hombre. A mí me encanta que hablen. Si no están de acuerdo con lo que ven que lo digan. Porque esto es lo interesante,  que no es un documental de mujeres para mujeres. Es un documental hecho por dos mujeres que habla del estigma de la mujer, que en este caso es más fuerte que el del hombre. Para que nos entendamos todos, porque si entiendo qué te está pasando a ti, puedo entender qué me pasa a mi.

La temática de la mujer es recurrente en tus trabajos, lo buscas o simplemente fluye  por tu propia sensibilidad.


De una manera casi automática cuando hay una historia me interesa más ver el punto de vista de la mujer, los temas tienen más capas cuando los miras desde ahí. Y en segundo lugar, porque me parece importante dar voz a la mujer, porque sus historias no se han contado tanto. No dar  voz para victimizar sino para empoderar.
No es que no queramos al hombre en la conversación, sino que ahora toca. Es nuestro momento de hablar.

Este documental abre un montón de temas, grandes temazos. ¿Os plateáis seguir tirando de alguno de esos hilos?

Sí, por qué no. Me interés bastante la cuestión de las relaciones y de cómo se entiende el amor. Creo que estamos equivocados, que el capitalismo nos ha hecho tener una individualización y una relación de separación muy bestia. Y me gustaría ahondar más en cómo relacionarnos más desde el amor, no romántico, sino casi, desde el amor al prójimo y de cómo relacionarnos desde la libertad.
Revisar también este concepto del amor líquido. Éste en el que ya no aguantamos nada, ni en las parejas, ni en la familia, ni en el trabajo…
Estamos en la separación, y sería bueno buscar historias que nos recuerden que no estamos solos.

Para acabar recomiéndanos un par de documentales.
“Serás hombre” , Isabel  de Ocampo
“Motherhood”

  • Cine

[Entrevista a Olga Rodríguez por Isabel Díaz Marín]

Olga Rodríguez es una periodista que cree en el periodismo  de verdad. Uno que no da flashes de realidad sino que busca comprender esa realidad para poder acercarla. En su caso  las realidades  más complejas y duras, como lo son por ejemplo, las de Oriente Medio. Y donde las voces de las personas son más acalladas, tras muchos años sobre el terreno una de sus mayores motivaciones es la de canalizar esas voces, y especialmente la voz de las mujeres.(gracias Nora por hacer la pregunta)

Para entender correcta y completamente “El pan de la guerra” ¿qué claves debemos tener?

Bueno el contexto de Afganistán claro, el de antes y el de ahora,  pero no hace falta conocer demasiado. Es una película con una narrativa muy sencilla pero muy acertada. Yo la ví en su día con mi hija que tiene 10 años porque es fan de la película anterior de esta directora “La Canción del Mar”  y  lo entendió absolutamente todo. Es una película que está llena de aciertos, con la misma historia ya se entiende todo.

 Olga Rodríguez
Olga rodríguez junto al cartel de la película

El inicio de la película arranca con un relato que nos irá guiando a lo largo de toda la historia y en el que el padre de la protagonista, Parvana, dice que Afganistán estaba en los bordes de Imperios que combatían entre si ¿es ésta la realidad de Afganistán?

Esa es la realidad de Afganistán desde siempre, en el S.XIX fue un lugar ambicionado por Rusia y Reino Unido, más por Reino Unido, y podríamos decir que estaba atrapado entre esos dos grandes Imperios. Actualmente podríamos sustituir Reino Unido por E.E.U.U. y estaríamos en las mismas. A finales del S.XIX uno de los emires de Afganistán cuando llevaba ya 20 años reinando y después de dos guerras contra los británicos para impedir que se hicieran con el país dijo : no sé cómo este país que es como un cordero atrapado entre dos grandes leones va a poder tener margen para sí mismo. Y es una frase que se podría aplicar a hoy perfectamente.

Es una realidad complicada, y actualmente en espera de unas elecciones que se postponen continuamente,  ¿qué país encontramos?

Es un país que comparte frontera con Irán, con China, y esto no hay que olvidarlo porque es muy importante. Es un país en el que siguen presentes las tropas de la OTAN con E.E.U.U. a la cabeza y en el que algunos de los aliados de Occidente son también criminales como los talibanes, o son también tremendamente machistas, son los llamados Señores de la Guerra. Algunos de ellos están también en el Parlamento, y han sido grupos útiles para los intereses de algunos países Occidentales.

Una de las excusas que se esgrimió para la invasión de Afganistán fue que se iba a liberar a las mujeres, y las mujeres siguen siendo la última de las prioridades. La última prioridad para ese dinero de la “reconstrucción” que más bien es devorado por un agujero negro. Sigue siendo el peor país del mundo para las mujeres. Tiene unos niveles de pobreza altísimos, de analfabetismo, sobre todo para las mujeres, pero también para los hombres. Y lo que supuso la intervención en 2001, y la presencia de tropas desde entonces es que, si invertimos dinero en el camino bélico y no en el de la educación es difícil prosperar.

cartel de la película

cartel el pan de la guerra

Es una sociedad que sobrevive, más que vive. Y las mujeres mucho más, con una feminización de la pobreza brutal, sin ser prácticamente durante años sujeto social ¿qué presencia tienen en el panorama actual?

Hay presencia de mujeres en el Parlamento, aunque son excepciones. En la llamada Loya Yirga, una Asamblea tradicional afgana, donde recientemente se está debatiendo cómo abordar la paz que está negociando E.E.U.U con los talibanes, varios diputados de la Loya Yirga dijeron a varias diputadas, que ellas tenían que estar en la cocina y que qué sabían ellas  de Paz. Las presencias de las mujeres en ámbitos públicos son excepciones y las zonas rurales siguen igual que antes. De vez en cuando hay mujeres conocidas, como recientemente una activista y experiodista, que son asesinadas en público. Y la violencia tanto institucional, como en la casa es elevadísima. La mitad de las mujeres sufren violencia en el propio seno del hogar, el 75% de las mujeres afganas contraen matrimonios forzados y de ellas el 35% son menores de 18 años. Esto ya nos da una idea de cuál es el futuro que le espera a buena parte de las mujeres afganas.

Ahora  que E.E.U.U. está negociando con los talibanes, muchas se han quejado de la escasa presencia de mujeres en esas reuniones. En las que además no se está abordando algo esencial para ellas, como la necesidad de no aplicar determinadas normas impuestas por los talibanes o la sharia.

Por parte de los talibanes esa postura es entendible pero qué pasa con la Comunidad Internacional.

Yo llevo viajando muchos años a Afganistán y cada vez que voy siempre me he encontrado con las voces de mujeres afganas como Masuda Jalal, primera mujer afgana candidata a la presidencia del país, o como Malalai Joya o como tantas otras que dicen: nosotras somos la última de las prioridades. En nuestro nombre se quiso justificar una invasión  y una ocupación. Y se apoya además, a sectores de la población que también son muy machistas. Y a día de hoy se percibe, y los datos lo corroboran, que las mujeres no están entre las prioridades. Las grandes potencias pueden agitar la imagen de las mujeres, pero no están haciendo lo que deberían para que Afganistán tenga el aggiornamento necesario para  luchar por una igualdad de género real y contra la violencia de género que está tan sistematizada.

¿Es esto una dinámica repetida de casi todos los conflictos? ¿Resuena ese  primero lo importante y después lo vuestro?

Sí y de hecho lo vemos en más países, incluso en el mundo árabe y musulmán, que no es lo mismo -sonríe por lo habitual de la confusión- cómo muy a menudo se pretenden justificar injerencias, ya sean militares o económicas, afirmando que es porque son países muy machistas. Como si eso hiciera a una población merecedora de sufrir las bombas que caen sobre ella. Y sin embargo, lo cierto es que luego en la práctica las políticas no van destinadas a la liberación de las mujeres, ni a la de sus  sociedades en general. Si no, a apoyar regímenes autoritarios con tal de que a cambio esos regímenes salvaguarden los intereses occidentales.

Otro de los temas fundamentales de la película es la transmisión de la historia propia y  la explicación de la situación a través de las historias ¿Engancha esto con la labor de las  periodistas  que cuentan estas realidades?

Totalmente, yo apuesto por la palabra. Nada más y nada menos que el relato, la palabra, que tanto se nos quiere quitar frente a un periodismo de enredo que está tan de moda. Yo reivindico el periodismo del relato, de las historias a través de las cuales se puede entender lo que pasa. Yo no puedo explicarte Afganistán, pero yo  te cuento la historia de Malalai Joya: Una mujer joven que lucha contra el patriarcado, que logra romper los muros para que su voz se oiga. Que termina siendo  diputada en el Parlamento, que tratan de asesinarla varias veces, que no se detienen hasta que logran expulsarla y que aun así, sigue. Y vas a entender Afganistán.

A través de las historias se entiende la Historia con mayúsculas. Yo creo que para el periodismo entender que de alguna manera deberíamos ser un poco antropólogos del presente es fundamental. Dice Federico García Lorca en un hermoso verso de Poeta en Nueva en York que “debajo de las multiplicaciones hay una gota de sangre de pato” y se podría interpretar como que detrás de las estadísticas , de los datos, hay personas con nombre, con rostro, con voz , a través de las cuales, sí que vamos a entender lo que nos parece tan lejano. Eso que concebimos como los otros también somos nosotros y además, a través de los otros vamos a entender quiénes somos.

Si metemos Afaganistán en google qué deberíamos encontrar. Ahora mismo solo encontramos noticias de horror, de islamismo radical… ¿es lo correcto porque es lo que hay?

Bueno, hay muchas más cosas claro. Hay historias maravillosas de mujeres desafiando enormes obstáculos con una fuerza increíble. Que son, sobre todo para las mujeres que conocemos Afganistán, una gran inspiración.

Hay que tener mucho cuidado en los relatos, porque si solo contamos a las víctimas, que hay que contarlas y darles voz, pero no podemos hacer una victimización perpetua de todo un pueblo porque nos puede dar una imagen muy equivocada de ese pueblo.

Creo que en google nos encontramos muchas veces con discursos muy uniformes, poca multiplicidad de miradas. Y Afganistán es un país con mucha diversidad con muchas regiones muy diferentes entre ellas, con sus músicas, con sus tradiciones… y claro de eso no vamos a encontrar nada en google.

¿Hay una intencionalidad detrás de esa uniformidad, de esa manera maniquea de buenos y malos?

Sí y de cierto paternalismo también, que creo que es algo que pasa también con los países africanos y con el mundo árabe en general. Una mirada con una superioridad que está ligada a un reduccionismo.

Echar la vista atrás en nuestra propia Historia, con todas la distancias, pero buscando claves para tener una mirada más empática ¿nos ayudaría a entender mejor otros conflictos? ¿es posible acercarlos?

Sí claro que sí, Afganistán es un país increíblemente castigado por las guerras y es incomparable con España. Pero yo siempre pongo el ejemplo de países árabes donde la situación de las mujeres no difiere tanto de la situación de las mujeres durante la dictadura. Aquí tuvimos 40 años de una  dictadura de plomo, que tenía  completamente maniatadas a las mujeres: necesitaban el permiso de un hombre para tener un pasaporte, no había divorcio. En los países árabes, en la mayoría de ellos hay divorcio. Y en muchos casos, por ejemplo en Egipto les resulta más fácil divorciarse a las mujeres musulmanas que a las cristianas.

Tenemos que tener cuidado, sobre todo en estos momentos donde se ha normalizado tanto el discurso xenófobo y de extrema derecha, y no vincular el machismo con una etnia o con una religión. Porque hay muchos factores que conducen a  una sociedad a situaciones límite para las mujeres y los fundamentales son los políticos, los económicos y los sociales.

Mientras haya los niveles de pobreza que hay en esos países, y que muchas veces son intervenidos por Organismo Internacionales que fomentan privatizaciones masivas, despidos masivos, recortes en servicios públicos, etc. que tienen regímenes autoritarios apoyados por las mayores potencias del mundo, se genera el  peor de los contextos para que se produzca un avance en los derechos de las mujeres. Y en ese sentido por ejemplo en Egipto, que es un país donde trabajo mucho, siempre digo que es un espejo exagerado de lo que pasa en España. Cuando hablan por ejemplo de la corrupción urbanística, que por las cifras tan elevadas son incomparables con España pero hay similitud. Y con respecto a las mujeres, tenemos que recordar que no hace tanto aquí las mujeres estaban muy maniatadas porque había un contexto sociopolítico muy determinado. Y en muchos países, incluido Afganistán, las mujeres estaban mejor que ahora.

Bibliografía:

  • Aquí Bagdad. Crónica de una guerra (Editorial Velecío, 2004).
  • José Couso, la mirada incómoda (2004), como coautora.
  • El hombre mojado no teme la lluvia. Voces de Oriente Medio (Editorial Debate, 2009).
  • Yo muero hoy. Las revueltas en el mundo árabe (Editorial Debate, 2012).
  • Karama. Las revueltas árabes (Editorial EnDebate, digital)
  • Cine

[Entrevista a Emilia Arias por Isabel Díaz Marín]

Emilia Arias conoce muy bien India, un país  donde las mujeres son 33 mill. menos que los hombres gracias al aborto selectivo, donde las tasas de alfabetización son de 82% en hombres frente a un 62% en mujeres, donde el matrimonio es un “anhelo familiar y una cárcel” y también conoce bien cómo hacer de su profesión de periodista una herramienta para trabajar por la visibilización de estas realidades, pero también por su transformación. De ambas cosas da cuenta su trabajo “La revolución de las agujas”. Con ella hemos hablado de “Sir” y del periodismo.

Descríbenos brevemente ¿qué significa ser mujer en la India?

Enfrentar desigualdades desde antes del nacimiento. Es una sociedad fuertemente patriarcal, muy machista donde no sólo impera el régimen de castas sino el clasismo: la sociedad te coloca según la situación económica de tu familia. Y por otro lado que el hecho de nacer mujer te va a hacer estar en lucha toda tu vida. Vas a tener menor acceso a la sanidad, menor acceso a la educación, vas a sufrir violencia sexual probablemente, hay una gran cantidad de violencia sexual dentro del matrimonio. La violencia contra las mujeres es algo bastante habitual, y ni siquiera existen registros de las mujeres asesinadas por violencia machista. El hecho de desarrollar un proyecto personal es muy complicado. Hay ciertas personas que consideran que parte del nivel de desigualdad y de la situación de empobrecimiento que viven muchos estados de la India tiene que ver con la falta de igualdad de las mujeres. Hay estudios que revelan que la igualdad de hombres y mujeres va unida a la prosperidad y al desarrollo social de un pueblo.

foto de Emilia Arias

Emilia Arias junto al cartel de”Sir”

¿En tu opinión el microscosmos de ese apartamento que muestra la película, refleja bien la situación que existe?

Sí, porque son dos mundos absolutamente separados, infranqueables, dónde no hay trasvases. En nuestra sociedad la gente que viene de entornos muy humildes pueden llegar a la Universidad, eso no pasa si tú vives en un slum. Es muy complicado que tú llegues a la Universidad si vives en un slum y no tienes el apoyo de una organización. De por sí, el hecho de ser buen estudiante o tener ganas de, no vale en la India. Esa difencia social, terrible y enorme, grandísima, se refleja muy bien en las vidas, e incluso en la posibilidad de soñar que tienen Ashwin por un lado y Ratna por otro.
Ella viene de lo rural del empobrecimiento absoluto, es mujer, está viuda, que ser viuda en la India implica un estigma social muy fuerte. Y él, si bien tiene que responder a un corsé determinado por su clase social, por su familia y por ser indio en Bombay, ha vivido sólo en Nueva York, ha tenido otra vida. Incluso por el hecho de ser hombre, aunque le ha supuesto un quebradero de cabeza romper con su novia en el altar, se le ha permitido y sigue vinculado a su familia.  Eso no se le permitiría nunca a una mujer.

Qué lectura haces de Ratna, la protagonista.

Creo que dentro de la sencillez con la que se retrata a Ratna es una mujer muy fuerte, muy solidaria, muy luchadora porque no se conforma con el papel de viuda que le toca. [...] Se va a la ciudad, y no se conforma tampoco con el papel se sirvienta que le corresponde. No, ella quiere ser diseñadora y pelea por ello. Es una mujer  con mucha determinación y muy rebelde. Tal vez decir “rebelde” desde nuestra perspectiva es complicado[...]
Es solidaria, con determinación,  y acaba construyéndose a sí sisma. Ella está consiguiendo cosas que le importan y que son para ella.

Cartel de la película "Sir"

Cartel de “Sir” de Rohena Gera

¿Crees que hay movimiento dentro del cine indio, de la mano de las mujeres?

Sí, en Bollywood existe una forma de hacer cine muy concreta que mueve millones de rupias y de dólares anualmente. Como me contaban las trabajadoras sociales de Creative Handycraft. Tienen un gran problema con los estereotipos que genera el cine indio. Muchas de las peliculas que producen muestran a un hombre enamorado de una mujer que no le hace caso y que para conseguir su amor la rapta, la viola y, sorprendentemente, esta acaba felizmente enamorada de su raptor. Todo esto se construye con un discurso principesco, con gente bailando, el tío es muy majo pero la viola porque no se puede resistir… Genera unos estereotipos que ni siquiera son el amor romántico, o sea, que van más allá.[...] En la industria de Bollywood esto es una fórmula repetitiva. Y está enseñando esto a las clases populares que son precisamente en su mayoría el público de Bollywood. Y hay organizaciones como Creative Handycraft que organizan talleres y teatro en los slums para deconstruir esta idea.[...]
En respuesta a este tipo de cine, nacen películas como SIR. Es importante que existan otros modelos de cine en India.

Las mujeres están activas…

Sí, y existen grupos de mujeres organizadas y luchadoras muy activas, no solo las mujeres de los Saris Rosas, también las que están trabajando contra la despenalización de la transexualidad, la educación de las mujeres, el derecho a la tierra… Organizaciones como Majlis, que trabaja contra la violencia sexual y apoya a las mujeres que la han sufrido o cooperativas como Creative Handicrafts, que logran el empoderamiento, la generación de ingresos…

Hablando de crear imaginarios, en cuanto al periodismo has dicho en alguna entrevista que “La única manera de hacer buen periodismo, uno útil, es aplicando una mirada feminista” ¿cómo se hace esto exactamente?

Creo que desde siempre se ha hecho periodismo desde la misma mirada que se ha hecho todo en la sociedad, desde una mirada androcéntrica, patriarcal… Por supuesto esto no anula el trabajo de Kapuściński.
Si tú estás haciendo una noticia sobre sanidad y obvias los datos segregados por género estás obviando a la mitad de la población. Si dices, como se ha hecho durante muchos años, que para evitar un infarto de miocardio es necesario que cuando sientas un dolor en el brazo acudas rápidamente  a un centro médico, estás omitiendo que a la mitad de la sociedad (las mujeres) no se les manifiesta así el infarto.
Durante años se han estado haciendo las cosas mal, directamente, no porque todos los periodistas fueran malísimos, no, sino porque la sociedad sino porque la sociedad es patriarcal y se refleja en todas las actividades sociales. Por qué considerar a Pikara un medio especializado y a El País un medio generalista. No, Pikara  es un medio con una mirada feminista.
Yo trabajo en TVE y trato de hacer mi trabajo siempre desde esa mirada. ¿Y qué implica? poner siempre en el centro a las personas, y poner siempre en el centro la igualdad entre las personas. Y cuestionarme cosas todo el tiempo y tratar de no reproducir todos los esquemas de desigualdad. Por ejemplo, el tema de la violencia machista durante muchos años se trató como un suceso, y eso implica que el público lo perciba como un suceso. Y parecía que pasaban cosas muy malas en momentos concretos, no se entendía que había una estructura social, que favorecía que eso pasase. [...]
Y no solo hay que hacer periodismo feminista cuando hablamos de violencia machista. Si hablo del paro no puedo obviar cuáles son las cifras relativas a las mujeres. Si hablo  de conciliación y solo muestro a una señora, estoy obviando que hay un señor que vive en esa casa y que probablemente es el padre. Si no muestro que hay parejas de mujeres viviendo juntas  criando niñas, si no visibilizo la diversidad… no estoy teniendo una mirada feminista.

Al final es hacer periodismo desde la perspectiva de que tiene que ser una herramienta contra todo tipo de opresión en la sociedad. Porque para mí el feminismo va ligado al antirracismo, al movimiento LGTBI y a todos aquellos movimientos que luchen contra cualquier tipo de opresión en la sociedad. Es fundamental poner en foco en las estructuras de opresión y tener una mirada desde los derechos humanos

¿Cómo de factible  es hacer esto en las redacciones?

Uyyy, es una trabajera… Cuesta, a mí me ha costado disgustos en redacción. Y a veces los consigo. Pero la manera de  contar las cosas es una forma de activismo, los temas que ofreces es una forma de activismo. Yo he llegado a mentir para poder hacer un tema en condiciones. No pienso después de explicarle a una persona todos los decálogos sobre violencia machista, hacer justo lo contrario de lo indicado.
Es cierto que para hacer buen periodismo tendríamos que tener en la parte de toma de decisiones de los medios personas feministas. Y ya no digo mujeres, porque tener mujeres no garantiza que un medio sea feminista.
Por ejemplo en TVE hemos pedido al Consejo que haya formación para todo el equipo que está en edición para que a la hora de plantear los temas exista una mirada determinada. Y creo que la forma de  contar las cosas cambia la perspectiva que tiene la gente. En la sociedad que nosotras conocimos hace 10 años no se entendía la violencia machista como un problema y ahora sí. Y creo que ahí ha tenido que ver un trabajo de hormiguitas de muchas mujeres en las redacciones, en asociaciones de la prensa, en colectivos sociales del movimiento feminista, en la Universidad que han estado trabajando en esa dirección.
También como se ha contado el anterior 8 de marzo, cómo se ha contado el Me too, que haya mujeres en primera línea de los medios con voces feministas , Angels Barceló, Pepa Bueno, Olga Rodríguez, etc. que existan jefas de género se nota absolutamente.

  • Cine

[Entrevista a Ekhiñe Etxeberria por Isabel Díaz Marín]

Conozco a Ekhiñe mientras la graban para un reportaje de televisión. Es todo sonrisa, emocionada como está, por el estreno de su documental en Pamplona/Iruñea. Mikele se va a ver por fin en casa, y  la sala ya está llena, no hay entradas.

¿Por qué el eliges el documental como tu lenguaje?

Fue como un descubrimiento, con los estudios vas pasando por diferentes departamentos y a mi me gustaba mucho escribir historias sobre personas, en realidad, me gustaba escribir sobre la normalidad, sobre el día a día. Tuve que hacer un documental en el que hablábamos sobre los estereotipos de las mujeres, sobre el mundo de la belleza que se impone, etc. y ví que una simple pieza que dura 8´ era una manera de acercarme a un tema en el que las imágenes para transmitir un mensaje eran un dipositivo muy potente. El documental es una manera más directa de abordar un tema que la ficción además las relaciones sociales que se crean son más intensas.

Por ejemplo la relación que yo ahora tengo con Mikele o con las chicas de su cuadrilla es mucho más real. Y a la hora de grabar también, porque no está todo tan preparado y la realidad te puede sorprender de mil maneras, y eso es lo que a mí me parece tan bonito y creativo.

Ekhine_Etxeberria

Alguien que hace documentales, es por definición una persona comprometida ¿cuáles son tus compromisos o tus “grandes” temas?

Nunca he pensado en temas concretos, diciendo éstos son los míos. Pero creo que por las cosas que he ido haciendo hasta ahora y por las historias que yo quiero contar, siempre está presente la mujer. Es este lado feminista, y todas esas reivindicaciones que como mujer me tocan de lleno. Entonces creo que sería la mujer, la igualdad LGTBIQ+, pero también todo el tema de la identidad vasca, del euskera – tema que abordó en su corto Nortasuna (2015) – y un montón de temas sociales, la cuestión de los refugiados…

Pero fundamentalmente son cosas del día a día, de cuestiones que de alguna manera me tocan de cerca.

¿Ha podido ser ésta la clave del éxito de Mikele, y esperabas esta respuesta?

Decir que no me lo esperaba es un poco mentir. Porque cuando terminé el documental me quedé súper contenta con el producto final. Es decir, yo hice lo que quise en todo momento y eso es algo difícil cuando haces un proyecto audiovisual.

Lo que no pensaba era que iba a tener tanta repercusión porque es un documental donde no pasa nada. Y esto es algo que me he tenido que pelear en la escuela o con gente  que entiende del tema porque me decían si no ocurre nada cómo vas a enganchar al espectador si no hay conflictos. Pero yo decía es  que ahí está el punto,que no pasa nada por ser transexual entonces en el documental no va a pasar nada. Sí se va a ver que Mikele tiene conflictos internos o miedos y esos se verán, pero no voy a sacarla de fiesta o a obligarla a situaciones en las que no se sienta cómoda solo para crear estructura de presentación, nudo y desenlace porque así voy a enganchar al espectador.

cartel documental Mikele

Si quiero mostrar la vida de Mikele, eso es lo que voy a mostrar. El verano de una chica de 16 años que va a la piscina se va de compras, habla con sus amigas del futuro o de las vacaciones.

Es que la cuestión es que es la sociedad la que tiene que cambiar el chip, el problema lo tiene la sociedad no Mikele. Y creo que por eso choca tanto verlo, porque la gente espera ver un drama, y no lo hay. Creo, se lo tendré que preguntar al público (risas).

Tiene cierta complejidad hablar de algo sin hablar de ello, ¿te planteaste hacerlo de otra manera?, ¿influyó en tu decisión de contarlo así la personalidad de Mikele?

Cuando pensé en hacerlo, lo cierto es que no sabía ni que iba a contar. Así que empecé a investigar sobre el tema, hablé con Mikele, etc. y pensé que podía hacer entrevistas. Que hable la madre desde su posición, Mikele desde la suya, una sexóloga como experta… y luego mientras lo estaba pensando, aún sin escribir, aparecieron documentales, reportajes… y al verlos pensé que no era eso lo que me importaba. Porque para mí lo importante no era qué es la transexualidad sino quién es Mikele, y ya.[...] Esto también avanza en función de cómo avanzan mis conocimientos sobre el tema, y por eso me centro más en Mikele, porque para mí las etiquetas ya no tienen importancia. Así  que es un documental que habla sobre la transexualidad, sin hablar de la transexualidad. Habla sobre la normalidad.

Y la misma estructura de este documental la podría tener otro tema con otro tipo de prejuicios que tiene la sociedad y podría funcionar igual.

Es la clave…

Sí, y por supuesto Mikele que es oro. Es increíble cómo se expresa, la naturalidad que tiene, que no la hemos trabajado, es ella. Y su cuadrilla.

Escuchándo a Mikele hablar de transexualidad señala ciertos errores que se cometen al abordar el tema de las personas transexuales, como no preguntarles ¿quiénes son? o cómo se les excluye con las representaciones binarias al hablar la sexualidad, y da la sensación de que tu Mikele da respuesta a todas demandas. ¿Puede ser una herramienta realmente?

Yo creo que sí. Nos centramos mucho en clasificar todo y  ponerle etiquetas a todos los asuntos. Si te gusta una chica eres lesbiana, las chicas son las que tienen vagina… y es cómo, ¿podemos centrarnos más en la persona y ya está? dejar a todo el mundo vivir libremente con lo que sientan y con lo que quieran. Nos centramos mucho en clasificar porque tiene que haber un orden en la  vida y lo que se hace es atar a las personas [...]

Ahora mismo si tú miras en las redes sociales, por ejemplo, instagramers, etc. se ve que hay una enorme diversidad. Me ponen bastante nerviosa las etiquetas – risas – lo he descubierto ahora con Mikele.

Está claro que tu convicción feminista te lleva a tener otra mirada, y tienes clara la potencia de las imágenes y de la realidad, ¿qué crees que aporta el  cine hecho por mujeres y este tipo de miradas? ¿Hay una diferencia?

No creo que la mujer haga un cine diferente del hombre, sería volver a encasillarlo. Pero sí creo que hay una serie de estereotipos en cine comercial, más hecho por hombres porque tienen más oportunidades pues que  encasillan a la mujer, en papeles como ama de casa, como femme fatale…

Cuando las mujeres hacen películas cuentan otros puntos de vista, que conocen más.

De un espacio como esta Muestra, ¿qué opinas?

Que es super necesaria, porque la mayoría del año vas al cine y casi todo está dirigido por hombres. Vas a rodar y en la mayoría de los departamentos, las jefaturas son hombres entonces este tipo de espacios dan la oportunidad de mostrar cómo las mujeres son igual de capaces que los hombres de hacer el mismo trabajo. Es un impulso. Lo que hay que hacer es que esto se amplíe al resto del año.

¿Personalmente has sentido algún freno por esta cuestión?

Pues ahora estoy empezando a meterme en este mundo de manera profesional, y concretamente con el proyecto de Mikele no lo he tenido [...]

Sí lo he visto en otras compañeras, o en otros rodajes en los que he participado, no como directora. Hay más hombres y tú tienes que moverte con más cuidado o teniendo que demostrar que lo vales.

Sí que me pasó en mi experiencia como Erasmus en Polonia, donde fuimos un compañero y yo. A él se le miraba mejor y ahí, sí que me sentí como pequeñita, en fin… se nota.

Has comentado que es un proyecto con un equipo íntegramente compuesto por mujeres, ¿esto es intencionado o surgió así?

Sí, lo decido así por dos razones. Primero porque cuando montas un equipo tienes que pensar qué vas a grabar, y yo iba a contar una historia con nueve chicas de 16 años, si metía un chico igual no se abrían tanto a la hora de hablar de según qué temas. [...] Y la segunda es que si tengo la oportunidad como directora de elegir, pues antes escogeré a chicas. Hicimos un pase pequeñito de Mikele en Uharte para  las familias y ver aquella mesa con todo el equipo de mujeres y la cuadrilla enfrente… se me pone la carne de gallina, me encantó.
¿Las relaciones que se establecen son diferentes que si el equipo es mixto?

Pues creo que depende más de las personas. He estado en otro documental con equipo mixto y fue muy bonito. Creo que cuando todas las personas apuestan y están motivados por contar la misma historia, se va creando una magia, un grupico muy bonito. Pero es verdad que con el equipo de Mikele al final hicimos familia, porque convivimos juntas ese verano. Fue muy bonito…

Te ha marcado …

Sí, sí, personalmente sí, un montón

¿Y te ha ayudado a resolver la duda que te llevó a iniciar este proyecto?

Sí, pero, ¡me he quedado con ganas de más! de seguir… es que las etiquetas marcar un montón. A veces me digo, piensa en otro tema para no encasillarte, pero la verdad es que es un tema que me tira.

¿Tus referentes cinematográficos?

Pues hay mucha gente que estudia cine porque es como cinéfila, pero yo lo hice porque quería ser como mi tía -Se refiere a Arantza Etxeberria- así que sí, mi tía. Pero así más conocidos, Agnès Varda o Mekas [...]

Y luego sí que este año he conocido un montón de mujeres en festivales, documentalistas brutales, mujeres muy guays tanto realizadoras como montadoras, etc.

¿Sí? pues recomiéndanos un par

Pues por ejemplo, dos muy buenos, con personajes de mujeres muy potentes:

Filmografía:

  • Amaren bularra, haurraren janari / 10′ / 2014 / Directora y montaje
  • Nortasuna / 12′ / 2015 / Directora y montaje
  • Amor / 20′ / 2015 / Directora de sonido
  • Ausencia / 15′ / 2015 / Directora de sonido
  • Cine
  • destacada
  • Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona

MuestraCMP_2019_Cartel

¡¡¡Cómo pasa el tiempo!!!

33 años de Muestra Internacional de Cine y Mujeres en Iruña y nosotras con la misma emoción y ganas de siempre de presentar al público de esta ciudad las mejores películas realizadas por mujeres. Para que os reservéis las fechas, será del 7 al 14 de Junio.

¡¡¡ Os esperamos!!!

  • Cine

[Entrevista a Vanina Vázquez por Isabel Díaz Marín]

Trapé dice que quería hablar sobre la decepción, la particular que habita en este grupo de amigos, pero es inevitable ver rasgos de ese desencanto generacional. Si en parte, es un “fracaso compartido”, en tu opinión ¿Qué les impide  reconocerse en ese momento y poner en común lo difícil que es la vida?
Quizás se lo impide el ideal que tienen del grupo que han sido. Cada quién desde su momento particular enfrenta un momento de cambio vital en sus vidas. Entre las historias aparece la maternidad, las transformaciones e inestabilidad en el empleo o el amor que se acaba.
Este encuentro en Berlín representa una vuelta a un momento de la vida dónde las cosas sucedían de otra manera y con todo el porvenir, con un futuro prometedor. En cambio, el presente se muestra con todo su peso, el tiempo no es infinito, las decisiones suponen caminos y el contexto es adverso a pesar de lo que te ha prometido la sociedad si estudiabas.

Vanina Vázquez
Las amistades tienen tiempos y no siempre son posibles para toda la vida, como los amores. Este grupo parece no haber dado cuenta del tiempo que pasó hasta que se encuentran y el punto del fracaso es algo que no desean compartir. En este presente se ven en las diferencias, lo que no los une. Quizás con suerte en algún personaje queda el afecto que los unió pasado, pero no es seguro que lo sea en todos.
Además, el grupo me muestra todo lo que soñaron 20 años atrás y no será ya posible, y muchas veces queremos vivir de espaldas a estas cuestiones que vivimos como frustraciones.
Son las mujeres de esta peli también un buen ejemplo de su generación: ¿profesional independiente y desempleada? Pareciera que el mercado de trabajo no tiene mucho espacio para ellas…
Quizás son ejemplo de cosas que cuesta que cambien. La maternidad es presentada en la película como un momento de movilización interna importante dónde se actualiza algo de un amor que no ha podido ser. Muy lejos de estar centrada en la criatura, nuestra protagonista se hace preguntas sobre el amor, sobre su identidad y sobre su actual pareja.
La situación que presenta la película es profesional independiente, precaria y madre. Todo esto lejos de fluir en la vida de esta mujer se presenta como complejo y muy alejado del ideal de maternidad que sostiene la sociedad.

Vanina
Según Elena Trapé el hecho de que la ESCAC esté “produciendo”  a un gran número de realizadoras, se debe a que eliminan el factor Hombre-Mujer de los proyectos y a que pedagógicamente, enseñan a rodar, rodando ¿Cómo experta en género, que opinión te merece esto?
El factor hombre-mujer es necesario conocerlo y abordarlo en la complejidad que las discriminaciones tienen.
Medidas neutras en el abordaje del acceso a los recursos en el área que sea, se han mostrado contrarias a modificar las discriminaciones que se producen en los entornos de trabajo, creación, etc.
Es necesario detectar si se producen esas discriminaciones y tomar medidas que corrijan las cuestiones que pueden afectar a los proyectos y condicionar su desarrollo desde el punto de vista de género.
Se empieza a hablar de unas ciertas características comunes en el discurso narrativo de estas realizadoras, que básicamente apuntaría a pocos artificios y mucha verdad ¿Nos encanta lo de crear “escuelas” y “voces en femenino” o es posible que exista una forma de contar que diferencia a las mujeres?
No me gusta pensar en esencialismos. No considero que por el hecho de ser mujeres tengamos una esencia que nos permita narrar la realidad desde otro punto de vista.
Ahora si llamamos “mirada o voces en femenino” a una posición que interroga la realidad, que abre el punto de vista a personajes fuera de los estereotipos sociales y propone una crítica a la o el espectador, creo que podemos pensar que mujeres y hombres pueden aproximarse a la misma.
Se trata de una mirada que incorpore la complejidad del mundo, la diversidad de personas y la complejidad moral a las que nos enfrentamos en lo cotidiano. Una mirada que desafíe lo convencional para aportar una crítica social.
Y por último, nos quejamos permanentemente de lo “alienadas” que vivimos, de la desinformación que produce el exceso de información y de las muchas mentiras que nos cuentan, pero ¿aguantamos bien que nos muestren las “verdades” en pantalla grande?
Buena pregunta… pienso que hay de todo. A veces una película puede dejarnos indiferentes y otras veces puede introducir una pregunta que nos haga reflexionar sobre algún aspecto de nuestra vida o nuestra sociedad.
Yo creo que la cuestión es cuán dispuestas estamos a dejarnos interrogar por una mirada, por una historia o por un personaje. Seguramente no es para todo el mundo y muchas personas pueden buscar el mero entretenimiento en algunos productos. Pero aún en esos productos estemos advertidas de que ningún producto es neutro a la ideología, que aún en los productos más comerciales hay una intención.
Desde mi punto de vista, espacios como la Muestra de Cine y mujer, ofrecen el momento del coloquio, en el que muchas veces podemos dar una vuelta a la película que se ha presentado de tal forma que surge un contenido o reflexión que no habíamos tenido en cuenta. Pienso que es muy interesante poder hablar de las películas, reflexionar sobre lo que se ha visto y construir ideas sobre ellas.

  • Cine
  • destacada

MuestraCMP_2018_Cartelminima

Durante los días 8 al 15 de Junio de 2018 se ha celebrado la 32 Muestra Internacional de Cine y Mujeres de Pamplona, organizada por Fundación IPES y Cines GOLEM. Han sido seis días de cine con cinco películas de ficción, un documental y diez cortometrajes.

Una Muestra, que a pesar de su madurez (32 ediciones), sus objetivos básicos siguen estado vigentes.

  • Visibilizar y difundir el cine que están haciendo las mujeres  y acercarlo al gran público
  • Seleccionar películas en las que las mujeres sean representadas con protagonismo y agencia, diversidad, con metas, pasiones e intereses propios.
  • Generar espacios para la reflexión, el análisis desvelando el androcentrismo y cuestionando las desigualdades de género
  • Promover la sensibilización y el cambio progresivo de actitudes y conductas que favorezcan el avance hacia la igualdad real entre hombres y mujeres.

 Dos palabras resumen nuestra valoración: contento y satisfacción. Satisfacción de ver cumplidos los objetivos que perseguimos con esta Muestra y sobre todo uno fundamental, y es que alcance al mayor número de personas. La acogida y la participación del público a cada de una las propuestas de esta 32 Muestra ha sido espectacular y esto nos emociona.

PERSONAS ASISTENTES A LA 32 MUESTRA

Los datos finales de asistencia lo avalan: 2.376 personas, una cifra algo más elevada que la del año anterior. Observamos que la receptividad hacia nuestras propuestas y los perfiles de público se van ampliando. Cada vez más hombres se acercan a la Muestra, también personas jóvenes, además del público fiel que año a año está atento a nuestra programación y a guardarse estos días para el cine.

MENCIÓN ESPECIAL DEL PÚBLICO[1]

 A lo largo de la Muestra el público participa con su voto para decidir la Mención Especial del Público. Este año cabe destacar la alta participación del público asistente, 1.481 personas lo han hecho, un 64,9% de la asistencia total y esto ha supuesto un incremento del 20,9% con respecto a la participación del año anterior.

 Así mismo, la acogida de las películas en general ha sido muy buena, de hecho la puntuación media al conjunto de los largometrajes ha sido de 3,5.

Entre los largometrajes, La Mención Especial del público de 2018 ha recaído en la película  El Orden Divino de la suiza Petra Biondina Volpe con una puntuación de 3,8. La amplia y continuada ovación del público después de la película, fue una muestra de lo que posteriormente han revelado las votaciones finales. Aquí tenéis la interesante entrevista con Gloria Nielfa, la invitada que acompañó el coloquio de la película.

el orden divino 222x296

Para promocionar el trabajo de las creadoras más jóvenes y con mayores dificultades de acceso a los circuitos comerciales se creó el espacio: Cortos en femenino. Se ha visionado el trabajo de las nuevas cineastas a través de los 10 cortometrajes seleccionados por TRAMA (Coordinadora de Muestras y Festivales de cine, vídeo y multimedia realizados por mujeres). Este año, diez producciones seleccionadas entre cientos de obras que las realizadoras más jóvenes abordan con formatos novedosos, diversidad de géneros y temas como las fronteras, la enfermedad mental, la importancia de los afectos cotidianos, los desencuentros, las fantasías eróticas, los tiempos laborales, etc. En concreto, el cortometraje que ha merecido la  Mención Especial del público ha sido La hora de la meriendade Alba González con 3,5 puntos.

la-hora-de-la-merienda_poster

En este momento de mayor sensibilidad y manifestaciones públicas contra la violencia contra las mujeres y las discriminaciones de género, encontrar un formato como el de esta Muestra, donde se reúne durante 6 días el cine realizado por mujeres, acompañado por un análisis de género y donde el público puede compartir experiencias, sentires y opiniones, pensamos que adquiere mayor relieve.

Nuevamente el cine que hemos visto, ha conseguido movilizar emociones, ha conseguido la inmersión en las historias narradas, la identificación con las protagonistas, porque las directoras han querido contar historias donde el protagonismo de las mujeres ha sido relevante y los hilos discursivos significativos.

Nos hemos acercado a la lucha de las mujeres por los derechos de ciudadanía en la Suiza de los años 70, a la fuerza y la alegría que se trasmite cuando las mujeres se unen con objetivos comunes, a mujeres que persiguen sus sueños, al dolor que provoca el patriarcado sin fisuras, a la transformación interior de una mujer que ha vivido para el cuidado de los demás en el contexto de un viaje, a los relatos y vivencias de hombres y mujeres anónimos de la Francia rural, al retrato de una generación con sueños rotos y formas de relación que se ponen en cuestión, a la recuperación de una biografía como la de “Mary Shelley”, la autora de Frankestein, que transgredió las normas de la época, y que sobre todo tuvo una vida dedicada a la literatura.

 Consideramos que se ha logrado diversidad de contextos, temáticas, géneros y formas de narrar. Hemos reunido las miradas de 17 realizadoras y creemos que acercándonos a los temas que les preocupan o que han querido mostrar, conseguimos promocionar un cine que sirva de modelo positivo para las mujeres, con una construcción de personajes con agencia, centralidad, complejidad y densidad. En definitiva, más cercanos a la variada realidad de las mujeres.

No nos queda más que agradecer al público su presencia y la acogida realizada a las propuestas de esta 32 Muestra. Esperamos seguir encontrándonos en esta cita con el cine de mujeres para compartir las mejores películas de las mujeres realizadoras.

¡¡¡Gracias a todas las personas que nos habéis acompañado!!!

                       ¡¡¡Eskerrik asko denoi !!!

 

 


[1] Respecto a las puntuaciones cabe señalar que en una valoración de 1 a 4, la nota más baja es la que menos ha gustado, y la más alta, la que más.

 

  • Cine

[Entrevista a Carmen Velasco por Isabel Díaz Marín]

“Frankestein” es un personaje fundamental del imaginario colectivo, no así su autora Mary Shelley. Carmen Velasco no se cansa de insistir en la importancia de reivindicar a esta escritora, a la que considera casi un “milagro” por la calidad de su obra a una edad tan temprana.

¿Crees que Mary Shelley es una autora que debería leerse en los colegios?
Sí, sin duda y contundentemente sí.
Porque “Frankestein” es un libro fundamental de la Literatura Universal, Mary Shelley con Frankestein y después también con “El Primer Hombre”. Sí creo que se debe leer esa obra y conocer un poco también su contextualización.

Implica esto ¿qué haría  falta una revisión en materia de género sobre los Programas de Literatura?
Totalmente, en concreto, hay una asignatura en Bachillerato que se llama Literatura Universal que estuvo en 2º de bachillerato, en la selectividad, que después quitaron y la han vuelto a poner en 1º; y los manuales que yo he consultado ni siquiera mencionan a Mary Shelley. Por supuesto, está su marido Percy Shelley y otros muchísimo menos importantes.

Carmen Velasco

¿Es una autora absolutamente invisibilizada ?

Sí, y fundamental que se visibilice. Por eso me ha encantado que pongan esta película de la que podemos tener una visión mejor o peor  pero me parece una reivindicación estupenda. Yo llevo diciendo que hay que reividicarla desde hace mucho tiempo, incluso en mis clases de traducción, utilizo fragmentos de la obra. Este año es el 200 aniversario de la publicación de “Frankestein”, y yo insisto en la necesidad de conocerla. Se han hecho nuevos estudios sobre la obra, y todavía tiene que sacar muchísimo.

Sobre la visión que plantea Haifaa Al-Mansour en su película ¿Era Marye Shelley una mujer tan fuerte y tan independiente como la presenta la película?
Fíjate, que yo creo que no la presenta tan independiente, y éste es el conflicto que yo veo, con ese final que lo que hace es como dar marcha atrás y reconfigurar todo lo que ha dicho anteriormente. [...] Ella era una mujer compleja, pero no creo que fuera del tipo que lo acepta todo por amor. Me parece muy bien que Shelley no se apropie de la obra, pero también es verdad que creo que no se puede aplaudir ese final.

El referente de la madre está muy presente pero según la película el padre también juega un papel fundamental, y es quien más la invita a buscar “su propia voz”, cuyo producto final es “Frankestein” ¿esto fue así realmente?

Los estudios dicen que ella odiaba a su padre, aunque él era un intelectual importante y finalmente apoyó “Frankestein” pero ella lo odiaba. Quizá tenía esa especie de conflicto, ¿no? un complejo de Electra. Pero no, no me consta que esa relación fuera así. Esto es otra licencia. Hay algo en lo masculino que rodeaba a Mary Shelley a lo que parece que la directora le quiere dar mucha importancia. No la veo, tan fiel, pero bueno es un punto de vista. Marye Shelley se puede ver de muchas maneras.

Tal vez el mayor rasgo de valentía y de independencia lo encontramos cuando ella decide romper con todo y se anima a escribir y pelea por la publicación,  ¿crees que se puede establecer un paralelismo con la directora, rodeada también de condiciones especialmente complicadas para poder crear?

Quizá sí, a través de Marye Shelley ella habla un poco de sí misma. Pero bueno ella dice que busca el empoderamiento, a lo mejor la mirada que pone en las figuras masculinas creo que les da una importancia que tal vez no tuvieron, tal vez es tomarse demasiada libertad. Sin embargo hay otras situaciones que no refleja como  la relación de creación conjunta entre Shelley y ella, y que creo que esa relación entre escritores es normal. Porque realmente el planteamiento que se hace en la película sobre la creación de la obra es realmente una visión muy romántica.

Carmen Velasco durante el coloquio

A pesar de que ella tiene 18 años cuando la escribe y de que es una primera obra, ¿se puede considerar “Frakestein” como una obra de madurez?

Totalmente. Y es raro, es realmente una cosa insólita. También Rimbaud  fue un poeta genial a los 18 años y después lo dejó todo. Es insólito realmente que una chica de 18 años escriba una obra de este tipo. Pero es insólito por un lado, pero por otro lado ella era una mujer que desde muy pequeña había leído mucho. En ella se concitaron muchos elementos. Era muy culta, [...] y la época fue muy importante también. Ella leyó mucho a Rousseau, ella consideraba que el ser humano era bueno pero la sociedad lo hacía malo. Había leído mucho sobre ciencia, y también le influyó mucho la revolución francesa, todo lo que ocurrió le pareció un horror. La modernidad le parecía un horror  y ella tenía una disposición negativa, “Frankestein” es esto y por eso la han considerado conservadora. Que desde un punto de vista puede considerarse así porque lo que dice es que el producto del horror de la ciencia es un monstruo, y además la sociedad que lo crea no asume que lo ha creado, lo quiere destruir y al final, nos destruimos todos. Eso es lo que viene a decir Frankestein, y también muchas otras cosas más pero eso lo dice también y ella lo consiguió. Y es una obra de madurez, y por eso ha impregnado tanto, independientemente de que el cine ha hecho también su papel porque esta obra es muy icónica.

Como escritora, ¿qué valoración harías de la situación de las mujeres en el momento actual de la literatura, cómo las trata la industria?  ¿y a qué te suena el término “literatura de mujeres”?

Creo que ahora tenemos un nivel de igualdad, a las escritoras se les publica. Yo rehuyo totalmente de lo que es escritura femenina porque toda la vida ha habido mujeres que han escrito, ahí está Virginia Woolf o tantísimas mujeres que escriben y no escriben literatura de mujeres. No participo de ese mundo que se quiere imponer como nuestra propia voz.
Creo que esa etiqueta vende cada vez menos, entre la gente joven por ejemplo, es como algo que ha quedado antiguo. Sí es verdad que las editoriales están introduciendo mucho a las mujeres, tal vez porque es como la cuota que hay que cumplir.
Yo estaba de acuerdo en un tiempo con la discriminación positiva pero ahora creo que ahora ya no tiene sentido. Por lo que estoy viendo en la práctica no me gusta cómo se están comportando mis compañeras de género en la literatura. No me gusta cómo están gestionando las editoriales. Se escriben  libros ad hoc porque ahora está de moda lo de la “voz femenina”. Y eso no sé si aporta gran cosa o es una mentira muy grande que al final se va a volver contra nosotras.

  • Cine

[Entrevista a Luisa Etxenike por Isabel Díaz Marín]

Ver “Caras y Lugares” de Agnès Varda ha sido un regalo desde los créditos. Hablar con Luisa Etxenike sobre este “verso suelto antisistema” (así la han llegado a calificar) una oportunidad para conocer más de esta particular mirada Varda. Y de la suya propia sobre cuestiones que considera clave, como la  necesidad de llevar “lo que sucede con la condición femenina al centro del debate democrático”.

¿Por qué esa predilección por Agnès Varda? ¿Qué te parece tan destacable de ella?

La movilidad de la mirada, una artista que evoluciona, que tiene temas o ángulos de predilección y que sin embargo va cambiando, buscando formatos distintos. Metiéndose en temáticas distintas. Así que, la reconozco en sus películas, y al mismo tiempo siempre propone una forma de novedad. Hay la mirada y la voz Varda, como hay el estilo Duras, y sin embargo siempre está proponiendo ángulos insólitos para su propia obra.

Luisa Etxenike

Y hay otra cuestión, para mí muy importante, es que esencialmente su trabajo documental, que creo que es donde ha desarrollado su talento de modo muy especial, tiene siempre una pertinencia extraordinaria. Donde pone la mirada están las interrogaciones que tenemos que hacernos siempre en nuestro tiempo, y con esta última película, está claro. Todas las interrogaciones que plantea son, las de nuestra vida individual y las de nuestro tiempo colectivo.

Ella, que parece escapar de las etiquetas, dice: “más que en un cine feminista creo en un cine radical y libre”. Y además con respecto a esta película con la que pretende, poner en valor a gente que no tiene poder, etc. también dice querer “combatir la idea de lo que corresponde”, compartiendo proyecto con una persona mucho más joven que ella. ¿Qué opinas sobre esto?

El término radical es un término a un nivel menos connotado, y que de alguna manera nos invita ya a la trasgresión. Y para un artista la trasgresión no tiene que ser solo temática, por ejemplo, en sus películas no hay escándalo visual o discursivo. Sin embargo hay radicalidad, que es como un filo. Yo diría que la radicalidad está en el filo de esa pertinencia. Nos obliga a mirar cosas. No puedes pasar, no puedes seguir sin ver, sin preocuparte por esto. Yo veo así la radicalidad. Radicalidad también en el sentido de aglutinar temáticas. Por tanto no desconecta la cuestión de género, de la social, o la de la pobreza, o el medioambiente, etc. Es una mirada que no crea compartimentos, sino que lo ve de una manera global e integradora.

Hay otra cuestión, y esto es más mi percepción, cuando ella habla de la radicalidad que ella atribuye a lo insólito, a lo que no “se espera de mí”, creo que hoy en día luchar contra los fatalismos es una posición política fundamental, radicalmente fundamental. Se nos construye un mundo en el que estamos como representando un papel, la tecnologización, el hiperconsumismo,… nos crean una especie de destino como ciudadanos. Y también esa idea del destino, y de lucha contra el paso del tiempo en la que estamos como continuamente siguiendo una especie de fatalismo, en ese sentido, eso inesperado de su propuesta forma parte de esa rebeldía contra esos determinismos, y creo que eso es lo que la hace también radical.

Podríamos decir, que somos dueños de la escritura de nuestra propia vida, y eso no solo me parece un pensamiento estimulante sino que creo que es un lema político de primera necesidad.

Luisa Etxenike en el coloquio

Dice también que el origen de la comprensión para una cineasta es el documental, ¿ y para tí cómo escritora?

Yo tengo en ese sentido una posición diferente. Lo que hace Agnès Varda es introducir la imaginación, la forma, la estructura artística dentro del pulso vivo de la realidad. Es lo que ella llama documental, pero que en realidad es más que un documental, porque hay elementos de imaginación, y porque en la medida en que intervienes, decides si será este encuadre o no, ya estás creando sobre. Pero ella introduce elementos que están tanto en la composición como en el alma misma de la obra de ficción en ese pulso de la realdad.

A mí, casi podríamos decir que me interesa lo contrario. Me interesa ficcionalizar la realidad porque creo que ese es un espacio de libertad, en el que las cosas no están hechas, las cosas no simplemente hay que mirarlas, sino que las puedes realmente crear. Es una especie de búsqueda de una verdad, o de una dimensión de la realidad que solo se puede ver fuera de ella. Mis libros están conectados con problemáticas sociales, incluso hechos históricos precisos pero siempre desde una ficción. Que me parece el espacio de una búsqueda y de una libertad, no me siento constreñida por una fidelidad a las cosas tal y como fueron, si no que busco la verdad del sentido. Hay una cercanía y al mismo esa libertad para que sea lo que creo que tiene que ser la literatura y el arte, un laboratorio, una especie de multiplicación de hipótesis, no solamente las realizadas, sino sobre todo, las no realizadas.

En uno de tus últimos artículos (sin micro*) hablas de la “falla” frente a la “brecha” de género y dices que el machismo es “el error más terrible de lo que denominamos democracia”

Lo creo, y además como estrategia para combatirlo yo soy feminista y lo digo sin ninguna provocación. Soy feminista como es feminista la Constitución española y como lo son las legislaciones de cualquier Democracia. Es decir, ser feminista es sinónimo de Democracia. Y creo que a veces desde el feminismo, perdemos esa perspectiva. Yo llevaría la cuestión de lo que sucede con la condición femenina al centro del debate democrático, no es una cuestión de ser feminista o no, sino, de ser demócrata o no. Si estamos viviendo en democracia, que promulga la igualdad, etc. entonces sacar las cuestiones que nos afectan a las mujeres de ese ámbito, es un error de estrategia colosal.

Cuando alguien me pregunta, ¿es usted feminista? digo qué pasa ¿qué usted no? si no es feminista se está colocando en una postura que no solamente es inmoral, sino ilegal. Y eso es lo importante para mí, la condición femenina, es la “prueba del algodón de la democracia”, de calidad de la democracia. No un asunto de cómo se sitúan las mujeres con respecto a los hombres. Y hay que llevar el debate ahí. Porque qué significa que un país se acepte un 20% de desigualdad salarial durante…siempre. Significa que estamos declinando mal, antidemocráticamente nociones como la justicia, la igualdad, etc. Por tanto, es una cuestión de democracia. Creo que debemos introducir la condición femenina como uno de los elementos clave del barómetro democrático de una sociedad.

* Artículo “Sin Micro”