“EL espíritu de Chavela ha guiado la película”

13 jun

Poco imaginaba Catherine Gund cuando inició su viaje a México, equipada con una cámara de vídeo que de allí saldría “Chavela”. Eran años difíciles, en los que Catherine militaba buscando una imagen más fiel y real de los gays y las lesbianas, para contestar a ese mensaje marginador de los grandes medios. Y así fue como de la mano de las mujeres lesbianas que la acogían en México, llegó hasta Chavela, su icono, el referente por excelencia del lesbianismo y de la no norma en lo referente al género. Quién mejor que la mujer que cantaba abiertamente a las mujeres, quién mejor que la mujer que vivía en los márgenes, quién mejor que la mujer que se puso pantalones.

Tuvieron que pasar 25 años, 4 hijos y 9 películas para que la vida la hiciera coincidir con Daresha Kyi. Es bonito pensar que empezaba a sentirse ya “el espítiu de Chavela” queriendo ser contada, y de poder hacerlo con su propia voz. Con la suya propia y con todas las de las mujeres, amigas y amantes, que Daresha y Catherine identificaron como las imprescindibles para completar este relato.

IMG_1130

Así relata Daresha la gestación de esta idea.

Cuando está terminando su película anterior decide digitalizar su archivo, y ahí fue cuando vino de atrás al frente ¿no?. Cuando se dió cuenta de que tenía esa joya de video. No lo había visto desde hace casi 25 años. Al mismo tiempo andaba buscando un nuevo tema para su nueva película. Y me invitó a una reunión de mujeres creativas.

Dijo que íbamos a pensar en ideas para su próximo documental. La reunión fue en un bar de trans, y no logramos hacer nada más que tomar y reír y cantar,…y todo no. Pero yo le apunté unas ideas, y le gustaron, y seguimos hablando y después de unas semanas me dijo ,¿sabes qué? debemos hacer una película juntas. Yo tengo un video que grabé hace muchos años. A ver si te late esta mujer que canta con una voz muy desgarradora, y empezó a cantarme como lo hacía Chavela (risas) y yo dije, bueno vamos a ver el video.

Y la puso frente a Chavela, el torrente, la energía, el dolor…la mujer. Inevitablemente Daresha, se sumó al proyecto.

Cuando ví a Chavela hablando con estas mujeres, estas lesbianitas, dije esta mujer tiene algo muy especial, que transmitía algo muy distinto. Y dije, ¡claro que sí, vamos a hacer el documental!

Le pedí que me dejara investigar un poco, y dije ¡sí! Ví que la vida que tenía era como una montaña rusa, ¡ya era una película! ¿cómo vas a encontrar una protagonista que va de estar en el suelo borracha, a quién nadie contrata para cantar, al Palacio de Bellas Artes, al Carnegie Hall, al Olympia… a ser la musa de Pedro Almodóvar, a salir en películas con Salma Hayek, ni te lo puedes imaginar. Y si lo escribes, la gente te diría ¡es demasiado! ¡no exageres tanto!

La película ha estado muy guiada por el espíritu de Chavela, ¿en qué sentido?

Pues hay cosas que pasaron en la producción de la película, que yo digo que fue por la mano de Chavela. Por ejemplo, conseguir a Almodóvar, a Alicia Elena en el último minuto. Yo siento que Chavela decía, necesitan esto, y tengan; y esto también, mira ven para allá, llámale, osea, eso de que tuvimos que preguntarle 4 veces a Pedro, pero luego, luego, lo logramos porque una llamada funcionó.

No fue facil, todo no lo fue, pero sí resultó. Es más en México cada vez que hacíamos una entrevista insistían en que brindásemos por Chavela con tequila. Aunque ella ya no podía tomar, como dice Miguel Bosé, se emborrachaba con el “borracho” de los demás.

Entonces todas sus amigas insistían, en medio de una entervista, antes o después en tomar un tequila. Y yo jamás he tomado tequila en medio de una producción, pero en México, ¡mucho tequila! Y estuvo bien, eso fue por Chavela.

El proceso de documentación os llevó a conseguir material muy bueno, e inédito de Alicia Elena, o de la hija de Ana Ortega. Entráis muy bien con el entorno de Chavela, no sé si porque ahí también está ella dándoos la mano, o porque defendíais vuestro proyecto con una verdad que convencíais.

Sí, también. El trailer que hicimos era muy fuerte. A través de él conseguimos a Eugenia León y Tania Libertad. Les mandé un mensaje por facebook con el trailer y las dos aceptaron, ni habíamos hablado antes de eso. Y Tanly, la hija de Diana Ortega, y aquí sí hay un ejemplo del poder de Chavela: quedamos con ella en el hotel de su hermana para entrevistarla, pero llegamos y no nos gustó porque no tenía caracter. Y encontramos un restaurante donde hicimos la entrevista, con la montaña detrás, todo bonito. Pero queríamos hacerlo en su casa, porque sabíamos que Chavela vivió en esta casa por tres años. Pero al principio todo eran negativas.

Así, que la entrevistamos en el restaurante durante una hora y media y después nos fuimos a comer en el hotel de su hermana. Y ahí nos dice, me han caído muy bien, las voy a invitar a mi casa.

Y nos comenta que tiene una hija, para quien Chavela era como una segunda mamá y que cuando Chavela estaba grande viajaba con ella, y le grabó muchos videos. El problema es que ella era muy celosa de este material y yo traté de que nos lo pasase, pero no. Así que con Diana aparecimos allí en su casa, ¡todo el equipo! y Tanly quiso saber de qué era nuestra película. Así que también le mostré el trailer y a los 3′ comenzaron a salírsele las lágrimas, se quedó muy callada mirándolo y después voltea y me dice, ok, les voy a dar todo lo que tengo. Entonces, Chavela ¿no? y lo que habíamos hecho, creo que sintió el respeto y el cariño que teníamos por Chavela.

Este momento en la película en que vemos a Chavela sentada en silla de ruedas, ese momento de ella caminando por el camerino… es de Tanly.

Difícil retratar a un personaje, y a la persona que fue Chavela, en su complejidad y con la intensidad de su vida ¿Cómo se decide el planteamiento? ¿Cómo decidís que entra y qué se queda fuera?

Bueno, porque había algunos temas que eran fundamentales: el lesbianismo, la soledad. Ese rechazo de su familia, que es un hilo que atraviesa toda la película y también toda la vida de Chavela. Creo que ese rechazo, esa soledad, esa niña rechaza es como el alma de Chavela.

Y esto nos guió, que casi todo lo que hizo fue porque sufrió tanto ¿no? y nunca, nunca pudo sobresalir.

Lo que hizo fue usar su sufrimiento en su arte, ponerlo en el escenario y transmitirlo a los demás y les hacía llorar transmitiendo lo que sentía.

Otro tema muy importante que había que establecer era su independencia. Y vimos que no podíamos contar todo porque ¡hizo tantas cosas!. Al principio pensamos que había cosas que eran importantes y debían estar, pero a fin de cuentas no lo eran tanto.

Una vez establecido también su regresó a México, al teatro de Bellas Artes eso fue como el triunfo más importante, ese lugar al que llegó de niña rechazada y al que regresa en lo alto cantando “Volver” ,pues qué más¿ no?

Tambén decidimos que el momento en el que tuvo que sentarse en una silla de ruedas era sumamente importante, porque ya habíamos establecido lo independiente que era. Y eso iba a “golpear” a quien fuera a ver la película, porque ya habíamos contado lo importante que era para ella estar sola e independiente

La pequeña y vulnerable Isabel que se construye ese gran personaje para poder ser, pero a quién mantiene siempre en el fondo…

sí, en ese momento en que te dice a esa Isabel es a la que quiero yo, Chavela es una cabrona. Ahí, te lo dice todo ¿no?

Es muy bonito, muy inteligente cómo habéis sabido equilibrar esos claroscuros de su vida y habéis sabido mostrar a esa Chavela en todos sus momentos, sin concesiones pero permitiendo también ver su evolución….

Hay una cosa también, que no he mencionado mucho, y esta cuestión de que nos hayan compartido material. Por ejemplo este momento del que acabamos de hablar no lo hemos filmado nosotras, es parte de otro documental.

Y sin el apoyo de otros cineastas no podríamos haber hecho lo que hicimos, y quiero que quede constancia. En fin, que les agradezco el apoyo, porque les pagamos, pero no mucho y creo que es un gesto importante como artistas.

Sí, tejéis como una red en esta apuesta por un documental cuidado, y hecho con cariño. Y económica cómo lo tiráis adelante.

Bueno pues fue la combinación de fundaciones, inversores privados y la propia Cat que también es productora.

Porque la ficha ténica es amplia, y muy poblada de mujeres.

Sí, pues fue interesante venir acá e ir a México, porque en ambos sitios les pedimos un equipo de mujeres y las dos veces se sorprendieron. Y nos dijeron, bueno, vamos a buscar… y lo conseguimos.

Bueno en México nos dijeron que no podían encontrar una sonidista mujer, y contrataron a un hombre. Pero a última hora se enfermó, y él nos mandó a su amiga. Que se llamaba Chavela, y que había conocido a Chavela ¿te imaginas?

Estábamos enfrente del Tzatle, filmándolo y estábamos esperando a que terminasen y ella se puso a hablar con Diana Ortega, cuando escucho que le dice que conoció a Chavela. Y yo, emocionada, le pregunto. Dos días trabajando , y no había dicho nada, y resultó que había pasado una semana con ella durante un trabajo, y tenía una foto firmada por ella: “de una Chavela a otra”.

¿Cuando pedíais trabajar con mujeres, era porque sentíais que un proyecto como “Chavela” os lo pedía?

Pues por varias razones, primero por Chavela, porque a ella le hubiera gustado que trabajásemos con puras mujeres.

Pero también porque nosotras nos tenemos que apoyar, el hecho de que lo pidas y te digan, bueno , hay que buscar. Pues eso te lo dice todo. Te dice que estamos apartadas en un lado en este mundo patriarcal y si nosotras no buscamos mujeres, entonces ¿quién lo va a hacer?

Por eso, es muy importante para nosotras

Todas estas mujeres, y fundamentalmente las parejas de Chavela, ¿habían tenido voz para hablar de Chavela? Porque esa dimensión de Chavela, en su lesbianismo no se había contado

No, y a Alicia nunca le habían pedido salir en un documental. Cuando yo le pregunté, creí que iba a decir que como respuesta a la carta tan linda que yo le había escrito (risas) pero dijo: “No, es que nadie me preguntó”.

Es curioso que para reconstruir la vida de alguien, obvien a las personas más importantes de su vida.

Sí, es que su lesbianismo era algo de poner a un lado. No había que poner el foco en eso, es más ni siquiera cuando hablaban con la propia Chavela le preguntaban demasiado sobre ella, sobre lo personal.

Sí sobre su infancia, pero no sobre su lesbianismo.

¿Ahora mismo en México, Chavela tiene esa presencia, esa fuerza? Es un referente, evidentemente que para el movimiento lésbico sí, pero ¿para el resto?

Pues sí, para todos. Hemos mostrado la película en varios sitios, como Guadalajara por ejemplo. Y la gente que se identifica con ella, es una mezcla. No solo lesbianas, no solo mujeres, no solo hombres…

Chavela tiene muchas cosas con las que la gente puede identificarse: con que era una luchadora, que era marginada, que tuvo su mayor éxito cuando ya era grande, volvió como el Fénix a los setente y pico años. Y luego siguió cantando veintipico años más.

Si alguien grande ve la película y cree que ya su tiempo se acabó, y que es tarde, pues Chavela la puede inspirar.

Ella que estaba caída en el suelo, borracha que no se podía parar. Se fue de esto al gran escenario del Carnegie Hall, Olympia… es decir, si ella puede hacer esto… Es una inspiración para los adictos, para los homosexuales, para los viejos, para mujeres,… mucha gente se puede identificar con la vida de Chavela.

sí, parece que la palabra imposible no existía para ella

Sí, por ejemplo cuando quiso tan mayor regresar a España a los 93 años y le hablaban de los riesgos, pues ella decía : “es mi último deseo”, todo lo que quería hacer era siempre su último deseo.

Es más, ella dijo, pues sí, si me muero, me muero.

Y aquí encontramos otra cosa inspiradora de Chavela, que ella no tenía miedo a la muerte. Hablaba de la muerte como si fuera una mujer seductora, una mujer bonita ¿no?. A veces decía “anoche vino y bailamos juntas, y me dijo te quiero llevar y la vida le dijo, no déjamela un poco más que aún no termina y luego te la devuelvo”. Bueno, ¿quién habla así de la muerte? como esa mujer bella con la que voy a ir cuando se me dé la gana.

Ella tenía una manera de ver las cosas muy interesante que forma parte de su misticismo, ella creía que no moriría sino que iba a seguir en otro nivel de existencia. Tenía esa visión de la vida en la que las cosas no visibles existen. Que hay poderes, y espíritus y que estás conectada con todo. Ese saber que la vida no es todo, que está existencia de lo físico es lo mínimo.

La he percibido como una mujer muy controladora, incluso decidiendo cuándo y dónde iba a morir, como si realmente fuera su decisión. Y a la vez incapaz de ningún control cuando bebía desaforadamente. Mantenida en esa contradicción tan humana.

Sí, sí, ahí por ejemplo, cuando dice que no va a morir en España y además le dice “date prisa”.

Hay otra entrevista muy importante en “Chavela” que es la de José Alfredo Jiménez hijo. A quién no tuvimos hasta el final también.

Y es importante porque muestra esa relación entre Chavela y José Alfredo. Y después de que él murió y ella tuvo una relación muy parecida con Pedro Almodóvar, en esto de que sean artistas que comparten cosas, que se inspiran el uno al otro. Pero no tenía esa cosa del alcohol con Pedro, era una relación más sana.

Creo que tenían muchas cosas en común esas dos relaciones, esos dos hombres en la vida de Chavela. Que la apoyaron, que la alzaron a otro nivel.

Dos grandes amigos, en definitiva. Que la supieron comprender. Con José Alfredo que no era el macho mexicano al uso…

¡No, el macho era ella!(risas de nuevo)

Estuvo con él en un intercambio de energía, de inspiración, de arte, tú me das yo te doy. Chavela tuvo mucha suerte también porque ¿qué tal si nunca hubiera conocido a José Alfredo Jiménez?

Pero tuvo que forjar su propio camino, y lo hizo dándole, dándole, trabajando, bien duro. Empezó a cantar en la radio, luego en unos bares, iba poco a poco mejorando.Y al principio de su carrera no le hacían caso, tenía una voz, que no era la adecuada.Una voz como un cañón, como dice Jesusa.

Empezando por tener que emigrar, por llegar a país que le enseñó a ser mujer en un mundo de hombres.

¡sí, a patadas! Tuvo suerte, pero ella también trabajaba duro.

Pues sí, porque ella al llegar trabajó en muchas cosas. Cuando llegó a México trabajó cuidando niños, tuvo una tienda de ropa, manejaba criadas para limpiar casas. Osea, hacía de todo. Cantaba en la calle con su guitarra… sobrevivía.

¿Cómo vais a trabajar la distribución?, porque este material debería llegar al gran público. En otoño se va a estrenar empezando con dos semanas en Nueva York en el Film Forum un teatro muy famoso por películas independientes. Y si es un éxito tendrá más semanas. También va a salir en 10 ciudades en los EEUU: en Los Angeles, Washington D.C., Atlanta, Chicago… El distribuidor que tenemos es muy grande y va a invertir mucho dinero.

¡Ojalá que en todas las ciudades tenga éxito!. Yo creo que les va a gustar por todos lados.

Es una película para un tipo de público muy diverso. Luego vamos a hacer un DVD con extras para los que no pueden llegar al Teatro.

y con todo ese material que no entró en la película…

Sí y que es bastante. Toda esta parte del chamanismo, de la película con Salma Hayek, y de muchos otros materiales donde se ve la complejidad de Chavela, de lo difícil que podía ser.

En un momento del documental Chavela dice “que si eres verdad, al final te impones” esto es lo que intuímos pasará también con su película.

Deja un comentario

Comentario

No se compartirá
Opcional