Emilia Arias: “La igualdad de hombres y mujeres va unida al desarrollo de un pueblo”

10 jun

[Entrevista a Emilia Arias por Isabel Díaz Marín]

Emilia Arias conoce muy bien India, un país  donde las mujeres son 33 mill. menos que los hombres gracias al aborto selectivo, donde las tasas de alfabetización son de 82% en hombres frente a un 62% en mujeres, donde el matrimonio es un “anhelo familiar y una cárcel” y también conoce bien cómo hacer de su profesión de periodista una herramienta para trabajar por la visibilización de estas realidades, pero también por su transformación. De ambas cosas da cuenta su trabajo “La revolución de las agujas”. Con ella hemos hablado de “Sir” y del periodismo.

Descríbenos brevemente ¿qué significa ser mujer en la India?

Enfrentar desigualdades desde antes del nacimiento. Es una sociedad fuertemente patriarcal, muy machista donde no sólo impera el régimen de castas sino el clasismo: la sociedad te coloca según la situación económica de tu familia. Y por otro lado que el hecho de nacer mujer te va a hacer estar en lucha toda tu vida. Vas a tener menor acceso a la sanidad, menor acceso a la educación, vas a sufrir violencia sexual probablemente, hay una gran cantidad de violencia sexual dentro del matrimonio. La violencia contra las mujeres es algo bastante habitual, y ni siquiera existen registros de las mujeres asesinadas por violencia machista. El hecho de desarrollar un proyecto personal es muy complicado. Hay ciertas personas que consideran que parte del nivel de desigualdad y de la situación de empobrecimiento que viven muchos estados de la India tiene que ver con la falta de igualdad de las mujeres. Hay estudios que revelan que la igualdad de hombres y mujeres va unida a la prosperidad y al desarrollo social de un pueblo.

foto de Emilia Arias

Emilia Arias junto al cartel de”Sir”

¿En tu opinión el microscosmos de ese apartamento que muestra la película, refleja bien la situación que existe?

Sí, porque son dos mundos absolutamente separados, infranqueables, dónde no hay trasvases. En nuestra sociedad la gente que viene de entornos muy humildes pueden llegar a la Universidad, eso no pasa si tú vives en un slum. Es muy complicado que tú llegues a la Universidad si vives en un slum y no tienes el apoyo de una organización. De por sí, el hecho de ser buen estudiante o tener ganas de, no vale en la India. Esa difencia social, terrible y enorme, grandísima, se refleja muy bien en las vidas, e incluso en la posibilidad de soñar que tienen Ashwin por un lado y Ratna por otro.
Ella viene de lo rural del empobrecimiento absoluto, es mujer, está viuda, que ser viuda en la India implica un estigma social muy fuerte. Y él, si bien tiene que responder a un corsé determinado por su clase social, por su familia y por ser indio en Bombay, ha vivido sólo en Nueva York, ha tenido otra vida. Incluso por el hecho de ser hombre, aunque le ha supuesto un quebradero de cabeza romper con su novia en el altar, se le ha permitido y sigue vinculado a su familia.  Eso no se le permitiría nunca a una mujer.

Qué lectura haces de Ratna, la protagonista.

Creo que dentro de la sencillez con la que se retrata a Ratna es una mujer muy fuerte, muy solidaria, muy luchadora porque no se conforma con el papel de viuda que le toca. [...] Se va a la ciudad, y no se conforma tampoco con el papel se sirvienta que le corresponde. No, ella quiere ser diseñadora y pelea por ello. Es una mujer  con mucha determinación y muy rebelde. Tal vez decir “rebelde” desde nuestra perspectiva es complicado[...]
Es solidaria, con determinación,  y acaba construyéndose a sí sisma. Ella está consiguiendo cosas que le importan y que son para ella.

Cartel de la película "Sir"

Cartel de “Sir” de Rohena Gera

¿Crees que hay movimiento dentro del cine indio, de la mano de las mujeres?

Sí, en Bollywood existe una forma de hacer cine muy concreta que mueve millones de rupias y de dólares anualmente. Como me contaban las trabajadoras sociales de Creative Handycraft. Tienen un gran problema con los estereotipos que genera el cine indio. Muchas de las peliculas que producen muestran a un hombre enamorado de una mujer que no le hace caso y que para conseguir su amor la rapta, la viola y, sorprendentemente, esta acaba felizmente enamorada de su raptor. Todo esto se construye con un discurso principesco, con gente bailando, el tío es muy majo pero la viola porque no se puede resistir… Genera unos estereotipos que ni siquiera son el amor romántico, o sea, que van más allá.[...] En la industria de Bollywood esto es una fórmula repetitiva. Y está enseñando esto a las clases populares que son precisamente en su mayoría el público de Bollywood. Y hay organizaciones como Creative Handycraft que organizan talleres y teatro en los slums para deconstruir esta idea.[...]
En respuesta a este tipo de cine, nacen películas como SIR. Es importante que existan otros modelos de cine en India.

Las mujeres están activas…

Sí, y existen grupos de mujeres organizadas y luchadoras muy activas, no solo las mujeres de los Saris Rosas, también las que están trabajando contra la despenalización de la transexualidad, la educación de las mujeres, el derecho a la tierra… Organizaciones como Majlis, que trabaja contra la violencia sexual y apoya a las mujeres que la han sufrido o cooperativas como Creative Handicrafts, que logran el empoderamiento, la generación de ingresos…

Hablando de crear imaginarios, en cuanto al periodismo has dicho en alguna entrevista que “La única manera de hacer buen periodismo, uno útil, es aplicando una mirada feminista” ¿cómo se hace esto exactamente?

Creo que desde siempre se ha hecho periodismo desde la misma mirada que se ha hecho todo en la sociedad, desde una mirada androcéntrica, patriarcal… Por supuesto esto no anula el trabajo de Kapuściński.
Si tú estás haciendo una noticia sobre sanidad y obvias los datos segregados por género estás obviando a la mitad de la población. Si dices, como se ha hecho durante muchos años, que para evitar un infarto de miocardio es necesario que cuando sientas un dolor en el brazo acudas rápidamente  a un centro médico, estás omitiendo que a la mitad de la sociedad (las mujeres) no se les manifiesta así el infarto.
Durante años se han estado haciendo las cosas mal, directamente, no porque todos los periodistas fueran malísimos, no, sino porque la sociedad sino porque la sociedad es patriarcal y se refleja en todas las actividades sociales. Por qué considerar a Pikara un medio especializado y a El País un medio generalista. No, Pikara  es un medio con una mirada feminista.
Yo trabajo en TVE y trato de hacer mi trabajo siempre desde esa mirada. ¿Y qué implica? poner siempre en el centro a las personas, y poner siempre en el centro la igualdad entre las personas. Y cuestionarme cosas todo el tiempo y tratar de no reproducir todos los esquemas de desigualdad. Por ejemplo, el tema de la violencia machista durante muchos años se trató como un suceso, y eso implica que el público lo perciba como un suceso. Y parecía que pasaban cosas muy malas en momentos concretos, no se entendía que había una estructura social, que favorecía que eso pasase. [...]
Y no solo hay que hacer periodismo feminista cuando hablamos de violencia machista. Si hablo del paro no puedo obviar cuáles son las cifras relativas a las mujeres. Si hablo  de conciliación y solo muestro a una señora, estoy obviando que hay un señor que vive en esa casa y que probablemente es el padre. Si no muestro que hay parejas de mujeres viviendo juntas  criando niñas, si no visibilizo la diversidad… no estoy teniendo una mirada feminista.

Al final es hacer periodismo desde la perspectiva de que tiene que ser una herramienta contra todo tipo de opresión en la sociedad. Porque para mí el feminismo va ligado al antirracismo, al movimiento LGTBI y a todos aquellos movimientos que luchen contra cualquier tipo de opresión en la sociedad. Es fundamental poner en foco en las estructuras de opresión y tener una mirada desde los derechos humanos

¿Cómo de factible  es hacer esto en las redacciones?

Uyyy, es una trabajera… Cuesta, a mí me ha costado disgustos en redacción. Y a veces los consigo. Pero la manera de  contar las cosas es una forma de activismo, los temas que ofreces es una forma de activismo. Yo he llegado a mentir para poder hacer un tema en condiciones. No pienso después de explicarle a una persona todos los decálogos sobre violencia machista, hacer justo lo contrario de lo indicado.
Es cierto que para hacer buen periodismo tendríamos que tener en la parte de toma de decisiones de los medios personas feministas. Y ya no digo mujeres, porque tener mujeres no garantiza que un medio sea feminista.
Por ejemplo en TVE hemos pedido al Consejo que haya formación para todo el equipo que está en edición para que a la hora de plantear los temas exista una mirada determinada. Y creo que la forma de  contar las cosas cambia la perspectiva que tiene la gente. En la sociedad que nosotras conocimos hace 10 años no se entendía la violencia machista como un problema y ahora sí. Y creo que ahí ha tenido que ver un trabajo de hormiguitas de muchas mujeres en las redacciones, en asociaciones de la prensa, en colectivos sociales del movimiento feminista, en la Universidad que han estado trabajando en esa dirección.
También como se ha contado el anterior 8 de marzo, cómo se ha contado el Me too, que haya mujeres en primera línea de los medios con voces feministas , Angels Barceló, Pepa Bueno, Olga Rodríguez, etc. que existan jefas de género se nota absolutamente.

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional