A veces se da la “falsa ilusión de la igualdad”

9 jun

[Entrevista a Gloria Nielfa por Isabel Díaz Marín]

Gloria nos recibe con una sonrisa y un montón de conocimientos sobre las mujeres y su historia, sobre las de aquí y las de allá. Estudiosa, arte y parte como ha sido de la historia feminista, señala que no hay países mejores o peores en esto, que cada uno tiene sus circunstancias y que no debemos hacer una lectura lineal. El camino es largo y el trabajo  constante, porque ese trabajo de ayer siembra el fruto de hoy.

Cécile Bühlmann, sufragista suiza, decía sobre esta película que las jóvenes habían recuperado el interés por conocer la historia de la lucha feminista. ¿Seguimos necesitando suscitar interés por el feminismo?

Yo creo que  actualmente existe mucho interés por feminismo, pero  quizá no se conoce bien toda la historia. Partiendo de la situación en España yo estuve en el movimiento feminista en la época la transición y décadas después he tenido la sensación de que las jóvenes consideraban esto del feminismo algo como de otra época. Que ellas vivían en una época en la que ya existía la igualdad y ya estas cosas no les interesaban. Yo a eso siempre lo llamo la “falsa ilusión de la igualdad”.

Gloria_Nielfa

Lo veo por ejemplo con las estudiantes  que están en un momento se creen en una situación de igualdad. Pero luego cuando acceden al mundo laboral o empiezan a formar una familia es cuando viven más intensamente las desigualdades. Creo que actualmente las formas de discriminación son más sutiles de lo que lo eran en mi juventud, porque entonces eran brutales.

 La realidad  y la circunstancia personal se impone. Eso es un poco lo que la Petra Volpe dice de su protagonista, escoge contar la historia desde Nora, esposa, madre… en un momento de  toma de conciencia de que todo lo que sucede en la política tiene que ver con su vida.

Sí, creo que sí.  El acceso al trabajo, a la familia, esos son los ámbitos donde se empiezan a sentir más las desigualdades. Y  Nora es un ama de casa que en un momento determinado dice yo podría tener un trabajo a tiempo parcial y el marido le dice que sin su permiso no lo puede hacer, es la ley. Entonces ella empieza a descubrir cómo le afecta la ley.

 Y esto parece un fenómeno universal, porque hablamos de Suiza. Que a pesar de que sigue considerado como una de las democracias de referencia, en datos de 2017 se decía que seguía aumentando la brecha de género y que aprueba el voto de la mujer en 1971.

En cada país en cada circunstancia ha tenido sus ritmos  pero tampoco debemos decir que unos países han sido los avanzados y otros no porque unos han sido avanzados en unas cosas y otros en otras. En el SXIX las mujeres rusas y de otros países iban a estudiar  a las universidades suizas cuando no podían hacerlo en sus países y en cambio es el último país de Europa en establecer el sufragio para las mujeres, no podemos tener una visión lineal.

El caso suizo es muy llamativo, pero se entiende porque es una Democracia participativa donde para hacer cualquier  cambio en la constitución hay que someterlo a  referendum, eso se convierte  en un círculo vicioso. Como los que tienen la ciudadanía son los varones son ellos los que participan en el referendum. Por eso en 1959 se da un primer referendum para aprobar el sufragio de las mujeres y 2/3 de los varones votan en contra y después en el 71 es al revés [...].

Por eso que comentábamos de las relaciones entre lo privado y la política, los varones sentían que perdían autoridad en la familia, que perdían privilegios.

 

Tenemos que entender que en ese período 59-71 hay cambios…

Sí, aunque realmente las mujeres suizas llevaban 100 años luchando por el sufragio. 1868 hay una mujer María Goegg que funda la 1ª Asoc. Internacional de Mujeres. En 1929 habían reunido 250.000 firmas a favor del sufragio, […]  Es decir, que hay una lucha de años.

Así que realmente el feminismo suizo ¿es muy antiguo?

Sí, lo que pasa es que el sistema suizo en muy complicado. Hay tres niveles de ciudadanía, el municipal, el cantonal y el federal. Para tener la ciudadanía federal hay que ser ciudadano de un municipio. Y ahí todo el tema de la ciudadanía para las mujeres se entremezcla con el tema de la ciudadanía para los extranjeros quienes no adquirían la nacionalidad de forma inmediata. La mujer suiza que se casaba con un extranjero perdía la nacionalidad y adquiría la del marido. Esto pasó en muchos países, pero a nivel internacional esta cuestión  se plantea en los años ´30 del S.XX y se acaba adoptando un acuerdo internacional para resolverlo.

En el caso suizo tienes muchas implicaciones, porque las situaciones de viudedad o divorcio les hacían perder la ciudadadanía y después, en la práctica,  les costaba mucho recuperarla. A los hijos la ciudadanía les viene por el padre, no por la madre. Así que ellas luchan por la ciudadanía dual, adquirir la del marido pero mantener la suya.[...]

Hay mujeres que han trabajado mucho, en 1868 la primera Asoc. internacional de mujeres la crea una suiza, o la revista feminista más antigua que aún se sigue editando…

La clave para conseguir cambiar todo esto es cuando, una de estas mujeres se da cuenta de que lo fundamental es hacer campaña para que las mujeres se impliquen en política, en sus municipios y en sus cantones. Va de puerta en puerta haciendo este trabajo, planteado a medio plazo, para que posteriormente ellas puedan tener una influencia sobre sus compañeros varones y llegar a ganar el referendum del 1971.

Vemos ese trabajo constante,  que siempre hace el feminismo, aunque a veces se paralice…

Sí, hay momentos de avance y retroceso, pero después se enlaza con lo anterior, no nace de nuevo.

¿Cuánto tienen estas pausas que ver con la falta de referentes? ¿Qué ocurre con ésto, o con la educación donde cuesta encontrarlos?

En los últimos tiempos sí estamos luchando mucho, estamos trabajando desde las Universidades,  y desde los grupos que nos hemos interesado por el feminismo por llevarlos a la educación, pero durante demasiado tiempo estas cosas no se enseñaban.

Por eso es muy interesante esa preocupación por hacer una Historia no androcéntrica y que incluya la Historia de las mujeres. Estamos en ello.

Pero es más fácil actualmente, crear asignaturas específicas que cambiar el contenido de las llamadas generales.  Esta es una batalla en la que yo insisto mucho.

Hemos conseguido que se pueda crear Historia de las mujeres pero lo que yo quiero también es que cuando una asignatura se llama Historia de España o de Europa o Universal, en esa asignatura también se hable de las mujeres. Y eso, eso ya cuesta más.

Suena a que se quiere seguir manteniendo ese Orden Divino. ¿Qué le sugiere este título?

Está muy bien porque toma una frase de la Biblia para callar a estas mujeres. Que eso que ellas quieren va contra el Orden divino, porque las mujeres deben obedecer y deben callar. Lo dice la Biblia.

¿Sigue un poco pasando lo mismo y por eso hay menos espacios para la voz  de las mujeres o para sus historias?

Cada vez van teniendo más espacio pero a base de mujeres que se interesan en serio y quieren ponerlo en la Agenda, en la actualidad.

¿Para cuándo un Orden más “humano”, más inclusivo?

Pues no sé para cuándo, estamos en el buen camino pero tenemos que hacerlo entre todos y todas.

Hemos hablado de sus inicios  en el feminismo, ¿cómo ve una de las fundadoras de uno de los primeros institutos de investigaciones feministas este último 8 de Marzo?

¡Pues estupendo! creo que esas semillas que se han ido poniendo han germinado. En los años de la transición estábamos en el movimiento, en la calle… y después parecía que había decaído. Pero más que eso yo creo que han cambiado las formas de expresión. Que el movimiento feminista se había transformado. Y también creo que es interesante el desarrollo en los años 80 de lo que se ha llamado el feminismo universitario, en buena parte mujeres que veníamos del activismo. Queríamos dar la batalla por cambiar las leyes, la sociedad pero también por cambiar el conocimiento porque pensábamos que es muy importante como instrumento para cambiar la sociedad. Ya no salíamos tanto a la calle, ni con la pancarta pero estábamos haciendo otras cosas que ha calado en las nuevas generaciones. Así que sí, estoy muy contenta de este 8 de Marzo, porque estamos viendo el relevo generacional.

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional

One Trackback

  1. […] entender históricamente mejor esta película Cineparatodas recomienda a Gloria Nielfa. Como historiadora, ilustra muy bien el contexto pero sobre todo es un referente porque fue una de […]