Ekhiñe Etxeberria: “Me ponen bastante nerviosa las etiquetas”

8 jun

[Entrevista a Ekhiñe Etxeberria por Isabel Díaz Marín]

Conozco a Ekhiñe mientras la graban para un reportaje de televisión. Es todo sonrisa, emocionada como está, por el estreno de su documental en Pamplona/Iruñea. Mikele se va a ver por fin en casa, y  la sala ya está llena, no hay entradas.

¿Por qué el eliges el documental como tu lenguaje?

Fue como un descubrimiento, con los estudios vas pasando por diferentes departamentos y a mi me gustaba mucho escribir historias sobre personas, en realidad, me gustaba escribir sobre la normalidad, sobre el día a día. Tuve que hacer un documental en el que hablábamos sobre los estereotipos de las mujeres, sobre el mundo de la belleza que se impone, etc. y ví que una simple pieza que dura 8´ era una manera de acercarme a un tema en el que las imágenes para transmitir un mensaje eran un dipositivo muy potente. El documental es una manera más directa de abordar un tema que la ficción además las relaciones sociales que se crean son más intensas.

Por ejemplo la relación que yo ahora tengo con Mikele o con las chicas de su cuadrilla es mucho más real. Y a la hora de grabar también, porque no está todo tan preparado y la realidad te puede sorprender de mil maneras, y eso es lo que a mí me parece tan bonito y creativo.

Ekhine_Etxeberria

Alguien que hace documentales, es por definición una persona comprometida ¿cuáles son tus compromisos o tus “grandes” temas?

Nunca he pensado en temas concretos, diciendo éstos son los míos. Pero creo que por las cosas que he ido haciendo hasta ahora y por las historias que yo quiero contar, siempre está presente la mujer. Es este lado feminista, y todas esas reivindicaciones que como mujer me tocan de lleno. Entonces creo que sería la mujer, la igualdad LGTBIQ+, pero también todo el tema de la identidad vasca, del euskera – tema que abordó en su corto Nortasuna (2015) – y un montón de temas sociales, la cuestión de los refugiados…

Pero fundamentalmente son cosas del día a día, de cuestiones que de alguna manera me tocan de cerca.

¿Ha podido ser ésta la clave del éxito de Mikele, y esperabas esta respuesta?

Decir que no me lo esperaba es un poco mentir. Porque cuando terminé el documental me quedé súper contenta con el producto final. Es decir, yo hice lo que quise en todo momento y eso es algo difícil cuando haces un proyecto audiovisual.

Lo que no pensaba era que iba a tener tanta repercusión porque es un documental donde no pasa nada. Y esto es algo que me he tenido que pelear en la escuela o con gente  que entiende del tema porque me decían si no ocurre nada cómo vas a enganchar al espectador si no hay conflictos. Pero yo decía es  que ahí está el punto,que no pasa nada por ser transexual entonces en el documental no va a pasar nada. Sí se va a ver que Mikele tiene conflictos internos o miedos y esos se verán, pero no voy a sacarla de fiesta o a obligarla a situaciones en las que no se sienta cómoda solo para crear estructura de presentación, nudo y desenlace porque así voy a enganchar al espectador.

cartel documental Mikele

Si quiero mostrar la vida de Mikele, eso es lo que voy a mostrar. El verano de una chica de 16 años que va a la piscina se va de compras, habla con sus amigas del futuro o de las vacaciones.

Es que la cuestión es que es la sociedad la que tiene que cambiar el chip, el problema lo tiene la sociedad no Mikele. Y creo que por eso choca tanto verlo, porque la gente espera ver un drama, y no lo hay. Creo, se lo tendré que preguntar al público (risas).

Tiene cierta complejidad hablar de algo sin hablar de ello, ¿te planteaste hacerlo de otra manera?, ¿influyó en tu decisión de contarlo así la personalidad de Mikele?

Cuando pensé en hacerlo, lo cierto es que no sabía ni que iba a contar. Así que empecé a investigar sobre el tema, hablé con Mikele, etc. y pensé que podía hacer entrevistas. Que hable la madre desde su posición, Mikele desde la suya, una sexóloga como experta… y luego mientras lo estaba pensando, aún sin escribir, aparecieron documentales, reportajes… y al verlos pensé que no era eso lo que me importaba. Porque para mí lo importante no era qué es la transexualidad sino quién es Mikele, y ya.[...] Esto también avanza en función de cómo avanzan mis conocimientos sobre el tema, y por eso me centro más en Mikele, porque para mí las etiquetas ya no tienen importancia. Así  que es un documental que habla sobre la transexualidad, sin hablar de la transexualidad. Habla sobre la normalidad.

Y la misma estructura de este documental la podría tener otro tema con otro tipo de prejuicios que tiene la sociedad y podría funcionar igual.

Es la clave…

Sí, y por supuesto Mikele que es oro. Es increíble cómo se expresa, la naturalidad que tiene, que no la hemos trabajado, es ella. Y su cuadrilla.

Escuchándo a Mikele hablar de transexualidad señala ciertos errores que se cometen al abordar el tema de las personas transexuales, como no preguntarles ¿quiénes son? o cómo se les excluye con las representaciones binarias al hablar la sexualidad, y da la sensación de que tu Mikele da respuesta a todas demandas. ¿Puede ser una herramienta realmente?

Yo creo que sí. Nos centramos mucho en clasificar todo y  ponerle etiquetas a todos los asuntos. Si te gusta una chica eres lesbiana, las chicas son las que tienen vagina… y es cómo, ¿podemos centrarnos más en la persona y ya está? dejar a todo el mundo vivir libremente con lo que sientan y con lo que quieran. Nos centramos mucho en clasificar porque tiene que haber un orden en la  vida y lo que se hace es atar a las personas [...]

Ahora mismo si tú miras en las redes sociales, por ejemplo, instagramers, etc. se ve que hay una enorme diversidad. Me ponen bastante nerviosa las etiquetas – risas – lo he descubierto ahora con Mikele.

Está claro que tu convicción feminista te lleva a tener otra mirada, y tienes clara la potencia de las imágenes y de la realidad, ¿qué crees que aporta el  cine hecho por mujeres y este tipo de miradas? ¿Hay una diferencia?

No creo que la mujer haga un cine diferente del hombre, sería volver a encasillarlo. Pero sí creo que hay una serie de estereotipos en cine comercial, más hecho por hombres porque tienen más oportunidades pues que  encasillan a la mujer, en papeles como ama de casa, como femme fatale…

Cuando las mujeres hacen películas cuentan otros puntos de vista, que conocen más.

De un espacio como esta Muestra, ¿qué opinas?

Que es super necesaria, porque la mayoría del año vas al cine y casi todo está dirigido por hombres. Vas a rodar y en la mayoría de los departamentos, las jefaturas son hombres entonces este tipo de espacios dan la oportunidad de mostrar cómo las mujeres son igual de capaces que los hombres de hacer el mismo trabajo. Es un impulso. Lo que hay que hacer es que esto se amplíe al resto del año.

¿Personalmente has sentido algún freno por esta cuestión?

Pues ahora estoy empezando a meterme en este mundo de manera profesional, y concretamente con el proyecto de Mikele no lo he tenido [...]

Sí lo he visto en otras compañeras, o en otros rodajes en los que he participado, no como directora. Hay más hombres y tú tienes que moverte con más cuidado o teniendo que demostrar que lo vales.

Sí que me pasó en mi experiencia como Erasmus en Polonia, donde fuimos un compañero y yo. A él se le miraba mejor y ahí, sí que me sentí como pequeñita, en fin… se nota.

Has comentado que es un proyecto con un equipo íntegramente compuesto por mujeres, ¿esto es intencionado o surgió así?

Sí, lo decido así por dos razones. Primero porque cuando montas un equipo tienes que pensar qué vas a grabar, y yo iba a contar una historia con nueve chicas de 16 años, si metía un chico igual no se abrían tanto a la hora de hablar de según qué temas. [...] Y la segunda es que si tengo la oportunidad como directora de elegir, pues antes escogeré a chicas. Hicimos un pase pequeñito de Mikele en Uharte para  las familias y ver aquella mesa con todo el equipo de mujeres y la cuadrilla enfrente… se me pone la carne de gallina, me encantó.
¿Las relaciones que se establecen son diferentes que si el equipo es mixto?

Pues creo que depende más de las personas. He estado en otro documental con equipo mixto y fue muy bonito. Creo que cuando todas las personas apuestan y están motivados por contar la misma historia, se va creando una magia, un grupico muy bonito. Pero es verdad que con el equipo de Mikele al final hicimos familia, porque convivimos juntas ese verano. Fue muy bonito…

Te ha marcado …

Sí, sí, personalmente sí, un montón

¿Y te ha ayudado a resolver la duda que te llevó a iniciar este proyecto?

Sí, pero, ¡me he quedado con ganas de más! de seguir… es que las etiquetas marcar un montón. A veces me digo, piensa en otro tema para no encasillarte, pero la verdad es que es un tema que me tira.

¿Tus referentes cinematográficos?

Pues hay mucha gente que estudia cine porque es como cinéfila, pero yo lo hice porque quería ser como mi tía -Se refiere a Arantza Etxeberria- así que sí, mi tía. Pero así más conocidos, Agnès Varda o Mekas [...]

Y luego sí que este año he conocido un montón de mujeres en festivales, documentalistas brutales, mujeres muy guays tanto realizadoras como montadoras, etc.

¿Sí? pues recomiéndanos un par

Pues por ejemplo, dos muy buenos, con personajes de mujeres muy potentes:

Filmografía:

  • Amaren bularra, haurraren janari / 10′ / 2014 / Directora y montaje
  • Nortasuna / 12′ / 2015 / Directora y montaje
  • Amor / 20′ / 2015 / Directora de sonido
  • Ausencia / 15′ / 2015 / Directora de sonido

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional